La ca­ra del mo­men­to

Es­ta pe­li­rro­ja de 1,81 me­tros de al­tu­ra me­dio ho­lan­de­sa-me­dio gra­na­di­na aca­ba de ate­rri­zar como quien di­ce en el mundo de la mo­da, pe­ro le ha bas­ta­do una vez en Ci­be­les pa­ra ha­cer­se con el pre­mio a la me­jor mo­de­lo. Es­to no ha he­cho más que em­pe­zar pa­ra es

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Con la na­tu­ra­li­dad de una jo­ven de 18 años afron­ta lo que se le vie­ne en­ci­ma. Di­ce que in­ten­ta­rá ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble, de eso no hay du­da. De la Ma­drid Fas­hion Week sa­lió dis­pa­ra­da ha­cia la de Pa­rís. Vi­ve en me­dio de una vo­rá­gi­ne de tra­ba­jo, pe­ro no le asus­ta. Tie­ne a sus pa­dres de­trás vi­gi­lan­do lo que ha­ce, aunque des­de la dis­tan­cia. Ha de­ja­do su Gra­na­da na­tal pa­ra ins­ta­lar­se en Ma­drid. «Las co­sas bue­nas no im­por­ta que

lle­guen pron­to». Esa es la ac­ti­tud.

–¿Qué su­po­ne un pre­mio como el que aca­bas de ga­nar pa­ra una mo­de­lo que de­bu­ta en Ci­be­les?

–Re­ci­bir el pre­mio L’Oreal es un ho­nor, cla­ro, y más ha­bien­do des­fi­la­do en la MBFW con mo­de­los de pri­me­ra fi­la, la ver­dad es que no me lo creo. De mo­men­to es un subidón de adre­na­li­na. Lo que ten­ga que ve­nir ya lo ire­mos vien­do.

–¿Có­mo fue tu pri­me­ra vez? ¿Có­mo te lo ima­gi­na­bas?

–Ci­be­les es la pa­sa­re­la más im­por­tan­te de la mo­da en Es­pa­ña, así que fue to­do un ho­nor. En prin­ci­pio iba pa­ra ha­cer cin­co des­fi­les y des­pués me fue­ron sa­lien­do más has­ta ha- cer 11, y eso pa­ra una pri­me­ra vez es­tá real­men­te bien. La ex­pe­rien­cia ha si­do muy po­si­ti­va y me he da­do cuen­ta de to­do el tra­ba­jo que hay de­trás.

–Tus co­mien­zos son de guion de pe­lí­cu­la, te pa­ran va­rias ve­ces por la ca­lle has­ta que de­ci­des acep­tar y pro­bar. ¿Di­jis­te mu­chas ve­ces que no?

–Sí, es ver­dad, me han pa­ra­do por la ca­lle va­rias ve­ces. La pri­me­ra vez en Nue­va York, en un via­je fa­mi­liar, se nos acer­có el es­cú­ter de Whi­lel­mi­na (una agen­cia de mo­de­los); pe­ro te­nía 12 años y no hi­ci­mos na­da al res­pec­to. Des­pués pa­só en Ho­lan­da, de don­de es mi ma­dre, pe­ro fi­nal­men­te tam­po­co hi­ci­mos na­da.

– ¿ Has­ta ese mo­men­to te lo ha­bías plan­tea­do al­gu­na vez?

–Nun­ca me lo ha­bía plan­tea­do, de pe­que­ña so­ña­ba con ser bai­la­ri­na de ba­llet y de­di­ca­ba mi tiem­po al con­ser­va­to­rio de dan­za, don­de es­tu­ve 7 años. Em­pe­cé con 14 años a ha­cer mis pri­me­ras fo­tos con una di­se­ña­do­ra gra­na­di­na.

–¿Tu idea de fu­tu­ro ha­brá cam­bia­do li­ge­ra­men­te?

–Sí. No me ha­bía plan­tea­do es­to como una pro­fe­sión, pe­ro aho­ra pa­re­ce que va en se­rio.

–Aman­te de la fi­lo­so­fía, ca­rre­ra que con­ti­núas es­tu­dian­do. ¿Se pue­de apli­car de al­gu­na ma­ne­ra es­ta dis­ci­pli­na al mundo de la mo­da?

