El odio xe­nó­fo­bo de Chem­nitz se ex­tien­de por to­do el es­te ale­mán

Un si­rio y un eri­treo he­ri­dos gra­ves tras su­frir sen­das pa­li­zas

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Internacional - PA­TRI­CIA BAELO BERLÍN / CO­RRES­PON­SAL

El odio xe­nó­fo­bo en ale­mán se di­ce Chem­nitz. Po­co an­tes de que co­men­za­ra la me­sa re­don­da or­ga­ni­za­da por el je­fe de Go­bierno de Sa­jo­nia, unos 900 ul­tras vol­vían a sa­lir ayer a las ca­lles de la ciu­dad que no lle­ga a 300.000 ha­bi­tan­tes. Sus abu­cheos con­tra el es­ta­blish­ment y sus gri­tos ins­tan­do a la po­bla­ción a «de­fen­der­se de la cri­mi­na­li­dad ex­tran­je­ra» se es­cu­cha­ban den­tro del es­ta­dio de fút­bol en el que el cris­tia­no­de­mó­cra­ta Mi­chael Kretsch­mer y el res­to del Eje­cu­ti­vo sa­jón de­ba­tían so­bre có­mo po­ner fin a la ola de pro­tes­tas ra­cis­tas des­en­ca­de­na­das tras la muer­te de un ale­mán de ori­gen cu­bano el pa­sa­do do­min­go, su­pues­ta­men­te apu­ña­la­do por in­mi­gran­tes du­ran­te una pe­lea.

Ma­ni­fes­ta­cio­nes que sa­can los co­lo­res a la cla­se po­lí­ti­ca de la pri­me­ra po­ten­cia eu­ro­pea y tam­bién a la po­li­cía de Sa­jo­nia, que es­tá en el pun­to de mi­ra tras un dis­po­si­ti­vo in­su­fi­cien­te el lu­nes, cuan­do los en­fren­ta­mien­tos en­tre los ex­tre­mis­tas de de­re­cha y gru­pos an­ti­fas­cis­tas se sal­da­ron con al me­nos 20 he­ri­dos y 43 de­nun­cias, una de­ce­na de ellas por sa­lu­dos hitle­ria­nos. Por eso, el Go­bierno cen­tral en­vió ayer agen­tes y an­ti­dis­tur­bios des­de to­das par­tes del país pa­ra evi­tar una es­ca­la­da si­mi­lar. «No per­mi­ti­re­mos que los ul­tras vio­len­tos con­quis­ten las ca­lles», ase­gu­ra­ba el ti­tu­lar de In­te­rior del Land, Ro­land Wo­ller, mien­tras a la en­tra­da del es­ta­dio se con­tro­la­ban los bol­sos de los que desea­ban en­trar pa­ra par­ti­ci­par en el diá­lo­go ciu­da­dano.

Un diá­lo­go que de­bía ha­ber te­ni­do lu­gar ha­ce tiem­po. «Aho­ra es ne­ce­sa­rio que to­do el mun­do se po­si­cio­ne» con­tra los xe­nó­fo­bos, ape­la­ba Kretsch­mer, que desea lim­piar la ima­gen de Chem­nitz y de to­do el es­te de Ale­ma­nia co­mo bas­tión de neo­na­zis.

En los es­ta­dos fe­de­ra­dos de la ex­tin­ta RDA, don­de los sa­la­rios si­guen sien­do in­fe­rio­res y el des­em­pleo ma­yor, el te­mor a per­der el es­ta­tus so­cio-eco­nó­mi­co ha ser­vi­do de cal­do de cul­ti­vo pa­ra una re­vo­lu­ción ul­tra­de­re­chis­ta que li­de­ra AfD. El par­ti­do, tras ca­pi­ta­li­zar el cre­cien­te re­cha­zo a la lle­ga­da de re­fu­gia­dos, se co­ro­nó co­mo el ter­ce­ro más vo­ta­do en las ge­ne­ra­les de sep­tiem­bre e in­clu­so el pri­me­ro en Sa­jo­nia, don­de ha lla­ma­do a más mo­vi­li­za­cio­nes el sá­ba­do. «En Chem­nitz no se dan ci­ta agi­ta­do­res, sino ex­tre­mis­tas de de­re­cha or­ga­ni­za­dos», afir­ma­ba la dipu­tada eco­lo­gis­ta Clau­dia Roth.

La con­ni­ven­cia de las au­to­ri­da­des ya es in­du­da­ble. De he­cho, un dipu­tado ul­tra y ex agen­te de po­li­cía de Bre­men con­fe­só ha­ber fil­tra­do la or­den de de­ten­ción con­tra un ira­quí, sos­pe­cho­so del apu­ña­la­mien­to del pa­sa­do fin de se­ma­na. Jan Tim­ke la bo­rró de su Fa­ce­book, pe­ro ello no im­pi­dió que va­rios gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha se hi­cie­ran eco. Has­ta un fun­cio­na­rio de la jus­ti­cia sa­jo­na fue sus­pen­di­do por ha­ber fo­to­gra­fia­do la or­den y col­gar­la en In­ter­net. Mien­tras la Fis­ca­lía in­ves­ti­ga la fil­tra­ción por vio­la­ción del se­cre­to pro­fe­sio­nal, los ra­cis­tas si­guen dan­do ca­za al in­mi­gran­te. Un hom­bre si­rio y otro eri­treo re­sul­ta­ron he­ri­dos gra­ves tras re­ci­bir sen­das pa­li­zas el miér­co­les por la no­che en Wies­mar y Son­ders­hau­sen, dos lo­ca­li­da­des del es­te.

ODD ANDERSEN AFP

Ma­ni­fes­tan­tes de cor­te xe­nó­fo­bo en Chem­nitz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.