El Go­bierno ad­ju­di­ca la de­fen­sa de Lla­re­na al ma­yor bufete in­de­pen­dien­te de Bél­gi­ca

Pa­ga­rá 544.982 eu­ros a los abo­ga­dos bel­gas pa­ra que re­pre­sen­ten a España y al juez

La Voz de Galicia (Viveiro) - - España - M. BA­LÍN, R. FER­NÁN­DEZ

El Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia de­ci­dió ayer en­co­men­dar al bufete belga Lie­der­ke Wol­ters Wael­broeck Kir­pa­trick, fun­da­do en 1965 y con se­de en Bru­se­las, la re­pre­sen­ta­ción del Es­ta­do es­pa­ñol y del ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo Pa­blo Lla­re­na ante el tri­bu­nal de ins­tan­cia de Bru­se­las que tra­mi­ta la de­man­da ci­vil pre­sen­ta­da por el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, y otros cua­tro ex­con­se­je­ros fu­ga­dos con­tra el ins­truc­tor de la cau­sa por el desafío se­ce­sio­nis­ta. Una vez con­clui­do el trá­mi­te de se­lec­ción del des­pa­cho de abo­ga­dos, la do­cu­men­ta­ción fue re­mi­ti­da a la em­ba­ja­da es­pa­ño­la en Bru­se­las, don­de re­pre­sen­tan­tes le­ga­les de la le­ga­ción y el bufete fir­ma­ron el pre­cep­ti­vo con­tra­to. El va­lor de la ad­ju­di­ca­ción as­cien­de a 450.413,22 eu­ros, a los que hay que su­mar otros 94.568,78 en con­cep­to de im­pues­tos, lo que su­po­ne un to­tal de 544.982 eu­ros.

Una vez for­ma­li­za­do el con­tra­to, el bufete Lie­der­ke asu­mi­rá la re­pre­sen­ta­ción pro­ce­sal del Es­ta­do y del ma­gis­tra­do Lla­re­na pa­ra, de acuer­do con la di­rec­ción téc­ni­ca que ejer­ce­rá la Abo­ga­cía del Es­ta­do, «de­fen­der la so­be­ra­nía e in­mu­ni­dad ju­ris­dic­cio­nal de la Jus­ti­cia es­pa­ño­la ante los tri­bu­na­les bel­gas, de­fen­sa que in­clu­ye la del ins­truc­tor del Su­pre­mo», se­gún el co­mu­ni­ca­do del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. Lie­de­ker­ke es la fir­ma de abo­ga­dos in­de­pen­dien­te más gran­de de Bél­gi­ca. Es una ofi­ci­na de ser­vi­cio com­ple­to que cu­bre más de vein­te áreas de prác­ti­ca, tan­to pa­ra ase­so­ra­mien­to, transac­cio­nes y re­so­lu­ción de dispu­tas. Ha es­ta­do pres­tan­do ser­vi­cios a clien­tes bel­gas y ex­tran­je­ros des­de 1965, des­de nue­vas em­pre­sas y py­mes has­ta mul­ti­na­cio­na­les e ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, pe­ro tam­bién agencias gu­ber­na­men­ta­les y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­gu­ber­na­men­ta­les.

La ver­sión de la tra­duc­to­ra

Mien­tras, pro­si­gue la po­lé­mi­ca por la tra­duc­ción. El úni­co da­to que apor­ta la mur­cia­na De­lia Saa­ve­dra so­bre su in­ter­ven­ción, co­mo tra­duc­to­ra pro­fe­sio­nal, en la de­man­da per­mi­te apun­tar a que la ma­ni­pu­la­ción de las pa­la­bras del juez se efec­tuó a pos­te­rio­ri, en el ám­bi­to de la de­fen­sa del ex­pre­si­den­te ca­ta­lán. Du­ran­te dos días, la tra­duc­to­ra guar­dó si­len­cio, a pe­sar de que des­de el en­torno de los abo­ga­dos de Puig­de­mont se la in­ten­tó se­ña­lar, en ori­gen, co­mo la po­si­ble res­pon­sa­ble de la al­te­ra­ción de unas de­cla­ra­cio­nes del juez Saa­ve­dra que con­di­cio­na­ban de ma­ne­ra tras­cen­den­tal el sen­ti­do de la de­man­da.

Es­ta de­nun­cia, con­cre­ta­men­te, se ba­sa en unas de­cla­ra­cio­nes que hi­zo el ma­gis­tra­do tras pro­nun­ciar una con­fe­ren­cia en Ovie­do. El juez ex­pli­có a la pren­sa que «se tra­ta de com­por­ta­mien­tos que apa­re­cen re­co­gi­dos en nues­tro Có­di­go Pe­nal y que, con in­de­pen­den­cia de cual ha­ya po­di­do ser la mo­ti­va­ción que les ha­ya lle­va­do a las per­so­nas a co­me­ter­los, si es que es­to ha si­do así, pues tie­nen que ser in­ves­ti­ga­dos». En el tex­to pre­sen­ta­do en fran­cés ante un juz­ga­do belga, esas de­cla­ra­cio­nes ha­bían si­do al­te­ra­das y, en vez de pre­sen­tar­se la fra­se con­di­cio­nal «si es que es­to ha si­do así», se ha­bía cam­bia­do por otra en la que se ase­ve­ra­ba que «co­mo en efec­to su­ce­dió» —«et oui c’est ce qui s’est pro­duit»—.

En de­cla­ra­cio­nes a La Ver­dad, De­lia Saa­ve­dra se li­mi­tó a de­jar cons­tan­cia de que ella tra­du­jo el tex­to del fran­cés al cas­te­llano, al­go que hi­zo con la ma­yor fi­de­li­dad po­si­ble. Te­nien­do en cuen­ta que en la co­pia en cas­te­llano —que ella sus­cri­be—, las de­cla­ra­cio­nes del juez en Ovie­do es­tán tex­tual­men­te re­pro­du­ci­das, ello apun­ta a que tam­bién es­ta­ba así en el tex­to en fran­cés que se le hi­zo lle­gar. Con lo cual, la úni­ca ex­pli­ca­ción apun­ta a que a pos­te­rio­ri al­guien —pre­sun­ta­men­te del ám­bi­to de la de­fen­sa de Puig­de­mont— al­te­ró esas pa­la­bras del ma­gis­tra­do en la co­pia en fran­cés que se re­gis­tró en un juz­ga­do belga. Si es­tos da­tos se con­fir­man, to­do in­di­ca­ría que la al­te­ra­ción se ha­bría he­cho de for­ma in­ten­cio­na­da, con la úni­ca fi­na­li­dad de tra­tar de en­ga­ñar al juez belga.

M. PÉREZ EFE

Ase­so­ra­mien­to. El lí­der del PP en Bar­ce­lo­na, Al­ber­to Fer­nán­dez, anun­ció ayer la crea­ción de una ofi­ci­na pa­ra ase­so­rar y apo­yar a los ciu­da­da­nos que sean mul­ta­dos o agre­di­dos por re­ti­rar la­zos ama­ri­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.