El Plan Bá­si­co Au­to­nó­mi­co es un desa­rro­llo de la Lei do So­lo que adap­ta­rá a los nue­vos tiem­pos el ur­ba­nis­mo en con­ce­llos que ca­re­cen de plan xe­ral y se ri­gen por nor­mas de ha­ce 27 años

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Galicia - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Cam­biar el «ti vai fa­cen­do» por el «ti faino ben». Con es­tas pa­la­bras se re­fi­rió re­cien­te­men­te la con­se­llei­ra Bea­triz Ma­to al ob­je­ti­vo de su de­par­ta­men­to una vez apro­ba­da en el 2016 la Lei do So­lo y otras nor­ma­ti­vas co­mo las Di­rec­tri­ces de Or­de­na­ción do Te­rri­to­rio o la Lei de Pro­tec­ción da Pai­sa­xe. Ga­li­cia, una de las co­mu­ni­da­des más cas­ti­ga­das por el feís­mo y los des­ma­nes ur­ba­nís­ti­cos, se do­tó en los úl­ti­mos años de un mar­co nor­ma­ti­vo avan­za­do y de ins­tru­men­tos de ins­pec­ción co­mo la Axen­cia Po­la Le­ga­li­da­de Ur­ba­nís­ti­ca (APLU), con el ob­je­to de fre­nar el de­te­rio­ro ur­ba­nís­ti­co y de­mo­ler los peo­res ejem­plos me­dian­te los ins­tru­men­tos de dis­ci­pli­na ur­ba­nís­ti­ca. Es­to se apli­ca es­pe­cial­men­te a las in­va­sio­nes de vi­vien­das en el sue­lo rús­ti­co de es­pe­cial pro­tec­ción, don­de so­lo es­tá per­mi­ti­do el uso re­si­den­cial si es­tá aso­cia­do a una ex­plo­ta­ción agro­pe­cua­ria.

Pe­ro era ne­ce­sa­rio dar un pa­so más: pa­sar de un mar­co más teó­ri­co a otro más prác­ti­co, más pe­ga­do a la reali­dad de mu­chos mu­ni­ci­pios de Ga­li­cia. En es­te con­tex­to, la in­mi­nen­te apro­ba­ción del Plan Bá­si­co Au­to­nó­mi­co —ya se ha pu­bli­ca­do en el DOG, pe­ro aho­ra tie­ne que sa­lir en los bo­le­ti­nes pro­vin­cia­les— es un ins­tru­men­to pa­ra lle­var las di­rec­tri­ces de la Lei do So­lo a la Ga­li­cia que ca­re­ce de pla­nea­mien­to o se ri­ge por las nor­mas sub­si­dia­rias de 1991, ya ob­so­le­tas. En aquel tiem­po no se ha­bla­ba de equi­li­brio en el apro­ve­cha­mien­to ur­ba­nís­ti­co, de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble o de in­te­gra­ción en el pai­sa­je. Y qui­zás, por to­do es­to, es­tán ahí los re­sul­ta­dos de un ur­ba­nis­mo que so­lo fa­ci­li­ta­ba la edi­fi­ca­ción —las li­cen­cias—, des­preo­cu­pán­do­se de to­do lo de­más.

To­dos los con­ce­llos sin Plan Xe­ral de Or­de­na­ción Mu­ni­ci­pal (PXOM) de­be­rán so­me­ter­se «con ca­rác­ter vin­cu­lan­te» a un plan que les pro­por­cio­na un mo­de­lo ur­ba­nís­ti­co bá­si­co pa­ra con­tex­tos don­de no hay de­ma­sia­da com­ple­ji­dad te­rri­to­rial, in­clu­yen­do las zo­nas y ni­ve­les de pro­tec­ción que se fue­ron con­so­li­dan­do en los úl­ti­mos años.

«Ins­tru­men­to in­no­va­dor»

Pa­ra Al­mu­de­na Fer­nán­dez Car­ba­llal, pro­fe­so­ra ti­tu­lar de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo en la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña y ex­per­ta en De­re­cho Ur­ba­nís­ti­co, el Plan Bá­si­co Au­to­nó­mi­co «es un ins­tru­men­to cla­ra­men­te in­no­va­dor en Ga­li­cia», que vie­ne a otor­gar «se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca» en aque­llos mu­ni­ci­pios re­gi­dos por las nor­mas sub­si­dia­rias de 1991 «o aque­llos que se do­ta­ron de or­de­na­cio­nes tran­si­to­rias por no po­der apro­bar el plan, pe­ro que al fi­nal se han man­te­ni­do en el tiem­po».