–Creo que la fi­lo­so­fía se pue­de apli­car no so­lo a la mo­da sino a la vi­da en ge­ne­ral. En lo que a mi res­pec­ta, la fi­lo­so­fía nos en­se­ña que to­do es re­la­ti­vo y me ayu­da a mi­rar las co­sas des­de otra pers­pec­ti­va.

–Te com­pa­ran con Mi­ran­da Kerr por su sen­sua­li­dad y con Ken­dal Jen­ner por su ju­ven­tud y fo­to­ge­nia. ¿Lo hu­bie­ras ima­gi­na­do al­gu­na vez?

–Ja, ja, ja, oja­lá. Ellas son aho­ra mis­mo dos gran­des ico­nos, y no, no me lo ha­bía ima­gi­na­do.

–Lle­vas muy po­qui­to en la mo­da y ya lle­gan los pre­mios, ¿te da mie­do que las co­sas va­yan tan de­pri­sa?

–Bueno, las co­sas bue­nas no im­por­ta que lle­guen pron­to.

–¿Es­tás pre­pa­ra­da pa­ra lo que se te vie­ne en­ci­ma?

– No se sa­be lo que ven­drá, pe­ro yo in­ten­ta­ré ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble.

–De tu vi­da de an­tes, ¿qué es lo que más echas de me­nos o a lo que más te ha cos­ta­do re­nun­ciar?

–Siem­pre se echa de me­nos a tus ami­gos y tu fa­mi­lia, pe­ro la ver­dad es que es­toy co­no­cien­do a mu­chí­si­ma gen­te in­tere­san­te.

–He leí­do que tie­nes com­ple­jo de al­ta y del­ga­da. ¿Es lo que me­nos te gus­ta de ti?

–Sí, es cier­to, nun­ca me gus­tó ser tan al­ta, pe­ro ca­da vez me im­por­ta me­nos y ade­más pa­ra mi pro­fe­sión es una ven­ta­ja.

–A ve­ces los com­ple­jos sur­gen de tan­to mi­rar­nos al es­pe­jo, y como en vues­tro ca­so no hay más re­me­dio...

–Sí, es que si la ma­yo­ría de la gen­te ya tie­ne com­ple­jos con su cuer­po, fi­gú­ra­te una per­so­na que tra­ba­ja con su ima­gen.

– Di­ces que « el de­por­te de vez en cuan­do » , ¿ cuál es el se­cre­to en­ton­ces pa­ra es­tar en for­ma?

–Hay que co­mer sano y mo­ver­se un po­co.

–Eres una jo­ven de 18 años... ¿tie­nes tiem­po pa­ra tus ami­gos, si­gues quedando con los de siem­pre, o es in­via­ble ha­cer lo que ha­cías an­tes?

–In­ten­to siem­pre que pue­do vol­ver a Gra­na­da con cier­ta fre­cuen­cia, pe­ro ade­más ten­go la suer­te de te­ner bue­nos ami­gos en Ma­drid, don­de vi­vo aho­ra, así que me­jor.

–¿Te ha cos­ta­do sa­lir de tu ca­sa tan jo­ven?

–Es­tar le­jos de tus se­res que­ri­dos pue­de ser di­fí­cil, pe­ro te ayu­da a ma­du­rar más rá­pi­do y una vez que te acos­tum­bras no es pa­ra tan­to.

–¿Có­mo se lo ha to­ma­do tu fa­mi­lia?

–Siem­pre me han ani­ma­do y con­fían en mí, al prin­ci­pio no sa­bía­mos có­mo se­ría el tra­ba­jo, pe­ro he­mos ido vién­do­lo jun­tos.

–¿Un plan per­fec­to?

–Que­dar con mis ami­gos, es­tar con to­da mi fa­mi­lia, que no es po­ca, y es­tar en al­gún si­tio tran­qui­lo. Su­pon­go que como ca­si to­do el mundo.

–Es­to no ha he­cho más que em­pe­zar, ¿adón­de te gus­ta­ría lle­gar?

–Me en­can­ta­ría po­der tra­ba­jar con al­gún gran di­se­ña­dor.

FO­TO: ALE­JAN­DRO BRI­TO

CHE­MA MO­YA/ EFE

4

Ga­na­do­res MBFW Paula re­ci­bió el pre­mio como me­jor mo­de­lo de la 63ª edi­ción de la pa­sa­re­la, mien­tras que el ga­lle­go Jor­ge Vázquez lo ga­nó a la me­jor co­lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.