EN­TRE­VIS­TA A ROI, DE OT

“ES RECONFORTANTE QUE TE DI­GAN QUE AYU­DAS A UNA GE­NE­RA­CIÓN”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Por ca­sua­li­dad y an­te la in­sis­ten­cia de su com­pa­ñe­ro de pi­so, Roi Mén­dez (Santiago, 1993) se pre­sen­tó al

cas­ting de Ope­ra­ción Triun­fo. Ac­tuó con su or­ques­ta Olym­pus an­tes y des­pués del cas­ting, pe­ro in­clu­so con la re­sa­ca ins­tru­men­tal con­si­guió en­trar. Este joven ex­tro­ver­ti­do y bro­mis­ta, que fue un pi­lar pa­ra Ro­ber­to Leal, se ga­nó a to­da Es­pa­ña cuan­do dijo la pa­la­bra sa­po­con­cho.

—¿Te ha cam­bia­do mu­cho la vi­da de un mes a es­ta parte? —No tan­to. A ni­vel mu­si­cal pues la gente te co­no­ce y hay opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, sí, pe­ro mi vi­da per­so­nal si­gue igual.

—¿Qué es lo me­jor que te lle­vas de la Aca­de­mia de «Ope­ra­ción Triun­fo»? —Una relación de amis­tad con todo el equi­po, me lle­vé un apren­di­za­je gra­cias a los pro­fe­so­res, un mon­tón de va­lo­res y más con­fian­za en mí mis­mo.

—Ce­pe­da es más que un com­pa­ñe­ro.

—Sí, un ami­go, un her­mano.

—Ro­ber­to Leal te dio las gra­cias por ha­ber es­ta­do ahí y ayu­dar­le a ve­ces a le­van­tar el pro­gra­ma. —Es un ha­la­go vi­nien­do de Ro­ber­to, por­que pa­ra mí es una per­so­na in­creí­ble, y ade­más el que nos ayu­da­ba un mon­tón an­tes de sa­lir a can­tar era él. Nos tran­qui­li­za­ba, in­clu­so en el backs­ta­ge, an­tes de em­pe­zar el pro­gra­ma. Así que, que di­ga eso de mí cuan­do yo pien­so exac­ta­men­te lo mis­mo o más, es un honor.

—¿Cuál es la can­ción que más te gus­ta­ba pa­ra Eu­ro­vi­sión?

—«Tu can­ción».

—¿No te mo­jas? —No, es que era la que pen­sa­ba que iba a ga­nar.

—Pe­ro «Lo ma­lo» lo es­tá pe­tan­do. —Pe­ro Lo ma­lo lo veo más pa­ra eso, pa­ra pe­tar­lo, pa­ra so­nar en las ra­dios y en las dis­co­te­cas.

—Eres un chi­co muy bro­mis­ta, muy ale­gre, muy ex­tro­ver­ti­do, ¿con­ti­go el abu­rri­mien­to no exis­te? —Hay ve­ces que sí, hay ve­ces que ten­go un día un po­co más se­rio y la gente ya me pre­gun­ta: «¿Qué te pa­sa?». Y yo les di­go: «¿Que ten­go que es­tar todo el día de bro­ma?».

—Nun­ca pen­sas­te que cuan­do di­jis­te la pa­la­bra «sa­po­con­cho» se te iba a que­dar de apo­do, ¿no? —No, pe­ro en la pri­me­ra fir­ma de dis­cos, cuan­do la gente em­pe­zó a gri­tar, ahí ya me di cuen­ta del asun­to, y aho­ra todo el mun­do ya me lla­ma así.

—De ha­ber­lo sa­bi­do, ¿hu­bie­ras di­cho otra?

—No, no, sa­po­con­cho, sa­po­con­cho.

—Por tu per­fil eras co­mo el Bis­bal, ¿no? Un chi­co joven que ve­nía del mun­do de las or­ques­tas... —Sí, pe­ro bueno, yo en la or­ques­ta era mú­si­co, no era can­tan­te, aun­que también can­ta­ba al­gu­na can­ción. Ve­ni­mos un po­co de lo mis­mo, sí.

—¿Qué te dicen aho­ra tus com­pa­ñe­ros de la or­ques­ta, o tu pa­re­ja, al ver adón­de has lle­ga­do? —Se sien­ten or­gu­llo­sos, me desean lo me­jor, pe­ro me to­ca a mí de­mos­trar, por­que todo em­pie­za aho­ra.

—¿Dón­de fi­jas el ob­je­ti­vo? —Me gus­ta­ría vi­vir de mi música. No ser mi pro­pio je­fe, pe­ro ven­der al­go mío, me gus­ta la música. También me gus­ta la te­le­vi­sión o el cine.

—¿Te con­for­ma­rías con cual­quie­ra de es­tas sa­li­das? —No, no, la música es mi prio­ri­dad. Todo es com­pa­gi­na­ble, pue­do abrir el aba­ni­co pa­ra te­ner más op­cio­nes, pe­ro la música por de­lan­te.

—¿Qué es lo que más te ha sor­pren­di­do al sa­lir de la Aca­de­mia? —El ca­ri­ño de la gente, de ni­ños que ven el pro­gra­ma, se re­pi­te mu­cho eso de que nos tie­nen de ejem­plo. Les das las gra­cias, pe­ro es que es su­per­re­con­for­tan­te que te di­gan que ayu­das a una ge­ne­ra­ción sin sa­ber­lo.

—¿Fue tu primer in­ten­to en «OT»? —Mi pri­me­ra vez y de ca­sua­li­dad, ade­más.

—¿Có­mo fue? —Mi com­pa­ñe­ro de pi­so se iba a pre­sen­tar al cas­ting, y yo también iba a ir, pe­ro te­nía que to­car el día an­te­rior, no me da­ba tiempo a dor­mir y di­je: «¡No voy, no voy!» Me dijo: «Ve­te an­da, ¿có­mo no vas a ir?».

—¿Fuis­te al «cas­ting» co­mo de re­sa­ca? —Sí, de re­sa­ca de to­car. Al día si­guien­te tu­ve el cas­ting por la ma­ña­na y por la tar­de, y aun así fui a to­car también. Du­rí­si­mo.

—Te vi­mos bai­lar mu­cho, ¿te va la marcha? —Yo bai­lo fa­tal, pe­ro me gus­ta hacer el ton­to mo­vién­do­me. No sue­lo bai­lar nun­ca, pe­ro si es­toy muy ani­ma­do lo ha­go, aun­que de bro­ma.

—¿Ha ha­bi­do más Amaia y Al­fred den­tro de la Aca­de­mia de los que nos en­te­ra­re­mos en el Re­en­cuen­tro den­tro de 10 años? —No sé qué es­ta­rá pa­san­do aho­ra, den­tro lo que se veía era lo que ha­bía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.