LAS CA­RRE­TI­LLAS MUE­VEN EL MUN­DO

Logística Profesional - - EDITORIAL -

Uno de los sec­to­res que du­ran­te los años de la cri­sis más es­fuer­zos ha he­cho a ni­vel de in­ver­sio­nes, pa­ra con­ti­nuar in­no­van­do en me­jo­rar sus pro­duc­tos, in­cre­men­tar la er­go­no­mía, la se­gu­ri­dad, la pro­duc­ti­vi­dad y el cui­da­do del me­dioam­bien­te, ha si­do el de las ca­rre­ti­llas. Pa­ra to­dos han co­rri­do —y si­guen co­rrien­do— unos tiem­pos muy di­fí­ci­les eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro los fa­bri­can­tes de ca­rre­ti­llas no se han dor­mi­do y se han preo­cu­pa­do de apro­ve­char el tiem­po y el di­ne­ro pa­ra ha­cer sus pro­duc­tos más com­pe­ti­ti­vos. Sus es­fuer­zos han da­do sus fru­tos y, aho­ra, el mer­ca­do glo­bal de má­qui­nas fac­tu­ra­das y re­por­ta­das a MEDEA en el año 2015 ha cre­ci­do un 34,01% con res­pec­to a 2014, un cre­ci­mien­to muy por en­ci­ma de las pre­vi­sio­nes ini­cia­les y que, co­mo pue­de leer­se en el in­for­me que pu­bli­ca­mos en es­te nú­me­ro, al­gu­nos ca­li­fi­can de “mag­ní­fi­co”. To­dos se mues­tran sa­tis­fe­chos. Y eso, a pe­sar de que du­ran­te el úl­ti­mo tri­mes­tre el cre­ci­mien­to no es­tá si­guien­do es­te mis­mo rit­mo, in­flui­do, tal vez, por la ines­ta­bi­li­dad con que azo­tan al mer­ca­do los des­ma­nes de la co­rrup­ción, la ines­ta­bi- li­dad política y los vien­tos que so­plan en to­da Eu­ro­pa con los re­fu­gia­dos y al­gu­nos es­cán­da­los de co­rrup­ción y cri­sis de los que pa­re­ce que no te­ne­mos la ex­clu­si­vi­dad los es­pa­ño­les. Han des­ta­ca­do el cui­da­do por as­pec­tos co­mo la er­go­no­mía, me­jo­ran­do de­ta­lles co­mo los pel­da­ños de ac­ce­so, los ha­bi­tácu­los más am­plios y des­pe­ja­dos, o los re­po­sa­bra­zos más anató­mi­cos. Los cam­bios en las ba­te­rías son es­pec­ta­cu­la­res, eficientes y fá­ci­les de ex­traer. Es­ta­mos se­gu­ros de no equi­vo­car­nos si afir­ma­mos que mu­chos otros sec­to­res tam­bién han es­ta­do tra­ba­jan­do muy ar­dua­men­te (que me per­do­nen si no les ala­ba­mos tan­to a ellos), pe­ro lo han he­cho con tan­to si­gi­lo que sus tra­ba­jos han pa­sa­do —no to­dos, por for­tu­na— bas­tan­te des­aper­ci­bi­dos. El de los ca­rre­ti­lle­ros ha si­do un buen tra­ba­jo, muy crea­ti­vo y cons­tan­te, y hay que felicitarles por ello. Y, ade­más, han tra­ta­do, co­mo en el di­cho, “no so­lo de ser­lo, sino tam­bién de pa­re­cer­lo”. Los fa­bri­can­tes de ca­rre­ti­llas se han preo­cu­pa­do de co­mu­ni­car­lo, de ha­cer sa­ber a sus clien­tes, a tra­vés de jor­na­das, reunio­nes, via­jes or­ga­ni­za­dos y, por su­pues­to, de co­mu­ni­ca­dos a la pren­sa, to­do aque­llo en lo que es­ta­ban tra­ba­jan­do pa­ra ha­cer más fá­cil el ma­ne­jo de sus má­qui­nas. Mu­chas gra­cias por la par­te que nos co­rres­pon­de co­mo pren­sa: tam­bién no­so­tros he­mos re­ci­bi­do su apo­yo con­ti­nua­do.

EL DE LOS CA­RRE­TI­LLE­ROS HA SI­DO UN BUEN TRA­BA­JO, MUY CREA­TI­VO Y CONS­TAN­TE, Y HAY QUE FELICITARLES POR ELLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.