El ce­re­bro que intriga a Da­vid Lynch

Tras su­frir un de­rra­me ce­re­bral a los 34 años, Lot­je Sod­der­land era in­ca­paz de ha­blar, de leer y has­ta de pen­sar. Con tiem­po y es­fuer­zo, ha lo­gra­do reha­bi­li­tar su ce­re­bro y cons­truir una nue­va vida. Su ex­pe­rien­cia pue­de ayu­dar a des­ci­frar los misterios de

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Neurociencia - POR SALLY WI­LLIAMS / FO­TO­GRA­FÍA DE KA­TE PE­TERS

EN NO­VIEM­BRE DE 2011, Lot­je Sod­der­land su­frió un de­rra­me ce­re­bral que a pun­to es­tu­vo de ma­tar­la. No lo sa­bía, pe­ro ha­bía ve­ni­do al mun­do con un anor­mal ama­si­jo de va­sos san­guí­neos alo­ja­do en el ce­re­bro. Esa no­che, por ra­zo­nes des­co­no­ci­das, el ama­si­jo se rom­pió. Pro­duc­to­ra en una agen­cia lon­di­nen­se de pu­bli­ci­dad, Sod­der­land es­ta­ba has­ta en­ton­ces lle­na de vida y ener­gía. Pa­só dos días en co­ma in­du­ci­do, y los ci­ru­ja­nos rea­li­za­ron una in­ter­ven­ción de ur­gen­cia en los ló­bu­los pa­rie­tal y tem­po­ral. La ope­ra­ción le sal­vó la vida, pe­ro no lo­gró re­ver­tir los da­ños cau­sa­dos por la he­mo­rra­gia en el ce­re­bro. Des­per­tó en un mun­do que no re­co­no­cía. Al prin­ci­pio no po­día ha­blar, es­cri­bir, leer ni pen­sar de mo­do cohe­ren­te. Pe­ro, en ese ex­tra­ño mun­do, de un mo­do u otro se las arre­gla­ba pa­ra eje­cu­tar la fun­ción de ví­deo en su ipho­ne. «Es­toy vi­va, no es­toy muer­ta», di­ce en una gra­ba­ción he­cha po­cos días des­pués de la em­bo­lia. Es­tos ví­deos que ella mis­ma gra­bó for­man la ba­se de una pe­lí­cu­la pre­mia­da, My beau­ti­ful bro­ken brain ('Mi bo­ni­to ce­re­bro ave­ria­do', 2014), y de una se­gun­da par­te que aho­ra se es­tre­na. Co­di­ri­gi­da con Sop­hie Ro­bin­son y con Da­vid Lynch en fun­cio­nes de pro­duc­tor eje­cu­ti­vo, el do­cu­men­tal re­co­ge los al­ti­ba­jos de su pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción. Muestra tam­bién có­mo, unos seis me­ses des­pués, Sod­der­land se ofre­ció vo­lun­ta­ria pa­ra par­ti­ci­par en un ex­pe­ri­men­to: la apli­ca­ción de elec­tro­dos en se­sio­nes de 20 mi­nu­tos de du­ra­ción, con la es­pe­ran­za de

re­co­brar la fun­ción cog­ni­ti­va, la ca­pa­ci­dad de lec­tu­ra en par­ti­cu­lar. Pe­ro las co­sas se tor­cie­ron de for­ma ca­tas­tró­fi­ca. No se ha de­mos­tra­do la exis­ten­cia de una vin­cu­la­ción cau­sa-efec­to, pe­ro el he­cho es que des­pués de un mes de tra­ta­mien­to Lot­je su­frió un des­co­mu­nal ac­ce­so con­vul­si­vo. Mu­chos de los pro­gre­sos efec­tua­dos se eva­po­ra­ron. Lot­je ex­plo­ra es­ta y otras cues­tio­nes en su nue­vo do­cu­men­tal Ma­ke me a bet­ter brain ('Pón­gan­me un ce­re­bro me­jor'). La pe­lí­cu­la se cen­tra en la neu­ro­cien­cia de ul­ti­mí­si­ma ge­ne­ra­ción: en los cien­tí­fi­cos que re­pa­ran ce­re­bros 'ave­ria­dos' –los de pa­cien­tes con le­sio­nes ce­re­bra­les trau­má­ti­cas o con pár­kin­son–, así co­mo en los avan­ces de la neu­ro­po­ten­cia­ción, la mejora de los ce­re­bros de in­di­vi­duos sa­nos. La en­tre­vis­ta con Lot­je es en su do­mi­ci­lio de Lon­dres. Tie­ne un as­pec­to es­tu­pen­do. «Lo lle­vo to­do es­con­di­do –di­ce tran­qui­la­men­te–. Por den­tro es­toy he­cha un lío». Ex­pli­ca que tie­ne la pe­ri­fe­ria del ojo de­re­cho cie­ga, por lo que nun­ca va a po­der con­du­cir otra vez. Pue­de es­cri­bir te­clean­do, pe­ro si­gue sien­do in­ca­paz de leer. Per­ci­be la le­tra im­pre­sa en dis­tin­tos ta­ma­ños y fuen­tes, pe­ro no con­si­gue des­ci­frar­la.

