Edi­to­res in­de­pen­dien­tes, pren­sa li­bre

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VALDÉS

H ace dos se­ma­nas más de 300 ro­ta­ti­vos de Es­ta­dos Uni­dos —en­tre los que es­ta­ban ca­si to­dos sus dia­rios im­por­tan­tes— pu­bli­ca­ron un edi­to­rial con­jun­to en de­fen­sa de la li­ber­tad de pren­sa fren­te a los ata­ques sin tre­gua que le di­ri­ge el, en ma­la ho­ra, pre­si­den­te Do­nald Trump. El tex­to, que se abría con una fra­se de Tho­mas Jef­fer­son que he re­cor­da­do aquí en va­rias oca­sio­nes («Si tu­vie­ra que ele­gir en­tre un go­bierno sin pe­rió­di­cos o pe­rió­di­cos sin un go­bierno, no va­ci­la­ría ni un ins­tan­te en pre­fe­rir lo se­gun­do») des­ta­ca­ba el va­lor de la pren­sa li­bre y ha­cia un lla­ma­mien­to a la so­cie­dad pa­ra de­fen­der «una ins­ti­tu­ción fun­da­men­tal pa­ra nues­tro país».

Pa­ra to­dos los paí­ses, po­dría ha­ber pro­cla­ma­do ese ya inol­vi­da­ble edi­to­rial, pues po­cas co­sas han ido más uni­das al pro­gre­so de la hu­ma­ni­dad que la exis­ten­cia de me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­cial ca­pa­ces de ga­ran­ti­zar la li­bre in­for­ma­ción, la ve­ra­ci­dad de lo que se cuen­ta a los lec­to­res y la plu­ra­li­dad de opi­nio­nes y en­fo­ques de una mis­ma reali­dad.

De­ci­si­vos siem­pre pa­ra la exis­ten­cia de una opi­nión pú­bli­ca li­bre e in­for­ma­da, sin la cual no hay de­mo­cra­cia po­si­ble, los pe­rió­di­cos son hoy más ne­ce­sa­rios que nun­ca, en un mo­men­to en que la Red lle­ga en tiem­po real a to­das par­tes. Y en la Red, es bien sa­bi­do, se jun­ta lo bueno (los pro­pios pe­rió­di­cos en sus ver­sio­nes di­gi­ta­les), lo re­gu­lar y lo peor: esas no­ti­cias fal­sas (las ya cé­le­bres fa­ke news) que han de­mos­tra­do su po­der pa­ra, des­min­tien­do a Abraham Lincoln, en­ga­ñar to­do el tiem­po a to­do el mun­do.

La pren­sa se­ria, ve­raz y res­pon­sa­ble, tan­to más in­de­pen­dien­te cuan­to más au­tó­no­ma eco­nó­mi­ca­men­te, es­tá hoy en se­rio ries­go: aco­sa­da por la ba­su­ra di­gi­tal que en­ga­ña, ma­ni­pu­la o ba­na­li­za y que es un po­de­ro­so ins­tru­men­to de des­in­for­ma­ción; in­ti­mi­da­da por la pre­sión de los po­de­ro­sos que, co­mo Trump, so­lo quie­ren pren­sa cau­ti­va y obe­dien­te; y ame­na­za­da, en fin, por la idea ab­sur­da de que es po­si­ble man­te­ner un cos­to­so sis­te­ma de me­dios es­cri­tos sin que sus usua­rios pa­guen na­da por uti­li­zar­lo.

Son es­tas ver­da­des tan im­por­tan­tes pa­ra el fu­tu­ro de to­dos, que siem­pre re­sul­ta ne­ce­sa­rio re­cor­dar­las. Pe­ro ha­cer­lo en Ga­li­cia el mis­mo día que el edi­tor de es­te pe­rió­di­co, San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre, cum­ple 80 años es un ac­to de jus­ti­cia. Por­que ha si­do ese gran edi­tor, sin du­da uno de los más im­por­tan­tes de España des­pués de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, quien ha de­di­ca­do sin des­ma­yo más de me­dio si­glo de su lar­ga vi­da a im­pul­sar un pe­rió­di­co guia­do por los me­jo­res prin­ci­pios de la me­jor pren­sa ima­gi­na­ble: los de ve­ra­ci­dad, plu­ra­li­dad y de­fen­sa de la li­ber­tad. Los ga­lle­gos se lo han pre­mia­do con­vir­tien­do a La Voz en el pri­mer pe­rió­di­co de Ga­li­cia, a gran dis­tan­cia de to­dos los de­más, y ha­cien­do de lo que era so­lo un pe­rió­di­co lo­cal la cuar­ta ca­be­ce­ra de la pren­sa na­cio­nal. El me­jor regalo de cum­plea­ños que un edi­tor po­dría ima­gi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.