AÑO NUE­VO, VI­DA NUE­VA

ELLOS CO­MIEN­ZAN EL 2018 CON GRAN­DES RE­TOS POR DE­LAN­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

Toni Grille tie­ne 38 años y a es­ta edad ha des­cu­bier­to que es otro. Se ha trans­for­ma­do tan­to que em­pie­za enero ba­jo otra piel y ha co­men­za­do también a ver el mun­do des­de otra pers­pec­ti­va. «Aho­ra soy ca­paz de ver a la gen­te gor­da», me di­ce na­da más sen­tar­se en una ca­fe­te­ría pa­ra con­tar su his­to­ria. La su­ya es de las que im­pre­sio­nan y de las que abren los ojos con ad­mi­ra­ción. «Ha­ce un año y me­dio pe­sa­ba 160 ki­los, no po­día aga­char­me a atar­me los za­pa­tos, no dor­mía bien, me so­fo­ca­ba por to­do y cual­quier mo­vi­mien­to mí­ni­mo, des­de du­char­me has­ta ir al ba­ño, me cos­ta­ba un mun­do». Así em­pie­za su re­la­to, de­lan­te de una con­su­mi­ción de agua mi­ne­ral, a pe­sar de que lo tien­to a una ta­pa de ca­llos y una de tortilla. «Co­mer es­ta co­mi­da no se­ría pro­ble­ma, a es­tas al­tu­ras sé cuál fue mi error du­ran­te años y lo que me lle­vó a en­gor­dar tan­to», ex­pli­ca. A su la­do, Ana Gol­pe, su nu­tri­cio­nis­ta du­ran­te to­do el pro­ce­so, po­ne el de­do en la lla­ga. «Yo co­no­cía a Toni de otra oca­sión en la que vino a ha­cer die­ta ha­ce ca­si diez años, en­ton­ces ba­jó 50 ki­los, pe­ro yo aún no te­nía la ex­pe­rien­cia de aho­ra y en ese mo­men­to hi­ci­mos al­go mal: no tra­ba­ja­mos bien el man­te­ni­mien­to y, la ver­dad, cuan­do lo vol­ví a ver en la con­sul­ta con 160 ki­los me sen­tí fra­ca­sa­da. De mo­do que los dos he­mos apren­di­do mu­cho jun­tos», apun­ta.

Cuan­do Toni se de­ci­dió a co­men­zar de nue­vo tu­vie­ron que usar una bás­cu­la in­dus­trial pa­ra pe­sar­lo, esos 160 ki­los que mar­ca­ba la agu­ja los lle­vó a los dos a to­mar la de­ter­mi­na­ción de que lo im­por­tan­te en es­ta se­gun­da vuel­ta era el man­te­ni­mien­to y cam­biar de­fi­ni­ti­va­men­te la for­ma de co­mer de Toni. Por eso —aña­de Ana— «era muy im­por­tan­te que no tu­vie­ra an­sie­dad, que no fue­ra una die­ta muy es­tric­ta y que si­guie­ra man­te­nien­do su vi­da so­cial, que sa­lie­ra, por­que ade­más a Toni ca­si ha­bía que tra­tar­lo co­mo a un adic­to». «Yo al día po­día to­mar­me cua­tro li­tros de un refresco azu­ca­ra­do muy co­no­ci­do; an­tes de dor­mir me iba pa­ra la ca­ma con una bo­te­lla de dos li­tros y me la to­ma­ba sin pro­ble­ma; me ali­men­ta­ba a ba­se de fri­tos, ham­bur­gue­sas, alitas de po­llo, bo­lle­ría in­dus­trial, así que mi so­bre­pe­so es­ta­ba re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con un ex­ce­so de co­mi­da y be­bi­da ba­su­ra», in­di­ca. De he­cho, des­pués de ha­ber adel­ga­za­do 50 ki­los ha­ce diez años, el «error» de Toni fue el ex­ce­so de con­fian­za y la re­caí­da en ese ti­po de pro­duc­tos. «Re­cuer­do que en­tré en el sú­per, des­pués de aque­lla die­ta, y co­mo me sen­tía bien, com­pré una ca­ja de unos bo­llos. Des­pués del pri­me­ro, me to­mé el se­gun­do, y a los dos mi­nu­tos ha­bía aca­ba­do con la ca­ja. Ahí em­pe­zó mi re­caí­da, co­mo un adic­to al ta­ba­co que se fu­ma uno y de­trás vie­ne la ca­je­ti­lla com­ple­ta», ex­pli­ca.

Aun­que le da­ba mu­chí­si­ma ver­güen­za re­gre­sar a la con­sul­ta de Ana, por­que sa­bía que él ha­bía fa­lla­do, a su vez no con­tem­pla­ba po­ner­se en ma­nos de otra pro­fe­sio­nal.

«Cuan­do en-

FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.