¿Por qué nos cri­ti­ca­mos tan­to?

QUE SI ES­TOY GOR­DA... Que si es­toy fea. Un es­tu­dio re­ve­la que las mu­je­res tien­den a te­ner pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos so­bre sí mis­mas unas ocho ve­ces al día. Y la cul­pa es­tá en par­te en esa vi­sión irreal que cir­cu­la por In­ter­net y re­des so­cia­les a gol­pe de sel

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GENTE - TEX­TO: AL­BA PRECEDO

«Es­toy gor­da», «mi pelo es un desas­tre» o «no gano su­fi­cien­te di­ne­ro». Así nos las gas­ta­mos las mu­je­res. Y no ha­cia otras per­so­nas, sino con no­so­tras mis­mas. Un es­tu­dio rea­li­za­do en el Reino Uni­do apun­ta a que nos au­to­cri­ti­ca­mos ocho ve­ces al día. «La mu­jer es muy crí­ti­ca por­que siem­pre ha es­ta­do en un se­gun­do plano. Des­de siem­pre se la ha con­si­de­ra­do in­fe­rior, y hoy se la si­gue con­si­de­ran­do de se­gun­da», ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Do­ri Pe­na, que tam­bién re­co­no­ce que «en ge­ne­ral, el ser hu­mano tien­de a ser muy crí­ti­co con­si­go mis­mo, muy per­fec­cio­nis­ta».

Se­gún es­ta in­ves­ti­ga­ción, la ma­yo­ría de nues­tros pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos so­bre no­so­tras mis­mas ata­can al pro­pio as­pec­to fí­si­co o a cues­tio­nes de di­ne­ro. «La ex­ce­si­va au­to­crí­ti­ca es­tá re­la­cio­na­da con una ba­ja au­to­es­ti­ma, cuan­do la per­cep­ción que te­ne­mos de no­so­tros mis­mos es­tá le­jos del yo ideal», ase­gu­ra la psi­có­lo­ga Ve­ró­ni­ca He­rrán. Y no es­pe­ra­mos mu­cho pa­ra em­pe­zar con la le­ta­nía: el 46 % de las mu­je­res se cri­ti­can al me­nos una vez an­tes de las nue­ve de la ma­ña­na. Es­te es­tu­dio, rea­li­za­do como par­te de la cam­pa­ña Wo- man­Kind, tam­bién ha des­cu­bier­to que el 60 % pre­fie­ren de­di­car­se es­tas «lin­de­zas» fren­te al es­pe­jo o de com­pras.

La cul­pa de las au­to­crí­ti­cas, se­gún ex­pli­ca Zoe Grif­fiths, una de las en­car­ga­das de lle­var a ca­bo es­ta in­ves­ti­ga­ción, la tie­ne In­ter­net y las re­des so­cia­les por mos­trar una vi­sión irreal de la mu­jer. A gol­pe de sel­fies, nos bom­bar­dean con imá­ge­nes que ro­zan la per­fec­ción con chi­cas al­tas, del­ga­das, gua­pas, con un buen suel­do y ca­pa­ces de equi­li­brar la vi­da la­bo­ral con la fa­mi­liar. «Nues­tra so­cie­dad pri­ma unos de­ter­mi­na­dos va­lo­res en los que aque­llos in­di­vi­duos que me­jor se ajus­tan a ellos son pre­mia­dos. El éxi­to, la po­pu­la­ri­dad, el atrac­ti­vo fí­si­co son al­gu­nos de los más im­por­tan­tes», ad­mi­te Ve­ró­ni­ca He­rrán. Do­ri Pe­na, por su par­te, se­ña­la a una so­cie­dad en la que rei­na el éxi­to y el cul­to al cuer­po: «El es­ca­pa­ra­te, lo ex­terno, es más im­por­tan­te que el bie­nes­tar in­terno».

Así, se sue­le re­cha­zar al di­fe­ren­te y a cual­quier per­so­na que se con­si­de­re in­fe­rior, como nos lle­va pa­san­do a las mu­je­res du­ran­te to­da la his­to­ria. «Cuan­do una per­so­na se sien­te vá­li­da, au­to­má­ti­ca­men­te de­ja de cri­ti­car­se por­que no tie­ne mo­ti­vos», ar­gu­men­ta Do­ri Pe­na y re­cal­ca que «las mu­je­res sue­len es­tar pen­dien­tes de to­do el mundo me­nos de sí mis­mas». A pe­sar de todos los avan­ces en igual­dad, se­gui­mos man­te­nien­do de­ma­sia­dos fren­tes abier­tos: que si ser una gran pro­fe­sio- nal me­re­ce­do­ra de su pues­to por mé­ri­tos pro­pios, una bue­na ama de ca­sa, una bue­na ma­dre y per­ma­ne­cer jo­ven y be­lla.

¿Y ELLOS?

Eso sí, es­tas ba­ta­llas em­pie­zan a afec­tar no so­lo a las mu­je­res. «Las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro re­fle­jan lo que la so­cie­dad ha trans­mi­ti­do como desea­ble en unos y otros. Por tra­di­ción, un hom­bre era me­jor con­si­de­ra­do si te­nía éxi­to y una mu­jer en fun­ción de su fí­si­co», afir­ma Ve­ró­ni­ca He­rrán, que apun­ta que, hoy por hoy, a ellos tam­bién se le em­pie­za a re­que­rir «atrac­ti­vo fí­si­co pa­ra ser re­le­van­te a ni­vel so­cial». «De ahí que tan­to en hom­bres como en mu­je­res el pe­so y el fí­si­co sea el cen­tro de au­to­crí­ti­ca», re­co­no­ce Ve­ró­ni­ca.

¿Y ellos se cri­ti­can tan­to como no­so­tras? «To­do el mundo es bas­tan­te crí­ti­co y exi­gen­te», ex­pli­ca Do­ri Pe­na, que no pue­de ase­gu­rar que los hom­bres sean me­nos au­to­crí­ti­cos que no­so­tras. Lo que sí tie­ne cla­ro es có­mo ter­mi­nar con es­tos pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos: «con pa­cien­cia, ca­ri­ño por uno mis­mo, cui­da­do y to­man­do con­cien­cia de lo du­ros que so­mos con no­so­tros mis­mos y los de­más». Y to­mar alien­to pa­ra con­se­guir­lo, por­que el te­ma no es sen­ci­llo en una so­cie­dad en la que se va­lo­ra por en­ci­ma de to­do el éxi­to ex­terno. Qui­zás eso es lo pri­me­ro que hay que cam­biar. De­jar de cri­ti­car­nos ven­drá des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.