Soy pe­león y pi­so charcos, por eso mis erro­res son más vi­si­bles”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Se ba­ja de los es­ce­na­rios pa­ra sen­tar­se du­ran­te los cua­tro pró­xi­mos años en una de las bu­ta­cas más fa­mo­sas de Es­pa­ña. Lo ha­ce por con­vic­ción, por­que ase­gu­ra que es la úni­ca for­ma de que la po­lí­ti­ca no se me­ta con­ti­go, aun­que ello le pa­se fac­tu­ra co­mo ac­tor.

Su­ver­da­de­ra pa­sión es la in­ter­pre­ta­ción, pe­ro le han pues­to por de­lan­te un re­to (ser la voz de los va­len­cia­nos en el Con­gre­so) que le in­tere­sa lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ba­jar­se, al me­nos du­ran­te cua­tro años, de los es­ce­na­rios. Es cons­cien­te de que ha si­do y se­rá uno de los dipu­tados en el pun­to de mi­ra. «Es­ta­ban es­pe­ran­do el mí­ni­mo tro­pie­zo pa­ra dar­me por to­dos la­dos, co­mo ha su­ce­di­do». A mo­do de re­fle­xión, cree que los erro­res se de­ben a que­rer pi­sar to­dos los charcos y a su ca­rác­ter pe­león. Pe­ro gra­cias a es­to, ex­pli­ca, tam­bién se con­si­guen las co­sas. Aun­que la­men­ta­ble­men­te es­te te­són por cam­biar cier­tas si­tua­cio­nes le aca­be pa­san­do fac­tu­ra a ni­vel ar­tís­ti­co. Me­nos mal que ya con­ta­ba con ello. —De la in­ter­pre­ta­ción a la po­lí­ti­ca y de nue­vo a la in­ter­pre­ta­ción, de ma­ne­ra más o me­nos in­ten­sa, pe­ro no pue- des es­tar sin la una ni la otra... —Soy muy afor­tu­na­do, real­men­te es com­pli­ca­do com­pa­gi­nar las dos co­sas, pe­ro te­nía cier­tos com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos y si al­gún día quie­ro vol­ver a mi pro­fe­sión, a la in­ter­pre­ta­ción, no pue­do fa­llar. A par­tir de que aca­be la se­rie y ha­ga aho­ra la fun­ción en Mé­ri­da ten­dré que ba­jar el rit­mo, por­que el tra­ba­jo en el Con­gre­so es muy exi­gen­te. —A ver si con tan­to lío, un día en el he­mi­ci­clo les suel­tas el guion de «Amar es pa­ra siem­pre»... —Ha si­do un año bas­tan­te in­ten­so en es­te sen­ti­do, por­que an­tes de sa­ber que iba a vol­ver a es­tar en po­lí­ti­ca ya fir­mé el contrato con ellos, ya su­pe­ré mi úl­ti­mo día de tra­ba­jo.

—¿Tu úl­ti­mo día? ¿Te pe­só?

—Me pe­sa te­ner que de­jar co­sas que tie­nen que ver con la in­ter­pre­ta­ción, que es mi ver­da­de­ra pa­sión, pe­ro son elec­cio­nes que he he­cho yo, a las que na­die me ha obli­ga­do, es ab­so­lu­ta­men­te na­tu­ral. —¿Y si te lla­ma­ra Al­mo­dó­var?