Iden­ti­fi­ca las le­tras y es­cri­be, pe­ro no pue­de leer. No con­si­gue des­ci­frar los tex­tos. Se de­be guiar por su oí­do

«Re­cu­rro a la tec­no­lo­gía pa­ra que me ayu­de a co­mu­ni­car­me. Por ejem­plo, uti­li­zo Si­ri pa­ra des­co­di­fi­car un co­rreo elec­tró­ni­co o un men­sa­je de tex­to con­vir­tién­do­los en so­ni­dos». Lo que ha he­cho es cam­biar de pa­ra­dig­ma: de un mo­do vi­sual de per­cep­ción a otro pri­mor­dial­men­te au­di­ti­vo. Ya no lee, sino que es­cu­cha. Pe­ro, co­mo sub­ra­ya, tie­ne que ser cui­da­do­sa, pues mu­chas ve­ces se sien­te re­pen­ti­na­men­te «abru­ma­da». Por ejem­plo, es in­ca­paz de ver una pe­lí­cu­la por la no­che.

EL RIES­GO DE SEN­TIR.

«Se tra­ta de al­go fí­si­co –ex­pli­ca–. Me en­tran ma­reos, sien­to náu­seas... Mis res­pues­tas y pro­ce­sos cog­ni­ti­vos y sen­so­ria­les –la vis­ta, el oí­do, la can­ti­dad de in­for­ma­ción que ab­sor­bo– son hi­per­sen­si­bles. Ra­zón por la que es fá­cil que me sien­ta abru­ma­da y en­ton­ces soy in­ca­paz de dor­mir y, si no pue­do dor­mir, al día si­guien­te no val­go pa­ra na­da». Pe­ro se ex­pre­sa us­ted bien y con elo­cuen­cia, co­men­to. «Por­que a es­tas al­tu­ras he he­cho unos pro­gre­sos enor­mes y por­que es­toy ha­blan­do so­bre mi ce­re­bro, un te­ma del que me he acos­tum­bra­do a ha­blar. Si me pre­gun­ta­ra por la gue­rra en Si­ria o al­go por el es­ti­lo, no po­dría res­pon­der de for­ma muy ela­bo­ra­da. Sen­ci­lla­men­te, me he es­pe­cia­li­za­do en ha­blar de mi ce­re­bro». Du­ran­te la pro­duc­ción de la nue­va pe­lí­cu­la, Sod­der­land fue tes­ti­go de al­gu­nos de los pro­di­gios de la neu­ro­cien­cia, co­mo las ini­cia­ti­vas des­ti­na­das a 're­cu­pe­rar' la me­mo­ria de en­fer­mos de alz­héi­mer... Y apli­ca­cio­nes más po­lé­mi­cas, co­mo el uso de la es­ti­mu­la­ción mag­né­ti­ca trans­cra­nea­na o EMT pa­ra 'cu­rar' el au­tis­mo. Me pre­gun­to có­mo se las arre­gló Lot­je pa­ra ha­cer el do­cu­men­tal en el que es la na­rra­do­ra y tu­vo que via­jar tan­to. «Dis­fru­té mucho con to­dos es­tos via­jes por­que la aven­tu­ra me en­can­ta –afir­ma–. En eso no he

