Yo por tra­ba­jo...

LO LLE­VAN EN EL CAR­GO Hay em­pleos que im­pli­can pe­que­ños sa­cri­fi­cios. Des­de ir siem­pre im­pe­ca­bles a no pa­sar­nos con las ca­ñas en ve­rano. Ha­bla­mos con gen­te que nos cuen­ta cuá­les son los ga­jes de su ofi­cio.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GENTE - TEX­TO: NOE­LIA SIL­VO­SA

JO­YE­RÍA SUÁ­REZ

A CO­RU­ÑA

El per­so­nal fe­me­nino tie­ne que lle­var la ma­ni­cu­ra he­cha y el mas­cu­lino de­be afei­tar­se a dia­rio lu­cien­do un apu­ra­do per­fec­to”

Es­tán­de ca­ra al pú­bli­co. Y eso im­pli­ca al­go más que prac­ti­car una pa­cien­cia in­fi­ni­ta. Hay pro­fe­sio­nes que re­quie­ren de una ima­gen im­pe­ca­ble. Y pro­fe­sio­na­les que al sa­lir de sus pues­tos sa­ben que tie­nen que man­te­ner­la pa­ra el día si­guien­te. Ga­jes del ofi­cio. Que se lo pre­gun­ten a los ven­de­do­res de jo­ye­ría y re­lo­je­ría. Y pa­ra eso va­mos a una de las top. En Jo­ye­ría Suá­rez na­da del as­pec­to de sus ven­de­do­res es im­pro­vi­sa­do. Qué va. Ellos tie­nen que en­car­nar el es­pí­ri­tu y los va­lo­res de la fir­ma, que no es po­ca co­sa. Em­pe­ce­mos por el uni­for­me. Un tra­je sas­tre he­cho a me­di­da, «so­brio y ele­gan­te, pe­ro ac­tual», es­pe­ci­fi­can des­de la fir­ma. Ya pue­des ima­gi­nar­te que a par­tir de aquí to­do es­tá cui­da­do al de­ta­lle.

Sus có­di­gos de ima­gen son cla­ros, y los hay es­pe­cí­fi­cos pa­ra am­bos se­xos. En cuan­to a las mu­je­res, han de lle­var el pe­lo re­co­gi­do y con un look na­tu­ral. «Es re­co­men­da­ble el uso de agua de pei­na­do, ce­ra, go­mi­na o la­ca pa­ra evi­tar des­pei­nar­se par­cial­men­te, aun­que tam­bién pue­den lle­var la me­le­na suel­ta si es­tá bien arre­gla­da», de­ta­llan. El ma­qui­lla­je que han de lle­var las ven­de­do­ras lo de­fi­nen co­mo «mo­derno y ac­tual, pe­ro al mis­mo tiem­po dis­cre­to y ele­gan­te». Pe­ro, ¿qué es lo más im­por­tan­te de una de­pen­dien­ta de jo­ye­ría? Las ma­nos.

Ahí se con­cen­tra, ca­si siem­pre, to­da nues­tra aten­ción. Se­gu­ro que tú tam­bién has pen­sa­do por qué se­rá que siem­pre le que­da me­jor el ani­llo o la pul­se­ra a la chi­ca que la en­se­ña de­trás del mos­tra­dor. Pues aquí es­tá la res­pues­ta: «Las ma­nos de­ben es­tar per­fec­ta­men­te cui­da­das, hi­dra­ta­das y con la ma­ni­cu­ra he­cha, que ha de cons­tar de co­lo­res na­tu­ra­les y dis­cre­tos», re­co­ge el ma­nual de es­ti­lo de Suá­rez. Son mu­chí­si­mas las jo­ye­rías que exi­gen una ma­ni­cu­ra fran­ce­sa im­pe­ca­ble en sus ven­de­do­ras, que sin em­bar­go ven có­mo se cuar­tea ca­da dos por tres de­bi­do al ma­ne­jo de las mi­nús­cu­las he­rra­mien­tas con las que arre­glan re­lo­jes y jo­yas.

