PLA­YAS QUE LO TIE­NEN TO­DO

VEN­TE A LOS ARE­NA­LES CON MÁS SER­VI­CIOS DE GA­LI­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: LAURA G. DEL VA­LLE, CLÁUDIA MO­RÁN, ÁN­GE­LA BA­RROS

Que no te den ga­to por lie­bre. Son mu­chos los ga­lle­gos que una vez lle­ga el verano po­nen a ma­qui­nar sus ce­re­bros y agu­di­zan su in­ge­nio a la ca­za de las me­jo­res ofer­tas que les per­mi­tan rea­li­zar un via­je don­de el pa­raí­so pla­ye­ro es­té ser­vi­do sin mo­ver­se ape­nas del ho­tel. Pe­ro ¿qué pa­sa si to­dos los ser­vi­cios que bus­ca­mos en un are­nal es­tán al al­can­ce de nues­tra vis­ta? No ha­ce fal­ta ser un hal­cón pa­ra en­con­trar zo­nas en las que dis­fru­tar de una jor­na­da de sol con chi­rin­gui­to, pe­da­le­tas, du­chas, zo­nas ver­des o apar­ca­mien­to. En YES te en­se­ña­mos esos lu­ga­res que, sin ser re­cón­di­tos, pa­san mu­chas ve­ces des­aper­ci­bi­dos pre­ci­sa­men­te por es­tar al la­do de ca­sa. Pe­ro a par­tir de aho­ra, pa­sa­rán del jet

lag pa­ra de­jar­te im­pre­sio­nar por are­na ma­de in Ga­li­cia. Y las hay pa­ra to­dos los gus­tos y co­lo­res, ni­ños y ma­yo­res, y pa­ra aque­llos a los que los de­por­tes acuá­ti­cos les pa­re­cen un must im­pres­cin­di­ble.

Al­gu­nos lle­van años de­ján­do­se em­pa­par de las bon­da­des de es­tos are­na­les, y aho­ra quie­ren en­se­ñar­le a to­do el mun­do lo que se es­tá per­dien­do. Los ve­mos en la pla­ya de San­ta Cris­ti­na, en A Co­ru­ña. Las apa­rien­cias de Lu­cía, Ale­jan­dro, El­sa, Carlos e Inés —que no se pier­den una— no en­ga­ñan. Se­gu­ro que os es­ta­réis mu­rien­do de en­vi­dia, aun­que sea de la sa­na..., pe­ro es que en es­ta pla­ya lo más nor­mal es ver a mu­chos dis­fru­tar dán­do­le a las pe­da­le­tas. Y ellos no iban a ser me­nos. «Siem­pre in­ten­ta­mos ir a pla­yas es­con­di­das, en las que no ha­ya mu­cha gen­te y que sean tran­qui­las pe­ro, a ve­ces, el cuer­po pi­de otra co­sa», cuen­ta Lu­cía, que acla­ra que hay que va­riar un po­co pa­ra que el verano sea más mo­vi­di­to. Si no que se lo di­gan a Inés, que siem­pre que pue­de apro­ve­cha to­das las oca­sio­nes pla­ye­ras. «Cuan­do va­mos en gru­po in­ten­ta­mos pa­sar­lo lo me­jor po­si­ble», di­ce quien tra­ta de ex­pri­mir ca­da ex­pe­rien­cia an­tes de que lle­gue el du­ro in­vierno y ten­ga que vi­vir de cá­li­dos re­cuer­dos. Pa­ra gus­tos, co­lo­res, y aquí hay don­de es­co­ger.

Por ba­res... en San­ta Cris­ti­na que no sea. «Lo que más ape­te­ce es ir a to­mar al­go pa­ra aca­bar el día con un buen sa­bor­ci­llo», ex­pli­ca El­sa. Es­ta­mos de acuer­do. Ahí la ve­mos, en­ci­ma de las pe­da­le­tas, co­mo una rei­na al sol pi­san­do fuer­te. Eso sí, la co­sa se com­pli­ca cuan­do hay que ele­gir al que le to­ca prin­gar pe­da­lean­do. Pe­ro bueno, de lo ma­lo siem­pre hay que sa­car al­go po­si­ti­vo, así que uno pue­de que­dar­se con el con­sue­lo de que lu­ci­rá unas pier­nas bien to­ni­fi­ca­das... y el pa­seí­to, tras ha­ber pi­lla­do unos ra­yos de sol —con pro­tec­ción, eso sí—, ha­brá me­re­ci­do la pe­na.

