“Nós es­per­ta­mos ás seis da ma­ñá cos be­rros dos ne­nos” T

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DEGENTE -

ou­ri­ñán no de­ja de la­do el sen­ti­do del hu­mor ni en un día co­mo es­te. A pe­sar de que ya ha con­fe­sa­do en más de una oca­sión que en su día a día es bas­tan­te «to­xo» y di­ce que «non son moi fan do Na­dal», al fi­nal cae ren­di­do a la pa­sión que le po­nen sus dos pe­ques, An­tía, de sie­te años, y An­drés, de cua­tro. «O máis chu­lo de to­do is­to é por eles», ase­gu­ra. El día de Re­yes de los Tou­ri­ñán es co­mo el de cual­quie­ra de no­so­tros, un tra­jín de puer­ta en puer­ta pa­ra abrir y en­tre­gar to­do aque­llo que Sus Ma­jes­ta­des de­ja­ron ba­jo el ár­bol. «É un día de ru­ta. En­tre avós e tíos é o que nos ten ocu­pa­dos to­do o día pa­ra re­co­ller os re­ga­los. Fa­ce­mos ca­tro ou cin­co vi­si­tas a dis­tin­tas ca­sas», ase­gu­ra. ¿Pe­ro cuántos so­bri­nos tie­nes? «So­bri­ños te­ño un, pe­ro cos fi­llos da mi­ña cur­má dan­se os re­ga­los os uns pa­ra os ou­tros», cuen­ta el hu­mo­ris­ta, que tam­bién apro­ve­cha pa­ra asis­tir a una su­per­co­mi­da fa­mi­liar y, de pa­so, re­po­ner fuer­zas: «Co­me­mos to­dos xun­tos. Na ca­sa xun­tá­mo­nos vin­te e pi­co per­soas, con­tan­do cos ir­máns da mi­ña nai e de­mais».

¿Vis­teis al­gu­na vez a los Re­yes den­tro de vues­tra ca­sa?, le pre­gun­ta­mos. Y él di­ce que no, que son mu­cho más tra­di­cio­na­les y siem­pre pro­cu­ran no coin­ci­dir. «Nós sem­pre imos vi­si­ta­los o día an­tes na ca­bal­ga­ta. So­mos de zo­na ru­ral, e cús­ta­lles che­gar á no­sa ca­sa. Pen­sa que non hai In­ter­net nin na­da», apun­ta. Si hay al­go que mar­ca el prin­ci­pio del día en ca­sa de los Tou­ri­ñán —y en la de la ma­yo­ría de las que tie­nen pe­ques— son los gri­tos. «Igual son as seis ou as se­te da ma­ná e xa es­coi­ta­mos os be­rros dos ne­nos: ‘¡Xa vi­ñe­ron!’», di­ce di­ver­ti­do su pa­dre, que tam­bién res­pon­de ca­da ma­ña­na del 6 de enero al gri­to del más pe­que­ño: «Sem­pre em­pe­za a be­rrar: ‘Pa­páááááá! Por­que ten me­do de que aín­da es­tean os Reis e os des­cu­bran». Des­pués del tra­jín de abrir to­dos los re­ga­los, y una vez cal­ma­dos los áni­mos, to­ca por fin desa­yu­nar. «Apro­vei­ta­mos pa­ra al­mor­zar, pe­ro des­pois al­gúns adul­tos vol­ve­mos pa­ra a ca­ma po­lo can­sa­zo de er­guer­se tan ce­do», con­fie­sa. ¿Y los ni­ños? «Es­tos xa que­dan xo­gan­do to­da a ma­ñá», res­pon­de. En su ca­sa no le dan tan­ta im­por­tan­cia a lo de desa­yu­nar cho­co­la­te con chu­rros o ros­cón. De he­cho su tradición con el dul­ce de Re­yes es co­mer­lo de pos­tre, des­pués de la mul­ti­tu­di­na­ria co­mi­da fa­mi­liar que tie­nen to­dos al me­dio­día. Eso sí, aquí no es­tán to­dos desean­do que les to­que la sor­pre­sa co­mo en tan­tas otras ca­sas. Tie­ne su ex­pli­ca­ción: «Ao que lle to­ca a sor­pre­sa pa­ga o ros­cón do ano se­guin­te», zan­ja Tou­ri­ñán. Un buen sis­te­ma pa­ra que na­die se es­ca­quee... y una ex­cu­sa pa­ra vol­ver a re­unir­se, que es lo que real­men­te im­por­ta más allá de los re­ga­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.