«El mie­do siem­pre es­tá ron­dan­do»

Usan sus va­ca­cio­nes pa­ra ope­rar en pro­yec­tos so­li­da­rios, aun­que no sea fá­cil com­pa­gi­nar­lo con el tra­ba­jo

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Sociedad - SANTIAGO / LA VOZ

Siem­pre lo tu­vie­ron den­tro, el gu­sa­ni­llo de la coope­ración les ron­da­ba y cuan­do tu­vie­ron la más mí­ni­ma opor­tu­ni­dad se lan­za­ron. Apro­ve­chan sus va­ca­cio­nes pa­ra ir­se a Ni­ca­ra­gua, Ga­za, los cam­pa­men­tos saha­rauis, con más o me­nos mie­do y los re­cur­sos jus­tos. Son mé­di­cos del Ser­gas que de­di­can va­rias se­ma­nas al año a par­ti­ci­par en pro­yec­tos de so­li­da­ri­dad. Y a ve­ces ellos mis­mos no en­cuen­tran aquí esa so­li­da­ri­dad. Por­que aun­que la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de re­cuer­da que pre­ci­sa­men­te des­de es­te año un nue­vo de­cre­to re­co­ge la po­si­bi­li­dad de te­ner un per­mi­so de has­ta seis me­ses pa­ra coope­ración —a ve­ces in­clu­so re­tri­bui­do—, el he­cho de que es­té su­pe­di­ta­do a las ne­ce­si­da­des del ser­vi­cio li­mi­ta su po­si­ble co­la­bo­ra­ción.

Fe­li­pe No­ya es ya un ve­te­rano en es­tas li­des. Trau­ma­tó­lo­go del CHUS, for­ma par­te de la jun­ta di­rec­ti­va de Mé­di­cos del Mun­do. Lle­va seis años yén­do­se. Ca­si siem­pre a Ga­za, aun­que tam­bién acu­dió a Ne­pal tras el de­vas­ta­dor te­rre­mo­to del 2015. Di­ce que el mie­do es po­si­ti­vo: «El mie­do siem­pre es­tá ron­dan­do, es bueno te­ner­lo, pe­ro, una vez allí, es­tás a lo que es­tás». E in­sis­te en que cuan­do uno par­ti­ci­pa en es­te ti­po de pro­yec­tos son fun­da­men­ta­les la for­ma­ción y la se­gu­ri­dad. ¿Es uno me­jor mé­di­co por ha­cer es­to? Se ríe: «No lo creo; en mi ca­so, por ejem­plo, sí ha me­jo­ra­do mi re­la­ción con los pa­cien­tes ni­ños», cuen­ta. En Ga­za rea­li­zan ci­ru­gía or­to­pé­di­ca in­fan­til, fun­da­men­tal­men­te a me­no­res de has­ta 4 años y a ado­les­cen­tes. El pro­ble­ma que tie­nen allí es que es­tán prác­ti­ca­men­te blo­quea­dos, por lo que ni en­tran re­cur­sos ni pue­den sa­lir los pro­fe­sio­na­les. En Ne­pal, tras el te­rre­mo­to, «ca­si to­do eran ope­ra­cio­nes de­bi­do a aplas­ta­mien­tos, es otro ti­po de in­ter­ven­ción». Di­ce que en Galicia fal­ta una apli­ca­ción de la ley es­ta­tal del vo­lun­ta­ria­do que per­mi­ta a es­tas per­so­nas te­ner unas nor­mas fi­jas, por lo que aquí de­pen­de más de la bue­na vo­lun­tad y de las ne­ce­si­da­des de ca­da ser­vi­cio.

Ro­sa Arro­yo es of­tal­mó­lo­ga y for­ma par­te de la jun­ta di­rec­ti­va del Co­le­gio Ofi­cial de Mé­di­cos de A Co­ru­ña. Coin­ci­de con No­ya en que la si­tua­ción va­ría por ge­ren­cias. Los vo­lun­ta­rios, co­mo se van en sus va­ca­cio­nes, no sue­len te­ner pro­ble­mas pa­ra es­tos pro­yec­tos, más aún te­nien­do en cuen­ta que no sue­len ir en ve­rano, sino en me­ses en los que na­die más quie­re co­ger su des­can­so, «pe­ro sí nos han comentado que en al­gu­na ge­ren­cia a ve­ces es com­pli­ca­do, por ejem­plo un mé­di­co de fa­mi­lia de un cen­tro pe­que­ño al que le era muy di­fí­cil ir­se. En otras, in­clu­so te per­mi­ten jun­tar sa­li­das de guar­dia pa­ra te­ner días».