AQUÍ HAY «MA­REAS VI­VAS»

En el co­ra­zón de la Cos­ta da Mor­te exis­te un are­nal muy fre­cuen­ta­do por ve­ci­nos y tu­ris­tas. Es la pla­ya de La­xe, un pa­ra­je con du­nas abra­za­do por la al­dea ma­ri­ne­ra más fa­mo­sa de la te­le­vi­sión ga­lle­ga, el Por­to­zás de Ma­reas vi­vas. Laura Ramos, de 13 años, es ve­ci­na de es­ta lo­ca­li­dad y afir­ma que pa­ra ella es «un or­gu­llo» po­der dis­fru­tar de un are­nal con ese en­torno. «Pa­ra min es­tá moi ben por­que me que­da pre­to da ca­sa e aín­da que vi­vas na ou­tra pun­ta de La­xe po­des ir sem­pre an­dan­do», ex­pli­ca. Ase­gu­ra que va a esa pla­ya «des­de ben pe­que­na, to­dos os días do ve­rán que fai bo tem­po», sin ex­cep­ción. El ent no de es­te are­nal de más de 1,3 ki­ló tros es muy na­tu­ral, de mo­do que, a sar del tu­ris­mo «non hai nin chi­ring tos nin pe­da­le­tas». Pe­ro Laura se c for­ma con las du­chas.

DE LU­JO EN CA­BÍO

Se­gui­mos en ru­ta por el li­to­ral con m ser­vi­cios. Es­ta otra pla­ya es per­fec­ta ra pa­sear al atar­de­cer. Fran y sus a gos lo sa­ben. Él apro­ve­cha sus va­cac nes pa­ra es­ca­par­se siem­pre que pued la pla­ya de Ca­bío, en A Po­bra. A me de una ho­ra en co­che de Santiago, d de re­si­de, su gru­po lle­va años pa­san las tar­des —pre­fie­re co­mer en ca­sa, men­ta— dis­fru­tan­do de los 130 met de su are­na fi­na y su tran­qui­li­dad,

de las ca­rac­te­rís­ti­cas que más va­lo­ra de es­ta pla­ya. «Es muy res­guar­da­da y en Ga­li­cia eso es im­por­tan­te por­que mu­chas ve­ces ha­ce vien­to», co­men­ta el jo­ven. Él, ade­más, no per­do­na un he­la­do en uno de los chi­rin­gui­tos cuan­do em­pie­za a apre­tar el ape­ti­to.

Los man­ja­res ve­ra­nie­gos que ofre­cen las pla­yas de la co­mu­ni­dad cuen­tan tam­bién en­tre sus asi­duos con el ma­dri­le­ño Al­fre­do Villalba, que des­de ha­ce 25 años eli­ge la pla­ya de Co­vas, en Vi­vei­ro, pa­ra pa­sar el verano. Una de las pre­fe­ri­das por las fa­mi­lias. «Siem­pre re­pi­to, a ve­ces tam­bién en Se­ma­na San­ta y al­gu­na Na­vi­dad», afir­ma. Ca­si siem­pre va acom­pa­ña­do de su fa­mi­lia. Allí es don­de sus tres hi­jos tu­vie­ron su pri­mer con­tac­to con el mar, «de aguas muy frías y que les ha he­cho muy re­sis­ten­tes y des­pier­tos», se­ña­la. Co­mo in­ge­nie­ro in­dus­trial que se fi­ja en to­do, lo que más le lla­mó la aten­ción fue la au­sen­cia de som­bri­llas, ade­más de «un cli­ma be­nigno, aguas fres­cas, ce­ro ma­si­fi­ca­ción y mu­cha paz». Echa en fal­ta más con­cur­sos de cas­ti­llos en la are­na y al­gún re­fu­gio con­tra la llu­via, pe­ro na­da más.

PON RUM­BO AL SUR

En­tre los re­yes de are­na y agua del verano gallego no po­de­mos ol­vi­dar los 2,5 ki­ló­me­tros de pla­ya que for­man A Lan­za­da, una de las más fa­mo­sas, ce­le­bra­das y con­cu­rri­das de Ga­li­cia. Sus en­can­tos he­chi­zan a más de uno de los mu­chos tu­ris­tas que vie­nen ca­da verano has­ta la co­mu­ni­dad, y es que cuan­do uno co­no­ce su ma­gia, ya no la de­ja es­ca­par.

Es­to les pa­só a Sandra y Jo­se a los que po­déis ver en la foto (pá­gi­na si­guien­te) con los pies en la are­na ¡y en el cie­lo! Vo­lan­do al­to. «No­so­tros vi­vía­mos en Co­ru­ña pe­ro nos mu­da­mos a San­xen­xo y no po­de­mos es­tar me­jor», cuen­ta Sandra, a lo que Jo­se asien­te son­rien­do. «Co­mo en ca­sa en nin­gún si­tio, pe­ro hay lu­ga­res que te mar­can y de­jan hue­lla». El pai­sa­je que les ro­dea, el en­torno de la pla­ya de A Lan­za­da, ha­ce que sin­ta­mos más rá­pi­do que de­pri­sa que en su co­ra­zón es­te are­nal de pre­mio tie­ne un si­tio es­pe­cial... ¡ki­lo­mé­tri­co! «Aquí no te abu­rres, el he­cho de que dé a mar abier­to la ha­ce per­fec­ta pa­ra la prác­ti­ca de de­por­tes acuá­ti­cos. Hay dos

es­cue­las en las que pue­des ha­cer surf,

padd­le surf, ir en ka­yak y prac­ti­car bu­ceo», co­men­ta Sandra. Y ol­ví­da­te, las preo­cu­pa­cio­nes se que­dan a un la­do. Pa­ra apar­car no ne­ce­si­ta­mos ha­cer rom­pe­ca­be­zas. «Na­da más lle­gas tie­nes un pár­king enor­me y ca­si nun­ca pro­ble­mas pa­ra en­con­trar si­tio. El pri­mer chi­rin­gui­to que se ve na­da más sales del pár­king abre de no­che. Tie­ne muy buen ro­llo», cuen­ta Jo­se, que ade­más de­ja cla­ro que pa­ra ce­rrar la jor­na­da pla­ye­ra hay que ir­se con buen cuer­po. Y, cla­ro, pi­de sal­sa. Esa que se con­si­gue con una bue­na com­pa­ñía, una cer­ve­ci­ta y esas vis­tas al mar.

