Sus­ten­tan un ne­go­cio de 4.000 mi­llo­nes de eu­ros pro­ce­san­do pes­ca­do en na­ves he­la­das. Con sa­la­rios de 6 eu­ros la ho­ra y las ma­nos de­for­ma­das, por pri­me­ra vez en 40 años di­cen bas­ta

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Economía - M. SÍO DO­PE­SO VI­GO / LA VOZ

Ca­da bol­sa de fi­le­tes de pes­ca­do con­ge­la­do que en­tra en la ces­ta de la com­pra es un ali­men­to de ga­ran­tía pa­ra los con­su­mi­do­res. Esa mar­ca de ca­li­dad ga­lle­ga, en la que con­fían mi­les de con­su­mi­do­res en el mun­do, es pro­duc­to de un sec­tor for­ma­do por 143 em­pre­sas, que el año pa­sa­do fac­tu­ró 4.236 mi­llo­nes de eu­ros, y es­te año va ca­mino de pul­ve­ri­zar sus me­jo­res ci­fras de ven­ta, se­gún avan­za­ron los em­pre­sa­rios en la re­cien­te fe­ria in­ter­na­cio­nal Con­xe­mar, ce­le­bra­da en Vi­go.

La in­dus­tria pes­que­ra es una ac­ti­vi­dad con arrai­go, que ge­ne­ra va­lor y ri­que­za. Y los 7.000 tra­ba­ja­do­res, ca­si to­das mu­je­res, que la ha­cen po­si­ble creen que ha lle­ga­do el mo­men­to de dig­ni­fi­car unos em­pleos que, le­jos de me­jo­rar, son he­re­de­ros de una lar­ga tra­di­ción de pre­ca­rie­dad y de­re­chos no reivin­di­ca­dos que se pro­lon­ga des­de ha­ce 40 años.

Una huel­ga de gé­ne­ro

La reivin­di­ca­ción sa­la­rial es la gran de­man­da de la mo­vi­li­za­ción de las tra­ba­ja­do­ras del sec­tor de pro­duc­tos ela­bo­ra­dos del mar, que ame­na­za con una huel­ga in­de­fi­ni­da, des­de que el pa­sa­do 26 de sep­tiem­bre que­da­ron ro­tas las ne­go­cia­cio­nes pa­ra pac­tar un nue­vo con­ve­nio co­lec­ti­vo pa­ra los pró­xi­mos dos años.

Pe­ro las mu­je­res que es­tán al fren­te de la mo­vi­li­za­ción han con­se­gui­do que es­te con­flic­to la­bo­ral se dis­tin­ga tam­bién por ser un con­flic­to de gé­ne­ro. «Lle­va­mos mu­chos años en es­to. Siem­pre ha si­do un tra­ba­jo muy du­ro, y lo que ve­mos es que las con­di­cio­nes es­tán em­peo­ran­do. An­tes te­nía­mos de­re­chos que aho­ra no hay, to­do pa­ra re­ba­jar cos­tes sa­la­ria­les», afir­ma Be­lén Coe­llo, tra­ba­ja­do­ra de Fan­di­cos­ta.

La con­ci­lia­ción fa­mi­liar es im­pen­sa­ble en el sec­tor. «No po­de­mos lle­var a nues­tros hi­jos ni a nues­tros ma­yo­res al mé­di­co por­que te lo des­cuen­tan del suel­do», ex­pli­ca Elena Fe­rra­das, tra­ba­ja­do­ra de Ca­bo­mar, que de­ta­lla la du­re­za del día a día en la fac­to­ría. «Tra­ba­jas 8 ho­ras de pie, sin mo­ver­te del si­tio. Es­tá prohi­bi­do ha­blar. Te obli­gan a com­pe­tir mi­dien­do tu pro­duc­ción dia­ria y, si no lle­gas, te cam­bian a un pues­to más du­ro, co­mo a car­gar ca­jas», ase­gu­ra.

De­re­chos con­ge­la­dos

Hay de­re­cho a un des­can­so de 20 mi­nu­tos que las tra­ba­ja­do­ras lla­man el tiem­po del bo­ca­di­llo, que, del mo­do en que lo ex­pli­ca Elena, es co­mo pa­ra no tra­gar bo­ca­do: «Son 20 mi­nu­tos que en reali­dad no lo son, por­que en ese tiem­po tienes que ha­cer el pro­to­co­lo de po­ner y qui­tar el equi­pa­mien­to de tra­ba­jo. Y lue­go, esos 20 mi­nu­tos los tienes que re­cu­pe­rar o des­con­tar de los días de tus días de va­ca­cio­nes».

Es­cla­vi­tud Fer­nán­dez, tra­ba­ja­do­ra de Mas­ca­to, cuen­ta que en su em­pre­sa han con­se­gui­do ob­te­ner tiem­pos de des­can­so ca­da dos ho­ras, han co­lo­ca­do es­pal­de­ras pa­ra ha­cer es­ti­ra­mien­tos y dis­po­nen de 5 mi­nu­tos pa­ra ir al cuar­to de ba­ño, pe­ro la com­pe­ten­cia pa­ra que tu pues­to no pa­se a ser ocu­pa­do por una em­plea­da de una em­pre­sa de tra­ba­jo tem­po­ral por me­nos suel­do im­po­ne un rit­mo de tra­ba­jo fre­né­ti­co. «Tra­ba­ja­mos con sie­rras y cu­chi­llos muy pe­li­gro­sos cor­tan­do pes­ca­do con mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos bes­tia­les a un rit­mo atroz. En al­gu­nas em­pre­sas hay quien se lle­va el cu­chi­llo de ca­sa por­que es­tá me­jor afi­la­do pa­ra ha­cer ma­yor pro­duc­ción», de­ta­lla la em­plea­da.

Peo­res, las de las ETT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.