Te­mor en el co­mer­cio y la hos­te­le­ría a per­der vi­si­tan­tes por las prohi­bi­cio­nes en As Ca­te­drais

En Ri­ba­deo se te­me el im­pac­to de las me­di­das a las puer­tas de la tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Portada - JOSÉ ALONSO RI­BA­DEO / LA VOZ

En el día des­pués de que la Xun­ta anun­cia­se que so­li­ci­ta­rá a Cos­tas que pro­vi­sio­nal­men­te se prohí­ba el ac­ce­so a cue­vas, gru­tas, los co­rre­do­res en tú­nel y a los fa­mo­sos ar­cos de As Ca­te­drais da­do el ries­go de des­pren­di­mien­tos de ro­cas, la pla­ya ri­ba­den­se fue de nue­vo vi­si­ta­da ayer, fes­ti­vo en Ga­li­cia, por nu­me­ro­sos tu­ris­tas que se en­con­tra­ron con la sor­pre­sa de que la en­tra­da a al­gu­nas cue­vas y es­pa­cios ya es­ta­ba pre­cin­ta­da, con es­ta­cas y cin­tas. La Xun­ta, tal y co­mo ha­bía anun­cia­do, re­for­zó ayer la vi­gi­lan­cia en el are­nal, que se man­ten­drá es­te puen­te fes­ti­vo. Es una me­di­da ex­cep­cio­nal más que se to­mó a raíz del ac­ci­den­te que en Se­ma­na San­ta le cos­tó la vi­da a una tu­ris­ta va­lli­so­le­ta­na, que su­frió el gol­pe de una pie­dra en la ca­be­za. Pa­sear por el bor­de de los acan­ti­la­dos tam­bién se ha prohi­bi­do.

En Ri­ba­deo, la pro­pues­ta de la Xun­ta ha si­do aco­gi­da con re­ce­lo y pru­den­cia. Hay te­mor, y mu­cho, por el im­pac­to que pue­de te­ner en el tu­ris­mo. Tam­bién hay mu­chas du­das, por­que no se sa­be si se apli­ca­rá ya en ve­rano (pre­vi­si­ble­men­te sí) y có­mo se ha­rá. Son mu­chas las in­cóg­ni­tas. Se­rían me­di­das pro­vi­sio­na­les, a la es­pe­ra de los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio más com­ple­to que di­ga qué es­pa­cios se pue­den vi­si­tar, cuá­les con cas­co y cuá­les no. Pe­ro el im­pac­to de la no­ti­cia ha si­do in­me­dia­to. Ayer en la ofi­ci­na de tu­ris­mo de Ri­ba­deo re­ci­bie­ron nu­me­ro­sas lla­ma­das de per­so­nas que han pla­ni­fi­ca­do sus va­ca­cio­nes es­ti­va­les pa­san­do por Ri­ba- deo pa­ra ver As Ca­te­drais. Des­de el Con­ce­llo ape­nas pue­den di­si­par al­gu­nas du­das, por­que ca­si na­da se sa­be de có­mo se va a apli­car el ve­to y ni si­quie­ra si se va a apli­car, aun­que to­do apun­ta a que Cos­tas ac­ce­de­rá a la pe­ti­ción de la Xun­ta.

El Con­ce­llo de Ri­ba­deo, pe­se al in­du­da­ble im­pac­to que ten­dría la me­di­da de la Xun­ta de Ga­li­cia, se pro­nun­cia con pru­den­cia, muy le­jos de las de­cla­ra­cio­nes crí­ti­cas tan ha­bi­tua­les ha­ce so­lo un par de años.

A ello ape­ló ayer la con­ce­jal de­le­ga­da de Tu­ris­mo, Ana Martínez: «Is­to de­mos­tra a ur­xen­cia de fa­cer un plan es­pe­cial de ac­tua­ción de tu­ris­mo vin­cu­la­do ás Ca­te­drais, cun­ha re­cep­ción axei­ta­da aos vi­si­tan­tes. Se non se po­de en­trar en de­ter­mi­na­dos pun­tos por se­gu­ri­da­de, e non imos dis­cu­tir ese cri­te­rio por­que pa­ra iso es­tán os téc­ni­cos, ha­be­rá que fa­cer al­go al­ter­na­ti­vo, co­mo un cen­tro de re­cep­ción con no­vas tec­no­lo­xías pa­ra amo­sar os pun­tos que non se po­den vi­si­tar», apun­tó Ana Martínez.

De mo­men­to na­die en­tra a va­lo­rar otras res­pon­sa­bi­li­da­des, por ejem­plo si la pla­ya ha es­ta­do bien ges­tio­na­da has­ta aho­ra, to­da vez que ha te­ni­do que ser un ac­ci­den­te mor­tal el que ha dis­pa­ra­do las alar­mas y con ella la pro­pues­ta de me­di­das co­mo ce­rrar es­pa­cios, que en ca­so de no ha­ber ocu­rri­do el fal­ta su­ce­so na­die a es­tas al­tu­ras ha­bría plan­tea­do.

MIGUEL

Vi­si­tan­tes ayer en la pla­ya de As Ca­te­drais, don­de ya se pre­cin­tó el ac­ce­so a va­rias zo­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.