NOR­MAS PA­RA ELLOS

Pe­ro ellos no se li­bran. Los dan­dis del mos­tra­dor tam­bién tie­nen que lle­var al­go más que su tra­je sas­tre he­cho a me­di­da pa­ra en­ca­jar en los es­tán­da­res de una mar­ca de re­fe­ren­cia a ni­vel na­cio­nal. El pe­lo ha de es­tar pre­fe­ren­te­men­te corto y arre­gla­do. Al igual que las mu­je­res, las nor­mas dic­tan que si se op­ta por un cor­te de pe­lo «su­til­men­te» más lar­go —abs­tén­gan­se me­le­nu­dos—, se re­co­mien­da el uso de pei­na­do, ce­ra, go­mi­na o la­ca. Ojo al afei­ta­do, que tam­bién han de lle­var la tez de un be­bé: «De­be ser a dia­rio y con un apu­ra­do per­fec­to. No se con­tem­pla la bar­ba de ‘po­cos días’», apun­tan des­de la fir­ma, don­de aña­den que, de op­tar por bar­ba, «es­ta de­be ser cor­ta, cui­da­da y arre­gla­da». El te­ma ma­nos es igual de im­por­tan­te pa­ra los hom­bres, que ob­via­men­te no lu­cen ma­ni­cu­ra pe­ro sí que tie­nen que mos­trar­las per­fec­ta­men­te hi­dra­ta­das.

Co­mo no to­do es ima­gen, y me­nos cuan­do se tra­ta de la aten­ción al pú­bli­co, Suá­rez ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de que su equipo de ven­tas ins­pi­re con­fian­za al que se acer­ca pa­ra hacer una com­pra en bus­ca de ase­so­ra­mien­to. El ven­de­dor se ca­rac­te­ri­za, ase­gu­ran, «por es­cu­char a nues­tros clien­tes, no ade­lan­tar­se a ellos y re­co­ger sus ne­ce­si­da­des». Po­de­mos ver a dos en la ima­gen que ilus­tra es­ta pá­gi­na, to­ma­da en la tienda de El Cor­te In­glés de A Co­ru­ña. Dos mu­je­res son­rien­tes que po­san en el mos­tra­dor y que son un re­fle­jo de los có­di­gos de ima­gen de su fir­ma. «La tienda es el lu­gar don­de se ha­cen reali­dad los sue­ños de nues­tros clien­tes», apun­tan.

Si­ga­mos con otra pro­fe­sión que se ex­po­ne, y mu­cho. La pe­lu­que­ría es un au­tén­ti­co es­ca­pa­ra­te de lo que sus pro­fe­sio­na­les sa­ben hacer. Y qué me­jor que tras­la­dar al­guno de esos in­creí­bles looks de las re­vis­tas a las ca­be­zas de las per­so­nas que nos van a me­ter la ti­je­ra. Am­pa­ro Fer­nán­dez, que lle­va trein­ta años al fren­te de La Pe­lu de Boi­ro sa­be muy bien la im­por­tan­cia de lo que aca­bas de leer. Las por­ta­das in­ter­na­cio­na­les que pro­ta­go­ni­za­ron sus tra­ba­jos y sus dos es­tre­llas con­ce­di­das por la pres­ti­gio­sa cer­ti­fi­ca­ción theQhair —el má­xi­mo son tres— le ava­lan. Por eso siem­pre le ha­ce cam­bios de look a su re­cep­cio­nis­ta: «Es la per­so­na a la que ves na­da más en­trar, la más ex­pues­ta, y por eso le ha­go esos cor­tes más lla­ma­ti­vos», ex­pli­ca Am­pa­ro.

CON­TEN­TA CON SUS LOOKS

Y ella, en­can­ta­da con su Cámbiame par­ti­cu­lar. Es­ta chi­ca de ca­ra an­ge­li­cal en la que re­caen to­dos los cor­tes es­pec­ta­cu­la­res de pe­lo es An­tía Ote­ro. Y no es que sea ple­na­men­te cons­cien­te de que eso le va en el car­go, que tam­bién, sino que ade­más le chi­fla. Es tan atre­vi­da co­mo sus looks, que pa­ra más in­ri son siem­pre un mis­te­rio has­ta el úl­ti­mo mo­men­to: «Siem­pre es sor­pre­sa. El día que Am­pa­ro me lo va a cor­tar me di­ce: ‘te voy a hacer es­te’». «¿Y te de­jas?», le pre­gun­to ató­ni­ta. «¡Cla­ro que sí!», responde. Y cla­ro, el ex­pe­ri­men­to les da re­sul­ta­do. «Con mi úl­ti­mo cam­bio, al día si­guien­te ya vino una clien­ta y di­jo que que­ría lo mis­mo pa­ra ella», cuen­ta An­tía, que di­ce que ade­más «a mí no me im­por­ta y me lo de­ja ge­nial». Lle­va en La Pe­lu des­de no­viem­bre y, a es­tas al­tu­ras ase­gu­ra que ya se hi­zo de to­do: «Lle­vo tres cam­bios de color y dos de cor­te en tres me­ses. Me hi­ce ca­si de to­do, has­ta ra­pa­dos», ex­pli­ca fe­liz de la vi­da es­ta mu­jer que era la tí­pi­ca de me­dia me­le­na has­ta que Am­pa­ro le dio el pri­mer cor­te. «Es que una vez que cor­tas es un vi­cio. Yo no lo quie­ro más lar­go», apun­ta. «¿Y si tu­vie­ras que te­ñír­te­lo de rosa o de azul?», le di­go tra­tan­do de en­con­trar lí­mi­tes a su dis­po­si­ción. «No soy muy par­ti­da­ria de ese ti­po de co­lo­res, pe­ro si tu­vie­se que po­ner­lo sí...», responde sa­cri­fi­cán­do­se por la cau­sa. «Soy cons­cien­te de que no po­de­mos an­dar co­mo cual­quie­ra, so-

