Los in­for­mes y ex­per­tos en ca­li­dad del ai­re sub­ra­yan el re­par­to de­sigual de las emi­sio­nes que sa­len de las fac­to­rías ga­lle­gas en las zo­nas más ur­ba­ni­za­das, pe­ro no lle­gan al ni­vel del trá­fi­co

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Economía - MA­NUEL VA­RE­LA RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

En­tre Al­coa y la re­fi­ne­ría de Rep­sol en A Co­ru­ña hay una ca­rre­te­ra que une la ciu­dad con Ar­tei­xo y un área de más de 5.000 per­so­nas. El nú­cleo de Mei­cen­de se es­tre­cha an­te sus dos gigantes ve­ci­nos. «Cuan­do el olor es in­ten­so se ha­ce bas­tan­te mo­les­to, pe­ro di­ría que ya es­toy acos­tum­bra­do», res­pon­de Adrián, ve­cino de los hu­mos que ob­ser­va des­de su ca­sa. Un aro­ma ar­ti­fi­cial sue­le cu­brir el pue­blo a dia­rio aun­que, pa­ra es­te jo­ven, el peor olor lle­ga oca­sio­nal­men­te des­de la zo­na de Sue­vos, don­de hay una fá­bri­ca de ha­ri­nas pa­ra ani­ma­les.

El pue­blo es víc­ti­ma de un desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co caó­ti­co que lo con­vir­tió en cen­tro de la zo­na in­dus­trial más den­sa de Ga­li­cia. «A ci­da­de foi au­men­tan­do, cos plans de or­de­na­men­to que to­ca­ron na súa épo­ca, e fi­xo que al­gúns ba­rrios se in­tro­du­ci­ran nes­tas áreas», ex­pli­ca Ma­nuel Ve­llón, quí­mi­co con más de vein­te años de ex­pe­rien­cia en el sec­tor de la ca­li­dad del ai­re. Un ai­re que, se­gún ana­li­za, no pre­sen­ta «grandes pro­ble­mas» pa­ra las ur­bes ga­lle­gas.

El Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca re­co­ge anual­men­te las emi­sio­nes de unas 7.000 in­dus­trias del país. No son to­das las que hay, pe­ro sí aque­llas en las que se su­pe­ra el lla­ma­do um­bral de in­for­ma­ción pú­bli­ca: ca­da vez que una fá­bri­ca expulsa una can­ti­dad de­ter­mi­na­da de una sus­tan­cia por en­ci­ma del lí­mi­te, es­ta apa­re­ce en el Re­gis­tro Es­ta­tal de Emi­sio­nes y Fuen­tes Con­ta­mi­nan­tes (PRTR). Ga­li­cia cuen­ta con 115 pun­tos re­par­ti­dos por 63 ayun­ta­mien­tos.

El área me­tro­po­li­ta­na de A Co­ru­ña es la que más apor­ta al lis­ta­do, con do­ce ins­ta­la­cio­nes dis­tri­bui­das en­tre el con­ce­llo her­cu­lino y el de Ar­tei­xo. La at­mós­fe­ra de la ciu­dad es una de las más con­ta­mi­na­das de la co­mu­ni­dad, aun­que las chi­me­neas de su en­torno no son las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles. «Aín­da que a in­fluen­cia das emi­sións in­dus­triais é bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­va nal­gun­has ci­da­des, a prin­ci­pal cau­sa é o trá­fi­co ro­da­do», apun­ta Xo­sé Vei­ras, bió­lo­go y miem­bro de Eco­lo­gis­tas en Ac­ción. Ve­llón coin­ci­de con el aná­li­sis y re­cuer­da que, ade­más, el vo­lu­men de vehícu­los es muy in­fe­rior al de grandes ca­pi­ta­les co­mo Ma­drid o Bar­ce­lo­na.

La ins­ta­la­ción que más ele­men­tos desecha es la re­fi­ne­ría de Rep­sol, prin­ci­pal­men­te óxi­dos de azu­fre y dió­xi­do de car­bono. En es­te úl­ti­mo es el ter­ce­ro de Ga­li­cia, tras las cen­tra­les tér­mi­cas de As Pon­tes y Mei­ra­ma. Al­go más de un mi­llón de to­ne­la­das al año del prin­ci­pal gas cau­san­te del efec­to invernadero que ele­va la tem­pe­ra­tu­ra te­rres­tre, se­gún los úl­ti­mos da­tos del PRTR pa­ra el 2016.

