Las au­to­ri­da­des de Ha­wái ex­hor­ta­ron a la po­bla­ción a pro­te­ger­se tras ha­ber eva­cua­do en los úl­ti­mos días a 2.000 per­so­nas

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Sociedad - RE­DAC­CIÓN /LA VOZ

El vol­cán ha­waiano Ki­lauea, el más ac­ti­vo del mun­do en erup­ción cons­tan­te des­de 1983 y uno de los cin­co que hay en la Is­la Grande del ar­chi­pié­la­go de Ha­wái (Es­ta­dos Uni­dos), te­rri­to­rio don­de vi­ven 185.000 per­so­nas, mos­tró de nue­vo su fu­ria ayer de ma­dru­ga­da. Lo hi­zo con una erup­ción ex­plo­si­va que pro­vo­có una nu­be de más de 9.000 me­tros de ce­ni­za que, se­gún AFP, obli­gó a los ve­ci­nos de la zo­na a bus­car re­fu­gio. Esa cor­ti­na os­cu­ra obli­gó a las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas a man­te­ner la aler­ta ro­ja pa­ra avia­ción, lo que fre­na cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad aé­rea en la zo­na.

Se­gún el Ob­ser­va­to­rio de Vol­ca­nes de Ha­wái las emi­sio­nes de has­ta 3.600 me­tros con­ti­nua­ron des­pués de la pri­me­ra ex­plo­sión, re­gis­tra­da a las cua­tro y cuar­to de la ma­dru­ga­da (ho­ra lo­cal), a La ex­plo­sión lle­ga dos días des­pués de que otra gran nu­be de ce­ni­zas ema­na­ra de es­te mis­mo vol­cán, que em­pe­zó a es­cu­pir la­va el pa­sa­do día 4. Cien­tí­fi­cos con­si­de­ran que es­ta ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca pue­de an­te­ce­der una ma­yor erup­ción co­mo la re­gis­tra­da en 1925, cuan­do una per­so­na re­sul­tó muer­ta. De he­cho, el pri­mer día de su reac­ti­va­ción pro­vo­có te­rre­mo­tos de mag­ni­tud 6,9 y 5,7. Jus­to una se­ma­na des­pués de la pri­me­ra erup­ción fue ce­rra­do al pú­bli­co el Par­que Na­cio­nal Vol­ca­nes. Las au­to­ri­da­des des­car­tan que pue­da ha­ber víc­ti­mas, mien­tras no va­yan a esa zo­na ve­ta­da.

Du­ran­te los pa­sa­dos días, co­mo avan­zó en Twit­ter el Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos (USGS), fue­ron eva­cua­das unas 2.000 per­so­nas cu­yas ca­sas es­ta­ban en zo­nas de ur­ba­ni­za­cio­nes co­mo La­ni­pu­na Gar­dens o Lei­la­ni Es­ta­tes, le­van­ta­das en la ru­ta que to­mó la la­va al sa­lir del crá­ter.

Los hu­mos tó­xi­cos fue otro de los fac­to­res que obli­ga­ron a te­ner que aban­do­nar las ca­sas, cua­ren­ta de las que que­da­ron des­tro­za­das. La caí­da de ce­ni­za po­dría afec­tar co­mu­ni­da­des cer­ca­nas in­clu­yen­do a Hi­lo, de 43.000 ha­bi­tan­tes, la ciu­dad más po­bla­da de la Is­la Grande, que cuen­ta con unos 200.000 ha­bi­tan­tes.

Un te­rre­mo­to de mag­ni­tud 4,2 gra­dos en el vol­cán pro­vo­có que las au­to­ri­da­des emi­tie­ran una aler­ta pa­ra tran­qui­li­zar a los re­si­den­tes de Is­la Grande de que no ha­bía ries­go de tsu­na­mi por la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca.

La la­va ge­ne­ra­da des­de que ace­le­ró la ac­ti­vi­dad a prin­ci­pios de mes ha es­ta­lla­do 21 fi­su­ras y se ha pro­pa­ga­do a tra­vés de ur­ba­ni­za­cio­nes y tie­rras de cul­ti­vo, ame­na­zan­do dos ca­rre­te­ras que son ru­tas de sa­li­da pa­ra las zo­nas cos­te­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.