En su opi­nión, se tra­ta de un mar­co de or­de­na­ción que es «de­mo­crá­ti­co», pues con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de los dis­tin­tos ac­to­res, «pe­ro tam­bién glo­bal y proac­ti­vo, pues tie­ne una vi­sión de fu­tu­ro», aña­de. La tam­bién di­rec­to­ra de Ius Pu­bli­cum In­no­va­tio, una spin-off de la UDC (em­pre­sa sur­gi­da de la uni­ver­si­dad que se de­di­ca al ase­so­ra­mien­to cien­tí­fi­co), se re­fie­re a prin­ci­pios co­mo el de desa­rro­llo sos­te­ni­ble, «que con­sis­te en va­lo­rar y po­ner en re­la­ción la ocu­pa­ción del sue­lo con la pre­ser­va­ción. Ha­brá que ha­cer­se siem­pre es­ta pre­gun­ta y jus­ti­fi­car la res­pues­ta: ¿es ne­ce­sa­rio ocu­par sue­lo?». Tam­bién va­lo­ra que se tra­ta de un ins­tru­men­to de coor­di­na­ción en­tre ad­mi­nis­tra­cio­nes idea­do pa­ra so­lu­cio­nar «de­ter­mi­na­das la­gu­nas que ge­ne­ra­ban in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca».

Fer­nán­dez Car­ba­llal se de­cla­ra de­fen­so­ra de la au­to­no­mía mu­ni­ci­pal, pe­ro cree que la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de­be ejer­cer con­tro­les so­bre asun­tos co­mo la po­lí­ti­ca ur­ba­nís­ti­ca, y qui­zás en es­ta di­ná­mi­ca se en­mar­ca el plan.

No obs­tan­te, uno de los as­pec­tos más lla­ma­ti­vos es el ni­vel de de­ta­lle con el que se pres­cri­ben al­gu­nas nor­mas de ca­rác­ter es­té­ti­co: se prohí­ben los mu­ros con blo­ques sin pin­tar, el la­dri­llo de cons­truc­ción a la vis­ta, las me­dia­ne­ras que im­pac­tan vi­sual­men­te, las fa­cha­das sin pin­tar, los ca­bles en las fa­cha­das... ¿Es ha­bi­tual lle­gar a es­te ni­vel de con­cre­ción, o es­te plan es­tá muy con­di­cio­na­do por la lu­cha con­tra el feís­mo ga­lle­go? Fer­nán­dez Car­ba­llal sí cree que es­te mar­co nor­ma­ti­vo pue­da es­tar con­di­cio­na­do por la reali­dad ur­ba­nís­ti­ca y cons­truc­ti­va de Ga­li­cia, «aun­que se ba­sa en un con­cep­to que ya es­ta­ba en la nor­ma­ti­va de 1956: la ne­ce­si­dad de in­te­grar las cons­truc­cio- nes en el am­bien­te». Y así es: la in­te­gra­ción en el en­torno, siem­pre muy in­ter­pre­ta­ble, ja­lo­na el plan bá­si­co des­de el prin­ci­pio has­ta el fin.

Es­te or­de­na­mien­to de obli­ga­do cum­pli­mien­to pa­ra los con­ce­llos ca­si com­ple­ta el desa­rro­llo nor­ma­ti­vo de la Lei do So­lo. So­lo res­ta­ría apro­bar la re­vi­sión de la Lei de Or­de­na­ción do Te­rri­to­rio pa­ra ce­rrar el círcu­lo del nue­vo es­ce­na­rio ur­ba­nís­ti­co ga­lle­go, que que­da­rá en pa­pel mo­ja­do si las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les no ha­cen un es­fuer­zo por po­ner­se al día y su­pe­rar las di­ná­mi­cas de otros tiem­pos. Aque­llos tiem­pos del «ti vai fa­cen­do» que, al fi­nal, tu­vie­ron se­rias con­se­cuen­cias so­bre los ciu­da­da­nos que con­fia­ron en su ayun­ta­mien­to.

Au­xi­lio en Plans Xe­rais

Ade­más, del Plan Bá­si­co Au­to­nó­mi­co ema­na­rán en un fu­tu­ro los pla­nes mu­ni­ci­pa­les, idea­dos pa­ra au­xi­liar en la com­ple­ja ela­bo­ra­ción de un or­de­na­mien­to ur­ba­nís­ti­co a con­ce­llos con me­nos de 5.000 ha­bi­tan­tes que ca­re­cen de pla­nea­mien­to y no tie­nen me­dios pa­ra afron­tar­lo. Ni si­quie­ra pue­den dis­po­ner de un ar­qui­tec­to mu­ni­ci­pal.

La Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te e Or­de­na­ción do Te­rri­to­rio asu­mi­ría la re­dac­ción de es­tos pla­nes bá­si­cos has­ta que el tiem­po o las cir­cuns­tan­cias dic­ta­mi­nen que es ne­ce­sa­rio re­dac­tar un PXOM al uso. Al­gu­nos con­ce­llos co­mo Fra­des, que no lle­gan a los 3.000 ha­bi­tan­tes, fue­ron ca­pa­ces de apro­bar su pro­pio pla­nea­mien­to —es­tá en vi­gor des­de mar­zo de es­te año— des­pués de más de ocho años de vai­ve­nes. Pe­ro la tra­mi­ta­ción de un plan ur­ba­nís­ti­co es com­ple­ja e in­gra­ta —a me­nu­do ter­mi­nan con sen­ten­cias del Tri­bu­nal Su­pre­mo que in­va­li­dan un largo pro­ce­so—, y mu­chos mu­ni­ci­pios agra­de­ce­rán es­ta la­bor de au­xi­lio del Go­bierno au­tó­no­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.