Ri­ve­ra ele­va sus exi­gen­cias a Ra­joy: un 155 ya que con­tro­le TV3, Mos­sos y las cuen­tas

El Go­bierno in­sis­te en es­pe­rar a que Quim To­rra pa­se «de las pa­la­bras a los he­chos»

La Voz de Galicia (Viveiro) - - España - FRAN BALADO MA­DRID / LA VOZ

Las re­la­cio­nes en­tre el PP y Ciu­da­da­nos atra­vie­san un mo­men­to tan com­pli­ca­do que ayer, tras la reunión de Ra­joy y Ri­ve­ra en la Mon­cloa con el ob­je­to de acer­car pos­tu­ras fren­te al desafío se­ce­sio­nis­ta en Ca­ta­lu­ña, tan so­lo han si­do ca­pa­ces de ven­der un acuer­do de mí­ni­mos. Nin­gu­na de las dos par­tes quie­re de­cir cla­ra­men­te que no es­tán jun­tos, lo que sig­ni­fi­ca­ría el pun­to fi­nal del fren­te cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, que, con sus al­ti­ba­jos, ha ve­ni­do ca­mi­nan­do de la mano a lo lar­go de los úl­ti­mos seis me­ses. Sin em­bar­go, de las de­cla­ra­cio­nes de uno y otro la­do tan so­lo pue­de ex­traer­se que lo úni­co que los une es un hi­lo fino y de­li­ca­do a pun­to de rom­per.

«La uni­dad se man­tie­ne en tan­to que el Go­bierno de­ci­da ac­tuar, si no, no hay na­da que apo­yar...», ma­ni­fes­tó ayer Ri­ve­ra. El pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos ofre­ció una rue­da de pren­sa en la Mon­cloa a la con­clu­sión de su ten­so en­cuen­tro con Ra­joy, y eso que es­tu­vo pre­ce­di­do de con­ver­sa­cio­nes en­tre par­ti­dos a to­dos los ni­ve­les en bus­ca de sua­vi­zar­lo. Ri­ve­ra exi­gió la reac­ti­va­ción in­me­dia­ta de un nue­vo 155. Al me­nos, con cua­tro pun­tos que con­si­de­ra de mí­ni­mos: la su­per­vi­sión de las fi­nan­zas, «pa­ra que no se des­ti­nen al pro­ce­so se­pa­ra­tis­ta: sim­ple­men­te con el FLA no es su­fi­cien­te»; el con­trol de la cú­pu­la de los Mos­sos, «que es­té com­pro­me­ti­da con la Cons­ti­tu­ción»; im­pe­dir la re­cons­truc­ción de la red de em­ba­ja­das in­ter­na­cio­na­les de la Ge­ne­ra­li­tat con las que con­ta­ba pa­ra tra­tar de in­fluir en otros paí­ses; y, por úl­ti­mo, y co­mo gran no­ve­dad, el con­trol de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos: «Que tra­ba­jen pa­ra in­for­mar y no pa­ra ha­cer pro­pa­gan­da se­pa­ra­tis­ta con di­ne­ro pú­bli- co. Tie­ne que ha­ber una su­per­vi­sión», re­cla­mó Ri­ve­ra so­bre uno de los pun­tos que se ca­ye­ron a úl­ti­ma ho­ra del acuer­do apro­ba­do por el Se­na­do el pa­sa­do oc­tu­bre con la fir­ma de su par­ti­do, el PSOE y el PP.

El gran pun­to de des­en­cuen­tro

Ra­joy se ha com­pro­me­ti­do a es­tu­diar es­tas pe­ti­cio­nes, pe­ro fuen­tes del Go­bierno ga­ran­ti­zan que la pos­tu­ra del pre­si­den­te no se ha mo­vi­do ni un cen­tí­me­tro en las úl­ti­mas ho­ras. Es de­cir, que se man­tie­ne «vi­gi­lan­te» a to­do lo que su­ce­de en Ca­ta­lu­ña y que «cual­quier ile­ga­li­dad se­rá res­pon­di­da con pro­por­cio­na­li­dad y fir­me­za». Pe­ro la pre­dis­po­si- ción a reac­ti­var in­me­dia­ta­men­te un nue­vo 155 es nu­la. Y aquí es don­de es­tá el gran pun­to de des­en­cuen­tro. Ri­ve­ra ad­mi­te que el nue­vo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat has­ta el mo­men­to no ha co­me­ti­do nin­gu­na ile­ga­li­dad, pe­ro aun así quie­re apli­car­lo de for­ma pre­ven­ti­va: «Creo que no es mo­men­to de con­tem­pla­cio­nes ni de bue­nis­mos», di­ce, jus­ti­fi­cán­do­se en el per­fil «ra­cis­ta» de Quim To­rra, al­guien «que odia a la ma­yo­ría de los ca­ta­la­nes que se sien­ten es­pa­ño­les». Por el con­tra­rio, Ra­joy re­cha­za es­ta apli­ca­ción pre­ven­ti­va, aun­que no des­car­ta te­ner que vol­ver a uti­li­zar el 155 en un fu­tu­ro pró­xi­mo, aun­que so­lo en el mo­men­to en el que se pa- se «de las pa­la­bras a los he­chos», ase­gu­ran fuen­tes cer­ca­nas al pre­si­den­te, re­afir­man­do la pos­tu­ra ex­pre­sa­da por Ra­joy días atrás.

Den­tro de esa ima­gen for­za­da de cor­dia­li­dad que se es­tá tra­tan­do de tras­la­dar de ca­ra al ex­te­rior, las mis­mas fuen­tes pi­den que se ha­ga hin­ca­pié en el cam­bio de tono de Ri­ve­ra res­pec­to a las dos úl­ti­mas se­ma­nas y, en es­pe­cial, «a la rec­ti­fi­ca­ción» del lí­der de Ciu­da­da­nos, que an­tes pe­día «pro­lon­gar» el 155 y al me­nos aho­ra ad­mi­te que ha­bría que apro­bar uno nue­vo. De to­das for­mas, re­co­no­cen que la fuerza de los la­zos «no es la mis­ma que con el PSOE», y pro­nos­ti­can que pue­den sal­tar por los aires en cual­quier mo­men­to.

Una de las gran­des crí­ti­cas que rea­li­zan a Ri­ve­ra es que ese nue­vo e in­me­dia­to 155 que pro­po­ne ten­dría que aco­tar­se en el tiem­po, y ni él mis­mo es ca­paz de pro­po­ner lí­mi­tes. «Eso es ta­rea del Go­bierno», se jus­ti­fi­có: «No­so­tros so­lo te­ne­mos 32 es­ca­ños». Lo cier­to es que en­tre los pla­nes de Po­de­mos no es­tá el in­cor­po­rar­se a es­ta alian­za cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Na­da ha cam­bia­do en su dis­cur­so a lo lar­go de los úl­ti­mos me­ses. Lo sa­ben per­fec­ta­men­te en Génova, en don­de su coor­di­na­dor ge­ne­ral, Fernando Martínez-Maí­llo, se re­fi­rió el pa­sa­do martes a la for­ma­ción mo­ra­da co­mo «un pe­li­gro pa­ra Es­pa­ña». No obs­tan­te, es­ta reunión a la que se han com­pro­me­ti­do sus lí­de­res su­po­ne una no­ve­dad res­pec­to a la ron­da de en­tre­vis­tas de oc­tu­bre, a la que Igle­sias no fue ni in­vi­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.