mos un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal», aña­de po­nién­do­se se­ria. Por eso, ade­más de ir siem­pre im­pe­ca­ble­men­te pei­na­das, se ma­qui­llan y cui­dan muy bien sus ma­nos.

NO SE PA­SA CON LAS CA­ÑAS

Otro que se cui­da es Agus­tín. Nor­mal, por­que si a An­tía le pi­den su pe­lo a él le pi­den su cuer­po. No es pa­ra me­nos. Es el coor­di­na­dor téc­ni­co del Gim­na­sio Al­ta­fit Odeón de Fe­rrol, y sa­be que de­be pre­di­car con el ejem­plo. «Ten­go que dar una ima­gen atlé­ti­ca y ac­ce­si­ble. El mo­ni­tor gran­de y cul­tu­ris­ta de an­tes ya no es lo que se bus­ca, sino que la gen­te vie­ne que­rien­do es­tar de­fi­ni­do y con los múscu­los mar­ca­dos, pe­ro sin pa­sar­se, y si­guien­do una pro­por­ción. De­bo re­fle­jar al­go sa­lu­da­ble y que sir­va co­mo mo­de­lo», ex­pli­ca Agus­tín, que aña­de que se le acer­can clien­tes que le di­cen: «Oye, yo quie­ro es­tar co­mo tú».

Él sa­be me­jor que na­die que eso re­quie­re de un sa­cri­fi­cio que aún va más allá del ejer­ci­cio que ha­ce en su ho­ra­rio de tra­ba­jo. «Ten­go que es­tar en mi pe­so, en­tre otras co­sas, pa­ra evi­tar el ries­go de le­sio­nes en las ar­ti­cu­la­cio­nes. Tam­bién voy al fi­sio pa­ra qui­tar las con­trac­tu­ras que sue­len ve­nir­me y ha­go de­por­te a ma­yo­res pa­ra com­ple­men­tar», in­di­ca. La ali­men­ta­ción, no nos va­mos a en­ga­ñar, es de die­ta. «Pe­ro una die­ta nor­mal, sim­ple­men­te tra­to de que sea sa­lu­da­ble y de hacer las cin­co co­mi­das al día evi­tan­do ex­ce­sos», afir­ma.

Y eso im­pli­ca, có­mo no, no pa­sar­se de­ma­sia­do con las ca­ñas y las ta­pas tan clá­si­cas del te­rra­ceo de es­tas fe­chas. «A ver, ob­via­men­te no pue­do sa­lir to­do el fin de se­ma­na por­que ten­go que cui­dar­me, aho­ra que si me voy de va­ca­cio­nes una se­ma­na ya te di­go que no voy a es­tar pen­dien­te de lo que co­mo. Ha­ce­mos de­por­te to­do el año, así que nues­tro cuer­po no pier­de el me­ta­bo­lis­mo. Pe­ro si pa­sa­se fue­ra vein­te días por ejem­plo, sí que con­tro­la­ría más. Si no, sa­bes que la pri­me­ra se­ma­na de re­in­cor­po­ra­ción pue­de ser desas­tro­sa», se­ña­la es­te chi­co fit que no obs­tan­te re­co­no­ce que cuan­do es­tá de va­ca­cio­nes «a ve­ces sí que me acer­co al gim­na­sio». Bra­vo por la dis­ci­pli­na de to­da es­ta gen­te. Y, de pa­so, por lo es­tu­pen­dos que es­tán.

FOTO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

FOTO: CAR­ME­LA QUEIJEIRO

FOTO: JO­SÉ PARDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.