El Reino Uni­do lle­va la ne­go­cia­ción del «bre­xit» a un pun­to muer­to

Bruselas re­cha­za pa­sar a la se­gun­da fa­se y ad­mi­te que la si­tua­ción es preo­cu­pan­te

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Internacional - CRIS­TI­NA POR­TEI­RO BRUSELAS / CO­RRES­PON­SAL

Ter­mi­nó co­mo em­pe­zó la quin­ta ron­da de ne­go­cia­cio­nes del bre­xit en Bruselas: sin avan­ces. «Es­ta­mos en un pun­to muer­to», ad­vir­tió ayer con re­sig­na­ción el ne­go­cia­dor eu­ro­peo, Mi­chel Bar­nier. El fran­cés no qui­so in­sis­tir en la can­ti­ne­la de que el «tiem­po si­gue co­rrien­do». Su ho­mó­lo­go bri­tá­ni­co, Da­vid Da­vis, se sa­be bien la le­tra. Han pa­sa­do 7 me­ses des­de que ac­ti­va­ron la pa­lan­ca de sa­li­da de la UE y el equi­po de la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, si­gue mo­vién­do­se en círcu­los. Les que­da un año pa­ra de­jar to­do bien ata­do y ga­ran­ti­zar que el sal­to fue­ra de la UE se­rá con pa­ra­caí­das. «Es ex­tre­ma­da­men­te preo­cu­pan­te», ad­vir­tió el ga­lo en rue­da de pren­sa con­jun­ta, con sem­blan­te se­rio. Cul­pó a Lon­dres de no que­rer ha­cer­se car­go de sus deu­das con la UE. «No pe­di­mos que el Reino Uni­do ha­ga con­ce­sio­nes. No se tra­ta de eso. Se tra­ta de sal­dar una cuen­ta, con­se­cuen­cia de la gra­ve de­ci­sión del país de aban­do­nar la Unión».

Los 27 tie­nen cla­ro que el Reino Uni­do de­be­rá abo­nar las fac­tu­ras pen­dien­tes an­tes de fir­mar el di­vor­cio. May re­co­no­ce que ten­drán que pa­gar una can­ti­dad por los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos du­ran­te los años que han per­ma­ne­ci­do co­mo so­cios, pe­ro se nie­gan a dar ci­fras has­ta que la UE se sien­te a ha­blar de los tér­mi­nos de la fu­tu­ra re­la­ción co­mer­cial con el blo­que eu­ro­peo. «He­mos si­do cla­ros. Eso (la fac­tu­ra) so­lo po­drá lle­gar des­pués», in­sis­tió con ter­que­dad Da­vis, quien se to­mó la li­cen­cia de desafiar una vez más a sus so­cios to­man­do co­mo rehe­nes a los ciu­da­da­nos: «Pa­ra dar cer­ti­dum­bre so­bre sus de­re­chos te­ne­mos que ha­blar del fu­tu­ro».

Bruselas se nie­ga. Ayer vol­vió a ce­rrar las puer­tas a una se­gun­da fa­se de ne­go­cia­ción por la fal­ta de avan­ces y la obs­ti­na­ción de Da­vis. Es im­po­si­ble lle­gar a nin­gún acuer­do en torno a las tres prio­ri­da­des de la UE: los de­re­chos de sus ciu­da­da­nos des­pla­za­dos, la so­lu­ción pa­ra la fron­te­ra en­tre las dos Ir­lan­das y la fac­tu­ra del di­vor­cio. El Go­bierno de May in­sis­te en ce­ñir cual­quier acuer­do de sa­li­da a la ju­ris­dic­ción de sus tri­bu­na­les, nun­ca a la del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea (TJUE). Tam­po­co ha acla­ra­do qué me­ca­nis­mo pon­drá en mar­cha pa­ra fa­ci­li­tar el re­gis­tro de re­si­den­tes y se nie­ga a con­ce­der ga­ran­tías de re­ubi­ca­ción fa­mi­liar o del traslado de los be­ne­fi­cios so­cia­les de tra­ba­ja­do­res eu­ro­peos fue­ra del Reino Uni­do una vez que se ma­te­ria­li­ce el bre­xit.

La tran­qui­li­dad del mi­nis­tro Da­vis en Bruselas des­pier­ta el re­ce­lo de mu­chos. ¿Creen real­men­te los bri­tá­ni­cos que la ba­ta­lla del bre­xit se libra en la ca­pi­tal co­mu­ni­ta­ria o so­lo acu­den a la se­de de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra re­pre­sen­tar un pa­pel? El Go­bierno de May lle­va más de un año in­ten­tan­do sem­brar la dis­cor­dia en­tre los 27 ape­lan­do a sus in­tere­ses en­fren­ta­dos y sus di­fe­ren­cias, sin éxi­to. Has­ta el mo­men­to la UE ha ce­rra­do fi­las pa­ra no de­jar que las fi­su­ras aca­ben pa­san­do fac­tu­ra al blo­que. Lon­dres no se rin­de. Da­vis lo vol­vió a in­ten­tar ayer, puen­tean­do a Bar­nier y lan­zan­do una lla­ma­da di­rec­ta a los lí­de­res eu­ro­peos, quie­nes se re­uni­rán la pró­xi­ma se­ma­na en el Con­se­jo Eu­ro­peo.

«Es­pe­ro que en la cum­bre re­co­noz­can los pro­gre­sos que he­mos he­cho y do­ten a Mi­chel de los me­dios pa­ra ex­plo­rar for­mas de se­guir ade­lan­te», ex­cla­mó el bri­tá­ni­co, quien a la vuel­ta de­be­rá en­fren­tar­se a la fu­ria de al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes ciu­da­da­nas y em­pre­sa­ria­les que em­pie­zan a al­zar la voz contra la fal­ta de es­tra­te­gia y pre­vi­sión del Go­bierno de May, al que acu­san de es­tar ju­gan­do a un «pó­ker hu­mano», se­gún la di­rec­to­ra de la Con­fe­de­ra­ción de In­dus­trias bri­tá­ni­cas, Ca­rolyn Fair­bairn. Aje­na a to­do ello, co­mo si es­tu­vie­ra en una bur­bu­ja, la pri­me­ra mi­nis­tra ase­gu­ró ayer que las ne­go­cia­cio­nes con Bruselas han lo­gra­do «bue­nos avan­ces».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.