Ga­li­cia no se aso­ma a la Es­pa­ña de los bal­co­nes

El PP­deG ma­ne­ja con pru­den­cia la gue­rra de sím­bo­los y ban­de­ras que ai­rean Pa­blo Ca­sa­do y Ciu­da­da­nos

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Galicia - JUAN CAPEÁNS

San Cae­tano, el sím­bo­lo del po­der administrativo de Ga­li­cia, an­da en obras es­tos me­ses. Ya le to­ca­ba. La re­no­va­ción de las cu­bier­tas que aco­gie­ron más de tres dé­ca­das de vi­da au­to­nó­mi­ca in­clu­ye el for­ta­le­ci­mien­to del más­til que pre­si­de el cen­te­na­rio edi­fi­cio. Es­te ele­men­to tie­ne su sim­bo­lo­gía com­par­ti­da, por­que Fer­nán­dez Al­bor fue el que se em­pe­ñó en po­ner­lo, pe­ro le co­rres­pon­dió al tripartito la fir­me de­ci­sión de que on­dea­se en ex­clu­si­va la ban­de­ra ga­lle­ga cuan­do la es­truc­tu­ra de la Xun­ta era to­da­vía in­sig­ni­fi­can­te. Esa re­so­lu­ción que na­die cues­tio­nó in­vi- tó años más tar­de a Ma­nuel Fra­ga a ha­cer lo pro­pio en Mon­te Pío, sin que nin­gún tu­ris­ta que di­vi­se la re­si­den­cia ofi­cial al lle­gar a Com­pos­te­la se eche las ma­nos a la ca­be­za. En­tre otras co­sas, por­que en Ga­li­cia ha si­do anec­dó­ti­ca la su­pre­sión de sím­bo­los ofi­cia­les, re­bel­día que ha ca­pi­ta­li­za­do el BNG cuan­do ca­tó po­der, pe­ro sin ma­yo­res con­se­cuen­cias.

La fie­bre de las ban­de­ras y los la­zos que se extiende de for­ma en­fer­mi­za por Ca­ta­lu­ña y la ma­yo­ría de las ca­pi­ta­les es­pa­ño­las no cua­ja en Ga­li­cia, y la «Es­pa­ña de los bal­co­nes» que pro­cla­ma Pa­blo Ca­sa­do pin­cha pre­ci­sa­men­te en el úni­co rin­cón del país en el que el PP es he­ge­mó­ni­co. Fei­joo se lo tuvo que ex­pli­car, igual que hi­zo en una con­ver­sa­ción sin gra­ba­do­ras a los pe­rio­dis­tas de Ma­drid du­ran­te el con­gre­so po­pu­lar de ju­lio, pa­ra el cual mu­chos lo veían me­jor pre­pa­ra­do que nin­gún otro di­ri­gen­te. Pe­ro la grey cen­tra­lis­ta y es­pa­ño­la­za le atri­buía una ta­ra: es de­ma­sia­do ga­lle­guis­ta.

Las du­das ini­cia­les so­bre el com­pro­mi­so de Fei­joo con el idio­ma y su pa­sa­do co­mo ges­tor en Ma­drid hi­cie­ron tam­ba­lear ha­ce una dé­ca­da los mar­cos que ha­bía fi­ja­do Fra­ga con el cé­le­bre «Ga­le­go co­ma ti», la in­su­pe­ra­ble cam­pa­ña que per­mi­tió a los con­ser­va­do­res ga­nar to­do el es­pec­tro ideo­ló­gi­co a la de­re­cha del PSOE. Ese am­plio cam­po tie­ne flan­cos dé­bi­les, y ahí es don­de in­ten­tan sa­car ta­ja­da aho­ra otras dos fuer­zas que de­jan atrás a Ca­sa­do en el uso y abu­so de la ban­de­ra es­pa­ño­la.

Ciu­da­da­nos re­ve­la­ba es­ta se­ma­na que ha al­can­za­do en Ga­li­cia los 7.000 sim­pa­ti­zan­tes-mi­li­tan­tes, una do­ble fi­gu­ra sin­gu­lar que im­pi­de me­dir su im­plan­ta- ción real. Aho­ra bien, si con­si­gue pre­sen­tar las cien can­di­da­tu­ras lo­ca­les que anun­cian, le ha­rá un des­tro­zo im­por­tan­te al PP, so­bre to­do en las lo­ca­li­da­des me­dia­nas o pe­que­ñas don­de no al­can­ce el 5 % de los su­fra­gios. Se­rán mi­les de vo­tos per­di­dos pa­ra el cen­tro­de­re­cha.

Vox es otra his­to­ria. A pe­sar del subidón de Vis­ta­le­gre, en Ga­li­cia es una fuer­za re­si­dual que so­lo tie­ne es­truc­tu­ra en la pro­vin­cia de A Co­ru­ña, con 130 afi­lia­dos, trein­ta de ellos en la úl­ti­ma se­ma­na. Pa­blo Can­cio, de 30 años, es su re­fe­ren­te. Vi­ve en San­tia­go, es­tu­dió De­re­cho, tie­ne un dis­cur­so más mo­de­ra­do que Abas­cal y ad­mi­te que las mu­ni­ci­pa­les le lle­gan sin una red só­li­da. Su ob­je­ti­vo se­rá re­for­zar al can­di­da­to de las Eu­ro­peas, pa­ra imi­tar el sal­to del pla­tó al es­ca­ño que dio Po­de­mos en el 2014. ¿Exis­ti­rá al­gún día Vox Ga­li­cia? Se­ría un iró­ni­co con­tra­sen­ti­do, por­que su ban­de­ra, ade­más de la es­pa­ño­la y la del po­pu­lis­mo, es la de un Es­ta­do cen­tra­lis­ta. A sa­co.

La úni­ca es­truc­tu­ra de Vox en Ga­li­cia, en la pro­vin­cia de A Co­ru­ña, ganó 30 afi­lia­dos en tres días

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.