A POR LAS OLAS

Nues­tro re­co­rri­do cos­te­ro vuel­ve a mar­car rum­bo al Nor­te. No te ba­jes de es­tas le­tras, que nos va­mos a la zo­na de Fe­rrol. La pla­ya de Do­ni­ños es una de las gran­des jo­yas no so­lo en la épo­ca es­ti­val. Mu­chos ga­lle­gos de di­fe­ren­tes pun­tos de la co­mu­ni­dad re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te es­te are­nal con el mun­do sur­fer. No van muy des­en­ca­mi­na­dos, pues uno de los ex­tre­mos del are­nal, Ou­tei­ro, es­tá es­pe­cial­men­te con­cu­rri­do por quie­nes prac­ti­can es­te de­por­te acuá­ti­co y hay va­rias es­cue­las de surf don­de uno pue­de ini­ciar­se en es­ta prác­ti­ca o per­fec­cio­nar su téc­ni­ca.

Aho­ra bien, quien pre­fie­ra ti­rar de he­la­do y re­fres­co y dar­se de lleno al dol­ce far nien­te, tie­ne un chi­rin­gui­to es­tu­pen­do en el que prac­ti­car el de­por­te del me­ren­dis­mo. ¡Arri­ba! Do­ni­ños no es la pla­ya más re­co­men­da­ble pa­ra los ni­ños por el olea­je del are­nal y, de he­cho, prin­ci­pal­men­te acu­den jó­ve­nes, pe­ro ca­da vez hay más fa­mi­lias que se ani­man, con­tro­lan­do a los me­no­res, a vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia por su are­na blan­ca. Ojo, spoi­ler: quien la pi­sa di­ce que el ad­je­ti­vo que me­jor la de­fi­ne es «pa­ra­di­sía­ca». Pa­ra más in­ri, su apar­ca­mien­to evi­ta que­bra­de­ros de cabeza y un es­trés más que im­pro­pio pa­ra un día de pla­ya.

NO HAY VERANO SIN SA­MIL

No po­de­mos ce­rrar es­ta lar­ga jor­na­da al sol que nos he­mos pe­ga­do en YES sin acer­car­nos a Sa­mil, un clá­si­co po­pu­lar, la pla­ya fa­mi­liar más fa­mo­sa de Vi­go. Con más de un ki­ló­me­tro de lon­gi­tud, es­te are­nal es el fa­vo­ri­to de mu­chos vi­gue­ses, es­tá lleno de vi­da y a un pa­so del cen­tro de la ciu­dad. Pa­ra María Ro­drí­guez, de 24 años, siem­pre ha si­do una re­fe­ren­cia, aun­que las com­pli­ca­cio­nes de la vi­da adul­ta no le per­mi­ten ir tan­to co­mo ella qui­sie­ra. «Vou a Sa­mil den­de que te­ño me­mo­ria. De pe­que­na ía moi­to, ca­se to­dos os días». Re­cuer­da que cuan­do era más jo­ven «adoi­ta­ba ir con to­da a fa­mi­lia, es­pe­cial­men­te cos meus cur­máns», aun­que ya ha­ce años que va con sus ami­gas. Aun así, sub­ra­ya que es una pla­ya idó­nea «pa­ra ir con ne­nos». Es cons­cien­te de la ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da de es­ta pla­ya, ya que con­si­de­ra que el en­torno «é in­me­llo­ra­ble, en­mar­ca­do sem­pre po­las Cíes». «O que máis me gus­ta é a súa ac­ce­si­bi­li­da­de e a po­si­bi­li­da­de de ir a ou­tra das praias que es­tán pre­to se non dou ato­pa­do apar­ca­men­to», se­ña­la. Cuan­do se le pre­gun­ta por su ser­vi­cio pla­ye­ro fa­vo­ri­to pien­sa di­rec­ta­men­te en las te­rra­zas que ro­dean Sa­mil, y es­pe­cial­men­te en una. «¡É un gus­to re­ma­tar a xor­na­da de praia e ir to­mar un bo­ca­ta ao Ca­ma­león!».

Lo de los bo­ca­tas es otra lar­ga historia. De mo­men­to, más are­na. Tú de­ci­des en qué pla­ya no... ¡pla­yón!

FOTO: ANA GAR­CÍA

FOTO: MAR­COS CREO

FOTO: XAI­ME RAMALLAL

FOTO: MAR­TI­NA MISER

FOTO: XOÁN CARLOS GIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.