cam­bia­do en ab­so­lu­to». Co­mo es de es­pe­rar, hu­bo al­gu­nas di­fi­cul­ta­des. «Me can­so mucho al ha­blar. Las per­so­nas con un ce­re­bro nor­mal no se dan cuen­ta de to­do lo que pa­sa en el ce­re­bro cuan­do es­tás co­mu­ni­cán­do­te». A pun­to es­tu­vo de des­ma­yar­se du­ran­te la fil­ma­ción de la ope­ra­ción rea­li­za­da a Deir­dre Wild, una mu­jer en­fer­ma de pár­kin­son. «Lo que es un po­co ra­ro, por­que a mí tam­bién me ha­bían he­cho una in­ter­ven­ción ce­re­bral, pe­ro nun­ca me ha­bía pa­ra­do a pen­sar en ello de ver­dad has­ta que es­tu­ve en el qui­ró­fano». De pron­to Lot­je se sin­tió ho­rro­ri­za­da: la per­fo­ra­ción del crá­neo, los zum­bi­dos y sil­bi­dos de la tec­no­lo­gía usa­da en el qui­ró­fano, la es­tam­pa de Deir­dre tum­ba­da bo­ca­ba­jo y por com­ple­to vul­ne­ra­ble... «Me en­tró el pá­ni­co, un pá­ni­co to­tal. No po­día creer que me hu­bie­sen he­cho lo mis­mo a mí».

IN­CÓG­NI­TAS POR RE­SOL­VER.

Na­ci­da en Pa­rís en 1977, Lot­je Sod­der­land es hi­ja de una mo­de­lo ho­lan­de­sa y de un pro­duc­tor mu­si­cal

En­tró en un qui­ró­fano pa­ra ro­dar una ope­ra­ción co­mo la su­ya. "Me en­tró un pá­ni­co to­tal. No po­día creer que me hu­bie­sen he­cho lo mis­mo a mí"

fa­lle­ci­do ha­ce tres años. Su her­mano, Jan, es aho­ra su ma­yor apoyo, jun­to con su ma­dre. Cuan­do Lot­je te­nía unos cua­tro años, la fa­mi­lia se tras­la­dó a In­gla­te­rra, don­de trans­cu­rrió gran par­te de su nó­ma­da ni­ñez, en­tre Bris­tol y Lon­dres. Tras es­tu­diar So­cio­lo­gía, se mar­chó a vi­vir a Áms­ter­dam, y en 2011 re­gre­só a Lon­dres pa­ra tra­ba­jar en una agen­cia de pu­bli­ci­dad. La vida se ace­le­ró. «Tra­ba­ja­ba co­mo una lo­ca, siem­pre es­ta­ba de via­je, me en­con­tra­ba con unos desafíos pro­fe­sio­na­les im­po­si­bles, que de un mo­do u otro siem­pre lo­gra­ba su­pe­rar. ¡Me en­can­ta­ba! O es po­si­ble que, sen­ci­lla­men­te, me gus­ta­ra no pen­sar en las co­sas, es­tar siem­pre ocu­pa­da y dis­traí­da». Su co­lap­so se pro­du­jo cuan­do lle­va­ba seis me­ses en el nue­vo tra­ba­jo. La he­mo­rra­gia que su­frió se de­be a unas mal­for­ma­cio­nes ar­te­rio­ve­no­sas que sue­len ser congénitas, na­ces con ellas, pe­ro no sue­len ser he­re­di­ta­rias. Las in­cóg­ni­tas so­bre es­ta en­fer­me­dad y lo que la des­en­ca­de­na son nu­me­ro­sas. ¿Y si hu­bie­ra lle­va­do una vida no tan fre­né­ti­ca? Los es­pe­cia­lis­tas di­cen que la he­mo­rra­gia hu­bie­ra po­di­do pro­du­cir­se en cual­quier mo­men­to o, sen­ci­lla­men­te, nun­ca en la vida. ¿Y si hu­bie­ra es­ta­do vi­vien­do con otra per­so­na que ha­bría po­di­do ayu­dar­la de in­me­dia­to? «Si me hu­bie­ran en­con­tra­do an­tes, ca­si se­gu­ro que los da­ños ha­brían si­do muy in­fe­rio­res». Pe­ro Lot­je es po­co da­da a la au­to­com­pa­sión. De he­cho, di­ce que ha­bien­do co­no­ci­do otros ca­sos si­mi­la­res al su­yo, cree que es afor­tu­na­da. Y aho­ra se sien­te «muy con­ten­ta» por­que ha en­con­tra­do una nue­va pa­re­ja, al­guien que no la co­no­cía de an­tes. «Lo que su­po­ne una li­be­ra­ción –di­ce– por­que es­ta per­so­na en nin­gún ca­so es­tá es­pe­ran­do ver a la Lot­je de an­tes».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.