EL DI­NE­RO DA LA FE­LI­CI­DAD

TE CON­TA­MOS CUÁN­TO NE­CE­SI­TAS PA­RA CU­BRIR BIEN TUS GAS­TOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA -

Lo­qui­llo­que­ría un ca­mión pa­ra ser fe­liz. Ro­ber­to Car­los un mi­llón de ami­gos y Ca­rrie Brads­haw unos Ma­no­lo Blah­nik. No hay lí­mi­tes a la ho­ra de po­ner­se a so­ñar con la fe­li­ci­dad, y mien­tras pa­ra al­gu­nos dis­fru­tar de una ma­ña­na so­lea­da con un ca­fé re­pre­sen­ta el pa­ra­dig­ma de lo idí­li­co, otros tie­nen sus ex­pec­ta­ti­vas mu­cho, mu­cho más ale­ja­das. En lo re­la­ti­vo a la sa­tis­fac­ción eco­nó­mi­ca en­tran fac­to­res co­mo el es­ta­tus so­cial, el ni­vel cul­tu­ral, la lo­ca­li­za­ción geo­grá­fi­ca o la si­tua­ción fa­mi­liar. Pe­ro, ¿pue­de de­cir­se que hay un um­bral a par­tir del cual uno se sien­ta fe­liz eco­nó­mi­ca­men­te? Aten­dien­do a ge­ne­ra­li­da­des, sí. So­lo hay que te­ner cu­bier­tas una se­rie de ne­ce­si­da­des —y po­der ha­cer fren­te a pe­que­ños pla­ce­res— pa­ra de­cir a bo­ca lle­na que lo que in­gre­sa­mos al mes nos sa­tis­fa­ce per­so­nal­men­te. Eso sí, es­to tam­bién im­pli­ca un aho­rro men­sual. No to­do iba a ser un ca­mino de ro­sas. «La se­re­ni­dad fi­nan­cie­ra se lo­gra cuan­do no hay so­bre­sal­tos y nues­tros gas­tos y nues­tro aho­rro no su­pe­ran nues­tros in­gre­sos. Pa­re­ce ob­vio, pe­ro hay fa­mi­lias que no tie­nen un con­trol ade­cua­do so­bre sus fi­nan­zas, que no sa­ben en qué se les va el di­ne­ro, y eso ge­ne­ra so­bre­sal­tos, ten­sio­nes y si­tua­cio­nes an­gus­tio­sas». ex­pli­ca Ivon­ne Pou­sa, res­pon­sa­ble de Ban­co Me­dio­la­num en Ga­li­cia. Y aña­de: «Si ade­más de te­ner cla­ro cuán­to in­gre­sa­mos y cuán­to aho­rra­mos y gas­ta­mos, pla­ni­fi­ca­mos nues­tro fu­tu­ro fi­nan­cie­ro, au­men­ta­re­mos la tran­qui­li­dad con la que afron­ta­mos ese fu­tu­ro y nos per­mi­ti­re­mos so­ñar: por­que la pla­ni­fi­ca­ción de­ja es­pa­cio a los sue­ños». Si eres de esos cien­tos de ga­lle­gos que aho­ra mis­mo es­tán sus­pi­ran­do, pen­san­do que esas jor­na­das ma­ra­to­nia­nas de tra­ba­jo cul­mi­nan con una nó­mi­na que no al­can­za pa­ra el desaho­go dia­rio y cuan­do lle­gan las fac­tu­ras te acuer­das de to­da la fa­mi­lia de Mas­low y su pi­rá­mi­de, si­gue le­yen­do: qui­zás nun­ca te ha­bías pa­ra­do a pen­sar en lo sen­ci­llo que pue­de re­sul­tar en­con­trar la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Y te sor­pren­de­rá, pe­ro qui­zás tu suel­do no se ale­je de lo que los fa­mily ban­ker con­si­de­ran un sa­la­rio óp­ti­mo pa­ra ser fe­li­ces. Al me­nos, en el no­roes­te es­pa­ñol. Lo pri­me­ro que de­be­mos te­ner en cuen­ta es que los gas­tos se di­vi­den en cua­tro gru­pos: la vi­vien­da, la co­mi­da —y edu­ca­ción en el ca­so de te­ner hi­jos—, el trans­por­te y los gas­tos va­ria­bles. Es de­cir, ro­pa, ocio, tec­no­lo­gía, re­ga­los, via­jes... Y des­pués es­tá el aho­rro, pa­ra el que tam­bién hay que te­ner en cuen­ta cua­tro pe­río­dos de tiem­po. Es in­dis­pen­sa­ble guar­dar unos eu­ros mes a mes pa­ra im­pre­vis­tos —ave­rías, por ejem­plo—. Des­pués ha­bría que ha­cer ca­ja pa­ra un aho­rro a me­dio pla­zo pa­ra cues­tio­nes co­mo un cam­bio de co­che y otro que se plan­tea pa­ra mu­cho más ade­lan­te y que es­ta­ría pen­sa­do pa­ra cues­tio­nes co­mo la com­pra de un pi­so o el pa­go de la uni­ver­si­dad de los hi­jos. Que ti­re la pri­me­ra pie­dra quien cum­pla a ra­ja­ta­bla es­tos re­qui­si­tos tan bá­si­cos. Y eso que, se­gún Ivon­ne Pou­sa, «aún de­be­mos de­jar al­go pa­ra la ju­bi­la­ción y la ve­jez».