Ella es­pe­ró a que su hi­jo fue­se al­go ma­yor y pu­die­se que­dar­se con fa­mi­lia­res pa­ra lan­zar­se al vo­lun­ta­ria­do. Su pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue Ni­ca­ra­gua, y ha es­ta­do en la In­dia, Bur­ki­na Fa­so, los cam­pa­men­tos saha­rauis y en unos días se va al Chad. «En es­te país hay en­tre ce­ro y seis of­tal­mó­lo­gos por mi­llón de ha­bi­tan­tes, y lo­ca­li­za­dos en las áreas ur­ba­nas», cuen­ta. Aun­que la reali­dad es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te por paí­ses, sue­len ope­rar ca­ta­ra­tas, de­fec­tos re­frac­ti­vos, ci­ru­gía de los pár­pa­dos... Pe­se a que no son una es­pe­cia­li­dad vi­tal, «en al­gu­nos paí­ses no ver su­po­ne que no seas na­da en la so­cie­dad». En Cal­cu­ta fa­lló el ge­ne­ra­dor cuan­do fi­na­li­za­ban una in­ter­ven­ción. «Ope­ra­mos con la luz de mó­vil», cuen­ta. Con­fie­sa que es­te tra­ba­jo en­gan­cha: «La ex­pe­rien­cia me­re­ce la pe­na».

Te­re­sa Mar­tí­nez aca­ba de re­gre­sar de Ni­ca­ra­gua. Es la ter­ce­ra vez que va con una oe­ne­gé de ám­bi­to ga­lle­go. Ha­cen ci­ru­gía or­to­pé­di­ca in­fan­til. «Hay co­sas que no po­de­mos ha­cer por­que se ne­ce­si­ta­rían más re­cur­sos. Ope­ra­mos pies zam­bos, mal­for­ma­cio­nes. A ve­ces tie­nes que im­pro­vi­sar so­bre la mar­cha, pe­ro era al­go que siem­pre tu­ve ga­nas de ha­cer», ex­pli­ca.

So­bre las di­fi­cul­ta­des que se en­cuen­tran los mé­di­cos pa­ra po­der ele­gir las va­ca­cio­nes o pe­dir per­mi­sos pa­ra es­tas mi­sio­nes, el Ser­gas ase­gu­ra que aca­ba de en­trar en vi­gor un de­cre­to que per­mi­te al per­so­nal es­ta­tu­ta­rio pe­dir una li­cen­cia pa­ra pro­yec­tos de ac­ción hu­ma­ni­ta­ria, y que in­clu­so son re­tri­bui­das si son pro­mo­vi­das o co­fi­nan­cia­das por la Xun­ta. Eso sí, es­te per­mi­so es­tá su­pe­di­ta­do a que las ne­ce­si­da­des del ser­vi­cio es­tén cu­bier­tas. Sa­ni­da­de ase­gu­ra tam­bién que es­te tiem­po se compu­ta co­mo de ser­vi­cio ac­ti­vo a to­dos los efec­tos.

«A ve­ces con el des­pla­za­mien­to se des­equi­li­bran los apa­ra­tos y re­cu­rri­mos a me­dios más pri­mi­ti­vos» Ro­sa Arro­yo Of­tal­mó­lo­ga vo­lun­ta­ria

Arri­ba, a la iz­quier­da, Ro­sa Arro­yo, en Bur­ki­na Fa­so, con sus pa­cien­tes ope­ra­dos. A con­ti­nua­ción, Fe­li­pe No­ya en una se­sión de for­ma­ción con sa­ni­ta­rios lo­ca­les en Ga­za. A la iz­quier­da, Mar­ta Co­rre­doi­ra y Te­re­sa Mar­tí­nez en Ni­ca­ra­gua, de don­de aca­ban de re­gre­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.