—No creo que me lla­me. —Bueno, si sur­gie­ra el pa­pel de tu vi­da... —Ten­dría que de­cir que no, he te­ni­do la suer­te de com­pa­ti­bi­li­zar has­ta aho­ra y me he es­for­za­do por ha­cer­lo, por­que eran com­pro­mi­sos an­te­rio­res. —¿Qué ocu­rrió en tu ca­be­za que te hi­zo dar el sal­to a la po­lí­ti­ca? —Por un te­ma de una re­ca­li­fi­ca­ción sal­va­je en el pue­blo don­de vi­vía­mos en Ma­drid, en To­rre­lo­do­nes, crea­mos un par­ti­do y al año si­guien­te es­tá­ba­mos en el ayuntamiento. Yo me di cuen­ta al ini­cio de aque­lla ex­pe­rien­cia que la po­lí­ti­ca era la ma­ne­ra de cam­biar las co­sas, y que si no en­tras o no te me­tes, la po­lí­ti­ca se me­te con­ti­go. —¿So­lo nos can­sa­mos des­de fue­ra o des­de den­tro tam­bién ago­ta? —Des­de den­tro es ago­ta­dor, a mí me cons­ta que hay mu­cha gen­te que no tra­ba­ja con la mis­ma in­ten­si­dad pe­ro hay otra que sí, de cual­quier par­ti- do,las per­so­nas.no de­pen­de La tan­to in­ten­si­dad,de eso la co­mo ex­po­si­ción­de el Con­gre­so me­diá­ti­caes muyy el ni­vel ele­va­do.de tra­ba­jo en —¿Có­mo se vi­ve me­jor, de político o de ac­tor?

—De ac­tor.

—¿Se ga­na más?

—Tam­bién, pe­ro eso no es so­lo lo que me ha­ce de­cir­te que es don­de me­jor se vi­ve. De he­cho es a lo que yo vol­ve­ré, mi pa­so por la po­lí­ti­ca es tem­po­ral.

—¿Lo tie­nes cla­ro?

—Sí, sí, yo siem­pre di­je que iba a hacer co­mo mu­cho dos le­gis­la­tu­ras. En­tien­do que los que es­ta­mos aquí te­ne­mos que es­tar de pa­so y dar el re­le­vo. —¿Hay mu­cho es­pec­tácu­lo en la po­lí­ti­ca de hoy en día? —Hay tea­tro del ma­lo, en el ar­te la men­ti­ra se uti­li­za pa­ra sa­car a flo­te la verdad, y en po­lí­ti­ca se es­tá to­do el día di­cien­do men­ti­ras pa­ra que no se se­pa la verdad; es prác­ti­ca­men­te lo con­tra­rio.

—Eres el pri­mer ac­tor en el he­mi­ci­clo, un he­cho cri­ti­ca­do por mu­chos pe­ro tam­bién has abier­to las puer­tas al mun­do real, ¿no? —Yo siem­pre di­go que no creo que ha­ya mu­chos dipu­tados en es­ta úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra que ha­yan crea­do tan­tos pues­tos de tra­ba­jo co­mo he crea­do yo con los fes­ti­va­les de ar­tes es­cé­ni­cas o al pro­du­cir mis fun­cio­nes de tea­tro o de te­le­vi­sión, o que ha­yan si­do tan­tos años au­tó­no­mo co­mo yo, y eso a mí me da más le­gi­ti­mi­dad que a otros que lle­van en po­lí­ti­ca mu­chí­si­mos años y no sa­ben lo que es el tra­ba­jo en la ca­lle. —En cam­bio, pa­ra vol­ver a la in­ter­pre­ta­ción no te ha mar­ca­do el ha­ber es­ta­do en po­lí­ti­ca... —Sí, sí, por ejem­plo, no te voy a de­cir la ciu­dad, ha­ce na­da la fun­ción que yo he es­cri­to y di­ri­gi­do se pre­sen­ta­ba en un lu­gar don­de la ca­de­na au­to­nó­mi­ca no me qui­so hacer una en­tre­vis­ta y la ra­dio sus­pen­dió otra que ya es­ta­ba ce­rra­da, y es­to tie­ne que ver con la po­lí­ti­ca. Es ob­vio que mi pa­so por la po­lí­ti­ca a ni­vel ar­tís­ti­co me ha crea­do li­mi­ta­cio­nes pe­ro yo ya con­ta­ba con eso, y hay pue­blos don­de no me con­tra­ta­rán en la vi­da con mi fun­ción de tea­tro. —Lle­gas al Con­gre­so ca­si co­mo cual­quier ciu­da­dano de a pie, ¿qué es lo que más te ha cho­ca­do? —Es co­mo si a ti te gus­ta­se mu­cho el fút­bol, lle­va­ses mu­chos años ju­gan­do en la ca­lle o en un cam­pi­to con tus ami­gos, y de re­pen­te te suel­tan en la mi­tad de la fi­nal de la Cham­pions. La sen­sa­ción es la mis­ma. Em­pie­zas a ver una ve­lo­ci­dad de pa­se de ba­lón que no ha­bías vis­to en tu vi­da, có­mo co­rren, có­mo ma­qui­nan, el fra­gor del pú­bli­co, que se­rían los me­dios, y un ni­vel de jue­go que te ha­ce alu­ci­nar. Al prin­ci­pio te­nía pe­sa­di­llas to­das las no­ches, pe­ro po­co a po­co fui apren­dien­do, y al fi­nal de la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra, yo era el se­gun­do dipu­tado con más in­ter­ven­cio­nes y no es­tá na­da mal pa­ra un no­va­to.

