Y A LOS 18, ¿QUÉ?

ELLOS NOS CUEN­TAN SU PLAN AL CUM­PLIR LA MA­YO­RÍA DE EDAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

Los 18 son un sal­to, un gran sal­to, an­te la ley. La ma­yo­ría de edad da sus pri­me­ros pa­sos «y pue­des ha­cer lo­cu­ras y has­ta ir a la cár­cel», di­ce con hu­mor Ele­na, que se re­sis­te a en­se­ñar­me su car­né («¡Es que sal­go fa­tal!»), con los 18 cum­pli­dos es­tu­dia Pu­bli­ci­dad y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas, y sue­ña ya con un más­ter «en Ma­drid o Bar­ce­lo­na». «Cuan­do cum­ples 18 años, lo ile­gal em­pie­za a ser le­gal», se su­ma Inés, que es­tre­nó su ma­yo­ría con una fies­ta pa­ra 22 per­so­nas en el sa­lón de su ca­sa y se des­pi­dió de Co­ru­ña po­nien­do rum­bo a Lon­dres. Aho­ra vi­ve en la City, don­de es­tu­dia In­ge­nie­ría de Ma­te­ria­les. «Cum­plir 18 a mí no me dio in­de­pen­den­cia, por­que yo ya te­nía in­de­pen­den­cia y libertad con mis pa­dres, pe­ro al ir­me a vi­vir a Lon­dres sí sen­tí la res­pon­sa­bi­li­dad. Es muy di­fe­ren­te. Si es­tás aquí tie­nes a tus pa­dres, los sien­tes siem­pre ahí... pe­ro te vas a vi­vir so­la y es más di­fí­cil. Yo apren­dí a co­ci­nar, y a ha­cer­lo to­do, cuan­do me fui a Lon­dres», com­par­te Inés.

A los 18 pue­des ocu­par, por lo le­gal, el asien­to del con­duc­tor. «Yo fui el pri­me­ro del gru­po en sa­car­me el car­né, era al­go que me preo­cu­pa­ba bas­tan­te», di­ce Héc­tor. Y em­pe­zó De­re­cho en A Co­ru­ña si­guien­do los pa­sos de un her­mano ma­yor. «Tam­po­co hay mu­chos ca­mi­nos que es­co­ger si te que­das..., y yo me que­dé pa­ra se­guir en el Dé­por», di­ce es­te chi­co «pe­ga­do a un ba­lón» que jue­ga en Ju­ve­nil A del De­por­ti­vo des­pués de que le fi­cha­sen en el Ural.

VOZ Y VO­TO

A los 18 pue­des to­mar­te una co­pa con to­das las de la ley, en­trar en las dis­co­te­cas con la fren­te al­ta y el car­né en los dien­tes. «Cuan­do abrie­ron el Pe­lí­cano, yo te­nía 16 años y me da­ba ra­bia no po­der en­trar... Al fi­nal hi­ce ami­gos en la co­la y una chi­ca me de­jó su car­né», cuen­ta Ele­na, pa­ra la que la gra­dua­ción (sin al­cohol ;-) fue un mo­men­to cru­cial. «Ahí em­pe­zó otra eta­pa. Cuan­do me vi gra­dua­da, me emo­cio­né. Se­gun­do de ba­chi­lle­ra­to es un cur­so in­ten­so, don­de ya se ve a las per­so­nas có­mo son», ase­gu­ra es­ta apa­sio­na­da de los mu­si­ca­les, el tea­tro y Ope­ra­ción Triun­fo («Me en­can­ta Ana Gue­rra») con pre­di­lec­ción por el anun­cio del Seat Ibi­za y su pe­ga­di­za Máis que na­da. «Es un co­che que me gus­ta­ría te­ner. Ro­jo. Siem­pre qui­se un co­che ro­jo», des­li­za. Ele­na se sa­ca­rá el car­né es­te ve­rano, di­ce me­tien­do quin­ta en la con­ver­sa­ción.

¿Có­mo veis el mun­do a los 18?, pre­gun­to. ¿El mer­ca­do la­bo­ral? «Pues bas­tan­te mal», di­ce Inés. ¿Hay igual­dad de opor­tu­ni­da­des? No, coin­ci­den los tres. «Pe­ro se trabaja por me­jo­rar. Y yo con­fío en que en el fu­tu­ro sí ha­ya igual­dad», alien­ta Ele­na. «Con el te­ma del tra­ba­jo, so­bre to­do si eres mu­jer, la co­sa se com­pli­ca. A mí me gus­ta­ría te­ner un buen tra­ba­jo; no te di­go ser una mu­jer exi­to­sa, pe­ro sí po­der es­tar al cien por cien en mi tra­ba­jo. Y no pa­re­ce que sea fácil con va­rios hi­jos», plan­tea Inés.

A los 18 es tam­bién edad de vo­tar. ¿Cuál es hoy el gran pro­ble­ma so­cial? «La po­lí­ti­ca», ase­gu­ra Héc­tor. Y Ele­na e Inés asien­ten, y ma­ti­zan que en po­lí­ti­ca cada cual mira su om­bli­go, y que «vo­lun­tad de diá­lo­go y acuer­do hay po­ca».

Son jó­ve­nes aun­que so­bra­da­men­te vo­lun­ta­rios (Ele­na e Inés hi­cie­ron vo­lun­ta­ria­do con per­so­nas ma­yo­res, y Héc­tor lo tie­ne en sus pla­nes), si­guen Black Mi­rror («un re­fle­jo de has­ta dón­de pue­den lle­var­nos las tec­no­lo­gías sin con­trol éti­co») y me re­co­mien­dan ver en Net­flix el ex­pe­ri­men­to so­cial The

Push. Se sien­ten co­nec­ta­dos con el mun­do y son fe­li­ces, pe­ro no to­do el tiem­po. Por­que la vi­da real re­vien­ta el cris­tal de Ins­ta­gram. Y es al­go que a los 18 ellos ya sa­ben. Que en la fe­li­ci­dad hay do­lor aun­que no quie­ras. Que ser ma­yor con­sis­te tam­bién en saber per­der.

FO­TO: ÁNGEL MAN­SO

INÉS IN­GE­NIE­RÍA DE MA­TE­RIA­LES Yo ya me sen­tía li­bre e in­de­pen­dien­te, pe­ro con 18 me fui a vi­vir a Lon­dres y sien­tes otra res­pon­sa­bi­li­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.