Ma­du­ro ame­na­za las cuen­tas ban­ca­rias de los que de­jan el país

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Internacional -

que quie­ran in­gre­sar en sus te­rri­to­rios, un do­cu­men­to que par­te de los que hu­yen no po­seen de­bi­do a la di­fi­cul­tad de ob­te­ner­lo en su país de ori­gen. La me­di­da fue re­cien­te­men­te sus­pen­di­da por or­den ju­di­cial en Ecua­dor y Pe­rú de­ci­dió sus­ti­tuir­la por pe­ti­cio­nes de re­fu­gio.

Mien­tras los paí­ses ve­ci­nos pi­den ayu­da internacional pa­ra que no se des­con­tro­le to­tal­men­te el flu­jo mi­gra­to­rio, el Go­bierno ve­ne­zo­lano pa­re­ce ha­ber per­di­do el con­trol de la si­tua­ción por­que, al mis­mo tiem­po que nie­ga la cri­sis y la ca­li­fi­ca co­mo una «fa­ke news» (no­ti­cia fal­sa), in­ten­ta di­fi­cul­tar la sa­li­da de ve­ne­zo­la­nos me­dian­te ame­na­zas a sus cuen­tas ban­ca­rias o pro­pie­da­des pri­va­das. Tam­bién los des­ca­li­fi­ca en el plano per­so­nal co­mo hi­zo Ni­co­lás Ma­du­ro. «De­jen de la­var po­ce­tas (re­tre­tes) en el ex­te­rior y ven­gan a vi­vir a la pa­tria», pro­cla­mó el mar­tes.

La ma­yor ame­na­za, sin em­bar­go, es la im­po­si­ción de una res­tric­ción ban­ca­ria a los ve­ne­zo­la­nos que vi­ven en otros paí­ses que per­mi­ti­rá al Go­bierno con­tro­lar las fi­nan­zas de los mi­llo­nes de in­mi­gran­tes. El ór­gano rec­tor de la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria (Su­de­ban) or­de­nó a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras blo­quear las cuen­tas de los ve­ne­zo­la­nos que ac­ce­dan a ellas des­de el ex­te­rior sin ha­ber no­ti­fi­ca­do pre­via­men­te su iti­ne­ra­rio de via­je, en el que se de­be­rá in­cluir des­ti­nos y fe­chas pro­gra­ma­das de sa­li­da y re­gre­so.

La me­di­da se ha co­lo­ca­do ba­jo el pa­ra­guas del plan de «re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca» im­pues­to por el je­fe de Es­ta­do, y per­si­gue ha­cer cre­cer el flu­jo de di­vi­sas en el mer­ca­do ofi­cial don­de la ta­sa es muy in­fe­rior a la que se ma­ne­ja en el pa­ra­le­lo ile­gal.

Co­lom­bia, des­bor­da­da

Al me­nos 2,3 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos [el 7,5 % de los 30,6 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del Es­ta­do sud­ame­ri­cano] vi­ven fue­ra de su país se­gún la ONU. Al­re­de­dor de 1,6 mi­llo­nes de­ja­ron Ve­ne­zue­la des­de 2015, cuan­do la cri­sis em­peo­ró. Un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos han in­gre­sa­do en Co­lom­bia en los úl­ti­mos 18 me­ses. 600.000 en­tra­ron en Ecua­dor, 400.000 en Pe­rú, 300.000 en Chi­le y 100.000 ha­bi­tan ac­tual­men­te en Ar­gen­ti­na. La ma­yo­ría sa­len de su país por la fron­te­ra co­lom­bia­na, don­de la si­tua­ción es­tá des­bor­da­da des­de ha­ce me­ses. Mu­chos to­man rum­bo al sur, de­bi­do a las ma­las con­di­cio­nes del mer­ca­do la­bo­ral del país ca­fe­te­ro. En Ecua­dor, la ven­ta­ja es co­brar en dó­la­res. En Chi­le, los al­tos sa­la­rios, en com­pa­ra­ción con el suel­do mí­ni­mo ve­ne­zo­lano de unos 23 eu­ros al cam­bio. Las au­to­ri­da­des de la re­gión an­di­na creen que la cri­sis se agra­va­rá por el de­te­rio­ro de la economía ve­ne­zo­la­na. El FMI ha pro­nos­ti­ca­do una in­fla­ción de 1.000.000 por cien­to es­te año.

M. PIMENTEL AFP

Una in­mi­gran­te ve­ne­zo­la­na con su hi­ja en Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.