—¿Pe­sa­di­llas?

—Yo era por­ta­voz de ocho co­mi­sio­nes con te­mas muy di­ver­sos y abar­car to­do ese aba­ni­co es muy com­pli­ca­do, ade­más yo es­ta­ba con mu­cha ten­sión me­diá­ti­ca, to­do el mun­do se fi­ja­ba en lo que ha­cía, y sa­bía que es­ta­ban es­pe­ran­do el mí­ni­mo tro­pie­zo pa­ra dar­me por to­dos la­dos, co­mo así pa­só. —¿Te sen­tías es­pe­cial­men­te ob­ser­va­do? —La vi­da es así. Gra­cias a la ex­po­si­ción me­diá­ti­ca que yo ten­go tam­bién con­se­guí el car­go. —Tam­bién has es­ta­do in­mer­so en más de una po­lé­mi­ca. ¿Es la im­pul­si­vi­dad? —Soy pe­león y pi­so charcos, ten­go cier­ta ten­den­cia a no ca­llar­me, y eso te per­mi­te con­se­guir mu­chas co­sas, pe­ro tam­bién ha­ce que tus equi­vo­ca­cio­nes sean más vi­si­bles. —¿Por qué re­nun­cia­ría To­ni Can­tó a su es­ca­ño? —Por una vi­da más tran­qui­la, por pa­sar más tiem­po con los míos, por un pro­yec­to ar­tís­ti­co a lar­go pla­zo, que me in­tere­se o emo­cio­ne es­pe­cial­men­te, pe­ro tam­bién po­dría re­nun­ciar a mi vi­da ar­tís­ti­ca por un pro­yec­to político que me apa­sio­na­ra. —En una ocasión el rey te di­jo en el Con­gre­so: «Pe­ro tú, ¿qué ha­ces aquí?». ¿Qué le con­tes­tas­te? —In­ten­tar que las co­sas me­jo­ren y hacer po­lí­ti­ca que me gus­ta mu­cho. Cum­plir un sue­ño por­que real­men­te pa­ra mí lo era po­der es­tar en el Con­gre­so, inal­can­za­ble, por­que con los nú­me­ros en la mano era im­po­si­ble que sa­lie­ra, y sin em­bar­go sa­lí. —Ha­ce unos me­ses con­ta­bas que la po­lí­ti­ca no te de­ja­ba tiem­po pa­ra el amor, vol­vién­do­te a pre­sen­tar, ¿le cie­rras las puer­tas otros cua­tro años? —No, no, ha­ce tiem­po me pa­sa­ba eso, pe­ro des­de ha­ce me­nos tiem­po esa parte de mi vi­da la ten­go muy bien cu­bier­ta. —Y si no, que sur­ja allí en el he­mi­ci­clo. —[Ri­sas]. Bueno, yo pre­fe­ri­ría no te­ner que se­guir ha­blan­do de po­lí­ti­ca en ca­sa.

To­ni Can­tó

AC­TOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.