La som­bra de un ves­ti­do azul

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉCOSAS! -

La noticia his­tó­ri­ca de la se­ma­na lle­va el nom­bre de Hi­llary Clin­ton. El im­pe­rio la ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra mu­jer candidata a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos dos si­glos y me­dio des­pués de que se fun­da­ra el país, un hi­to que han con­se­gui­do ce­le­brar con la pom­pa de un lu­gar que ha ido gra­ban­do su pe­ri­pe­cia exis­ten­cial en ce­lu­loi­de con los tru­cos de quien quie­re re­ven­tar la ta­qui­lla. Lo sor­pren­den­te es la nor­ma­li­dad con la que se­gui­mos asu­mien­do el pa­pel se­cun­da­rio que las so­cie­da­des mo­der­nas con­ti­núan con­ce­dien­do a las mu­je­res, has­ta el pun­to de que un te­rri­to­rio con los ín­di­ces de de­sa­rro­llo cien­tí­fi­co, ar­tís­ti­co, mi­li­tar o político más des­ta­ca­dos del pla­ne­ta, una de las pri­me­ras de­mo­cra­cias for­ma­les del or­be, ha te­ni­do que es­pe­rar ca­si 250 años pa­ra en­con­trar un per­fil fe­me­nino con po­si­bi­li­da­des de ocu­par el des­pa­cho oval. Hay quien pien­sa que su con­di­ción de mu­jer es el úni­co gran aval de Clin­ton y que su can­di­da­tu­ra es en reali­dad la cons­ta­ta­ción de que Es­ta­dos Uni­dos es un gran cor­ti­jo ges­tio­na­do por un pu­ña­do de lob­bies que des­de ha­ce dé­ca­das jue­gan al aje­drez con los políticos. Pa­ra ser fran­cos, el pa­nel de as­pi­ran­tes a pre­si­den­te era más pro­pio de una de esas des­pre­cia­das de­mo­cra­cias ba­na­ne­ras que de un país mo­derno en el que el as­cen­sor so­cial fun­cio­na a ba­se de bue­na edu­ca­ción y opor­tu­ni­da­des. Con Clin­ton han pe­lea­do un em­pre­sa­rio ex­ce­si­vo y ra­cis­ta; el ter­cer Bush con pre­ten­sio­nes de man­dar en Was­hing­ton en po­cas dé­ca­das; un de­mó­cra­ta que por vez pri­me­ra ha nor­ma­li­za­do en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se el pen­sa­mien­to so­cial­de­mó­cra­ta o un his­pano de raí­ces cu­ba­nas que prac­ti­ca el fun­da­men­ta­lis­mo re­li­gio­so. Una ofer­ta ex­tra­va­gan­te que que­da­rá sal­da­da pa­ra la his­to­ria gra­cias a la po­si­ble vic­to­ria de Hi­llary Clin­ton, la pre­fe­ri­da del es­ta­blish­ment... y mu­jer.

Hi­llary lle­ga a su ci­ta con la his­to­ria tras ha­ber su­pe­ra­do un bo­chorno pla­ne­ta­rio. Si fi­nal­men­te pro­nun­cia el ju­ra­men­to que la con­ver­ti­rá en co­man­dan­te en je­fe de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca es pro­ba­ble que des­ti­ne un se­gun­do a aque­llos días en los que la dis­cu­sión de Oc­ci­den­te ver­sa­ba so­bre los con­tor­nos de una man­cha blan­que­ci­na. En el año 2015, el pin­tor Nel­son Shanks, a quien en su día se le en­car­gó un re­tra­to ofi­cial de Bill Clin­ton que es­tu­vo ex­pues­to du­ran­te va­rios años en la Na­tio­nal Por­trait Ga­llery de Was­hing­ton, des­ve­ló que ha­bía di­bu­ja­do en el cua­dro una som­bra jun­to a la fi­gu­ra del ex­pre­si­den­te que en reali­dad era la del fa­mo­so ves­ti­do azul de Mo­ni­ca Le­winsky. La obra es­tá hoy en un al­ma­cén, pe­ro Shanks, que en­ga­ñó a Clin­ton du­ran­te las ho­ras en las que el de­mó­cra­ta po­só ajeno a la ju­ga­rre­ta pic­tó­ri­ca, dio for­ma fí­si­ca a un re­pa­ro sim­bó­li­co que en su día ca­si le cues­ta la pre­si­den­cia a Clin­ton. Esa som­bra que­ría sim­bo­li­zar a un político que en­ga­ña, aun­que la his­to­ria pue­de aca­bar dán­do­le otro sig­ni­fi­ca­do. Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción del escándalo Le­winsky tras­cen­dió que Clin­ton y la be­ca­ria man­tu­vie­ron diez en­cuen­tros se­xua­les en el Des­pa­cho Oval. Co­no­ci­mos de­ta­lles pre­ci­sos, co­mo que el pre­si­den­te no le per­mi­tía cul­mi­nar el se­xo oral «por­que no me co­no­cía lo su­fi­cien­te». Se­gún una ami­ga de la be­ca­ria, Clin­ton lle­gó a con­fe­sar­le que no es­ta­ba se­gu­ro de que si­guie­ra ca­sa­do al con­cluir su man­da­to. «¿Quién sa­be qué ocu­rri­rá de aquí a diez años, cuan­do es­té fue­ra del des­pa­cho?», ha­bría lle­ga­do a de­cir el ex­pre­si­den­te. Pue­de que en­ton­ces ya vie­ra la som­bra. La de su mu­jer sen­ta­da en el des­pa­cho.

FOTO: REU­TERS / LU­CAS JACK­SON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.