To­do es­to es­tá muy bien, pe­ro ha­ble­mos en ca­sos prác­ti­cos. Des­de el Ban­co Me­dio­la­num pro­po­nen tres mo­de­los de fa­mi­lia que, sal­van­do par­ti­cu­la­ri­da­des, re­fle­jan a bue­na par­te de la so­cie­dad ga­lle­ga. El pri­mer ca­so se­ría un jo­ven de unos 28 años que tie­ne un vehícu­lo de ga­ma ba­ja, que vi­ve de al­qui­ler y cu­ya afi­ción prin­ci­pal es el ¿Cuá­les se­rían los in­gre­sos idea­les pa­ra te­ner una eco­no­mía sa­nea­da? Unos 1.600 eu­ros. Con es­to, ten­dría pa­ra en­fren­tar­se a sus gas­tos sin pro­ble­ma, pue­de gas­tar­se al­go más de 300 eu­ros al mes en ocio, re­ga­los o via­jes y aho­rra­ría lo

La pla­ni­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra per­mi­te que los sue­ños se cum­plan”

su­fi­cien­te (215 eu­ros) pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des que va­yan sur­gien­do.

Si eres de los que es­tá in­mer­so en la trein­te­na, vi­ves con tu pa­re­ja y tie­nes un hi­jo que no ha­ce más que sa­cu­dir­te la car­te­ra, vi­vís de al­qui­ler y te­néis un co­che, Ivon­ne Pou­sa cree que en ca­sa ten­drían que en­trar al­re­de­dor de 2.600 eu­ros. La ci­fra as­cien­de a los 4.150 eu­ros «en una pa­re­ja de unos 45 años, de cla­se me­dia al­ta que tie­nen dos hi­jos en edad es­co­lar que co­men en el co­le y van a ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res, cuen­tan con dos co­ches y tie­nen una hi­po­te­ca de 180.000 eu­ros». En es­te ca­so, ade­más de asu­mir fac­tu­ras, gas­tos re­la­cio­na­dos con los vehícu­los, co­mi­da y ocio, el aho­rro a cor­to y me­dio pla­zo «de­be­ría in­cluir el cam­bio de los dos co­ches en unos años y una par­ti­da pa­ra la li­qui­da­ción an­ti­ci­pa­da de la hi­po­te­ca. Ade­más, de­be­ría guar­dar­se di­ne­ro «en el que es­tu­vie­se pre­sen­te un plan de aho­rro pa­ra ca­da hi­jo y pa­ra la ju­bi­la­ción», co­men­ta Pou­sa. Así, el aho­rro men­sual de­be­ría os­ci­lar en torno a los 1.000 eu­ros.

Si to­do es­to re­sul­ta com­pli­ca­do, es­pe­ra a que el di­ne­ro se em­pie­ce a ir por lo que los ex­per­tos de­no­mi­nan el «agu­je­ro ne­gro». Sí. Ese di­ne­ro que se va en ca­ñas, pri­mi­ti­vas, la O.R.A del co­che... y no sa­bes qué pa­sa con él. Pues a par­tir de aho­ra, pa­ra triun­far, hay que te­ner­lo muy pre­sen­te.

ILUSTRACIÓN: MABEL RODRÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.