Aler­ta en to­da Ga­li­cia por el ex­ce­so de po­bla­ción de ja­ba­líes

Agri­cul­to­res de ca­si to­das las co­mar­cas se que­jan de los da­ños que les cau­san las ma­na­das

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Portada - REBECA CORDOBÉS, M. S. RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

«En De­za per­deu­se un­ha can­ti­da­de de mi­llo que ser­vi­ría pa­ra ali­men­tar a 1.000 va­cas»

Los ja­ba­líes son un sím­bo­lo de Ga­li­cia, pe­ro tam­bién uno de las principales que­bra­de­ros de ca­be­za pa­ra los agri­cul­to­res y ga­na­de­ros de la co­mu­ni­dad. Los con­ti­nuos ata­ques a los cul­ti­vos, ade­más de re­du­cir la co­se­cha, afec­tan a la ali­men­ta­ción de ani­ma­les tan im­por­tan­tes pa­ra la economía ga­lle­ga co­mo las va­cas. Las tie­rras sem­bra­das de maíz se re­sien­ten ca­da tem­po­ra­da por los ata­ques de una es­pe­cie que, des­de el pun­to de vis­ta de Unións Agra­rias, es­tá so­bre­pro­te­gi­da por la nor­ma­ti­va au­to­nó­mi­ca. Es­te año, la si­tua­ción se com­pli­ca más por la su­per­po­bla­ción. «Te­mos un­ha can­ti­da­de de crian­zas in­sos­ti­ble, su­pera as ex­pec­ta­ti­vas», de­cla­ra uno de los re­pre­sen­tan­tes del sin­di­ca­to, Ro­mán San­ta­lla.

Des­de el sec­tor agra­rio pi­den más ba­ti­das de ca­za pa­ra diez­mar a la po­bla­ción de la es­pe­cie, que es­tá cau­san­do da­ños gra­ves en los cul­ti­vos. Por ejem­plo, en las co­mar­cas de Fe­rrol­te­rra, Eu­me y Or­te­gal los ata­ques son con­ti­nuos y afec­tan es­pe­cial­men­te a los mai­za­les, que se en­cuen­tran en ple­na for­ma­ción de la ma­zor­ca. Al­gu­nos agri­cul­to­res y ga­na­de­ros de la zo­na tu­vie­ron in­clu­so que re­sem­brar por­que los ja­ba­líes le­van­ta­ron la se­mi­lla. Ade­más, se que­jan de des­tro­zos en los pas­tos, lo que se tra­du­ce en pér­di­das eco­nó­mi­cas pa­ra las ex­plo­ta­cio­nes que, tan­to en el ca­so de pro­duc­ción lác­tea co­mo de car­ne, ya su­fren los ba­jos pre­cios.

La mis­ma si­tua­ción pa­de­cen en Car­ba­llo, don­de las in­cur­sio­nes en cul­ti­vos co­men­za­ron ha­ce unas dos se­ma­nas y, des­de en­ton­ces, se han re­pe­ti­do dia­ria­men­te. En Ma­za­ri­cos ya se han con­ta­bi­li­za­do 15 hec­tá­reas de te­rreno arra­sa­das, re­par­ti­das en me­dio cen­te­nar de fin­cas, y creen que irá a peor. El ga­na­de­ro An­drés Agei­tos co­men­ta que tres de sus te­rre­nos se han vis­to afec­ta­dos: «Non va­le a pe­na gas­tar os car­tos, o te­rreo non po­de tra­ba­llar­se por­que cho des­fán to­do».

La his­to­ria se re­pi­te en ca­si to­da la co­mu­ni­dad y ti­pos de cul­ti­vo. En la co­mar­ca de De­za los pri­me­ros des­tro­zos se die­ron en pri­ma­ve­ra, en los pas­tos. Aho­ra se su­man los del maíz, cu­ya prin­ci­pal uti­li­dad es ser­vir de ali­men­to pa­ra las va­cas. De­bi­do a es­ta si­tua­ción mu­chos ve­ci­nos han de­ja­do de plan­tar es­ta plan­ta. «A su­per­fi­cie sem­bra­da caeu apro­xi­ma­da­men­te un 10% e bai­xa a un rit­mo dun 3 % anual», de­cla­ra Ro­mán San­ta­lla, que cal­cu­la que de las 3.300 hec­tá­reas sem­bra­das, se per­die­ron en­tre 300 y 400, «un­ha can­ti­da­de que ser­vi­ría pa­ra ali­men­tar a 1.000 va­cas lei­tei­ras du­ran­te ano e me­dio».

En la pro­vin­cia de Lu­go los cul­ti­vos no se han vis­to tan afec­ta­dos co­mo en años an­te­rio­res, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que la co­se­cha del maíz va al­go re­tra­sa­da y que en al­gu­nos mu­ni­ci­pios es­tá prohi­bi­do cul­ti­var pa­ta­tas. En otras lo­ca­li­da­des, co­mo Olei­ros, el pro­ble­ma se tras­la­da a las ca­rre­te­ras. En va­rias oca­sio­nes han vis­to ja­ba­líes cru­zan­do la N-VI y han lle­ga­do a zo­nas ur­ba­nas y de pla­ya.

Con in­for­ma­ción de Ana F. Cu­ba, Ana Ger­pe, Jo­sé M. Pa­la­cios, Ele­na Sil­vei­ra y Pa­tri­cia Blan­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.