«En Rep­sol que­re­mos ser un ac­tor re­le­van­te en la tran­si­ción ener­gé­ti­ca glo­bal», ase­gu­ra la com­pa­ñía. La pe­tro­le­ra pre­vé una in­ver­sión de 2.500 mi­llo­nes has­ta el 2020 en «ne­go­cios de ba­jas emi­sio­nes» y re­du­cir los ga­ses de efec­to invernadero. Se­gún la au­di­to­ría de Lloyd’s Re­gis­ter a la re­fi­ne­ría co­ru­ñe­sa, la ins­ta­la­ción lo­gró una re­duc­ción anual de 14.346 to­ne­la­das de CO2. Lo mis­mo en dió­xi­do de azu­fre, que lo­gró re­ba­jar en más de la mi­tad du­ran­te los úl­ti­mos 10 años tras im­plan­tar «téc­ni­cas de me­jo­ra de for­ma pro­gre­si­va». A me­dio pla­zo, Rep­sol pre­vé re­du­cir sus emi­sio­nes en A Co­ru­ña un 25 % an­tes del 2025.

A la pla­ta­for­ma de re­fi­na­ción de pe­tró­leo le sigue, en dió­xi­do de car­bono, Al­coa Ines­pal con 120.000 to­ne­la­das. En el lis­ta­do fi­gu­ran otras ins­ta­la­cio­nes co­mo Sho­wa Den­ko (an­ti­gua SGL Car­bón), Fe­rroatlán­ti­ca o la plan­ta cer­ve­ce­ra de Hi­jos de Ri­ve­ra, que expulsa sus re­si­duos a tra­vés de la es­ta­ción de­pu­ra­do­ra de aguas re­si­dua­les.

Aten­dien­do a los da­tos re­co­gi­dos por la Agen­cia Eu­ro­pea de Me­dio Am­bien­te, a tra­vés de su ser­vi­cio de in­for­ma­ción en di­rec­to Eu­ro­pean Air Qua­lity In­dex, la es­ta­ción ubi­ca­da en la to­rre de Hér­cu­les ha con­ta­do con una ca­li­dad del ai­re «po­bre» unas 17 ve­ces en los úl­ti­mos 100 días. El prin­ci­pal agen­te no­ci­vo en la at­mós­fe­ra de la zo­na son las PM10, unas par­tí­cu­las di­mi­nu­tas de­ce­nas de ve­ces in­fe­rio­res al diá­me­tro de un pe­lo y que pue­den co­lar­se al apa­ra­to res­pi­ra­to­rio e, in­clu­so, lle­gar al to­rren­te san­guí­neo. «Son as máis preo­cu­pan­tes e as que te­ñen máis im­pac­to pa­ra a saú­de», in­di­ca Vei­ras.

Tran­si­ción Ener­gé­ti­ca, a par­tir del informe Eva­lua­ción de la Ca­li­dad del Ai­re en Es­pa­ña pa­ra el 2017, sub­ra­ya que la le­gis­la­ción pa­ra las PM10 se vul­ne­ró en so­lo dos oca­sio­nes en Ga­li­cia en los úl­ti­mos sie­te años, y fue por un com­po­nen­te na­tu­ral de ae­ro­sol ma­rino y ma­sas de ai­re afri­cano, por lo que no vol­vió a su­pe­rar­se des­de las co­rrec­cio­nes rea­li­za­das en el 2014.

En el pe­río­do 2011-2017, ana­li­za­do en el es­tu­dio, so­lo ha ha­bi­do otro con­ta­mi­nan­te en la co­mu­ni­dad que su­peró el lí­mi­te. El um­bral de ozono se tras­pa­só en la fran­ja Fis­te­rra-San­tia­go. La úni­ca in­dus­tria en el área me­tro­po­li­ta­na de la ca­pi­tal in­clui­da en el PRTR es Fin­sa, que cuen­ta con otros tres cen­tros en Rá­ba­de (Lu­go), Pa­drón (A Co­ru­ña) y San Ci­brao (Ou­ren­se). La fá­bri­ca de San­tia­go emi­tió en el 2016 óxi­dos de ni­tró­geno, de azu­fre y par­tí­cu­las PM10. La ma­de­re­ra ex­pli­ca que su ac­ti­vi­dad es­tá re­gu­la­da por la nor­ma­ti­va eu­ro­pea. Las me­di­das adop­ta­das pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes «per­mi­ten a las cua­tro ins­ta­la­cio­nes cum­plir con los va­lo­res lí­mi­tes de­fi­ni­dos» por la le­gis­la­ción, man­tie­ne la com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.