Los con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les y el con­su­mo de al­cohol y dro­gas

Logística Profesional - - EDITORIAL - Manuel Pé­rez­ca­rro Mar­tín,

Los re­sul­ta­dos de la re­cien­te cam­pa­ña de con­trol de con­su­mo de al­cohol y dro­gas en con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les lle­va­da a ca­bo por la Agru­pa­ción de Trá­fi­co de la Guar­dia Ci­vil en las ca­rre­te­ras mur­cia­nas y el trá­gi­co ac­ci­den­te que cos­tó la vi­da, la se­ma­na an­te­rior, a cin­co per­so­nas y en las que se vio im­pli­ca­do un ca­mión cu­yo con­duc­tor dio po­si­ti­vo en el con­su­mo de dro­gas, tie­nen que ha­cer­nos re­fle­xio­nar. Una cam­pa­ña en don­de se de­tec­ta que el 1,8 por cien­to de los con­duc­to­res con­tro­la­dos da po­si­ti­vo en las prue­bas de con­su­mo de dro­gas, no es ad­mi­si­ble.

Des­de Froet he­mos de­nun­cia­do es­ta si­tua­ción en dis­tin­tas oca­sio­nes, co­mo tam­bién he­mos de­man­da­do que se adop­ten las me­di­das ne­ce­sa­rias por par­te del Es­ta­do pa­ra evi­tar es­te ti­po de con­duc­tas.

No es es­ta una si­tua­ción anor­mal, el con­su­mo de al­cohol y dro­gas en el tra­ba­jo es una si­tua­ción muy preo­cu­pan­te, co­mo así lo re­ve­lan di­fe­ren­tes es­tu­dios. En un ar­tícu­lo de la doc­to­ra Ochoa Man­ga­do del Ser­vi­cio de Psi­quia­tría del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Ra­món y Ca­jal de Ma­drid, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Me­di­ci­na y Se­gu­ri­dad del Tra­ba­jo, afir­ma que ”la ele­va­da pre­va­len­cia en­tre la po­bla­ción tra­ba­ja­do­ra del con­su­mo de al­cohol y otras dro­gas con­vier­te es­tos con­su­mos en un pro­ble­ma de gran

mag­ni­tud”, ofre­cien­do da­tos que así lo acre­di­tan. Des­de la pers­pec­ti­va del em­pre­sa­rio es­to su­po­ne un gran pro­ble­ma por­que in­ci­de en mu­chos fac­to­res, pe­ro so­bre to­do, en la se­gu­ri­dad del pro­pio tra­ba­ja­dor, sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y, co­mo es el ca­so de los con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les, en la se­gu­ri­dad del res­to de las per­so­nas, ya sean los via­je­ros de un au­to­bús o los usua­rios de la vía pú­bli­ca.

En el as­pec­to le­gal es in­du­da­ble que se ne­ce­si­tan re­for­mas, pues en ma­te­ria la­bo­ral, el con­su­mo de al­cohol y dro­gas so­lo se con­tem­pla des­de el pun­to de vis­ta disciplinario, sien­do cau­sa de des­pi­do la em­bria­guez ha­bi­tual o to­xi­co­ma­nía si re­per­cu­ten ne­ga­ti­va­men­te en el tra­ba­jo, ex­tre­mos que re­sul­tan siem­pre di­fí­ci­les de de­mos­trar e im­po­si­bles cuan­do se tra­ta de un con­duc­tor pro­fe­sio­nal que, por la na­tu­ra­le­za de su tra­ba­jo, es­ca­pa al con­trol del em­pre­sa­rio. Ade­más, ha­bría otra di­fi­cul­tad aña­di­da co­mo es el he­cho de acre­di­tar la ha­bi­tua­li­dad.

Por otra par­te, en lo que se re­fie­re a la pre­ven­ción de ries­gos la­bo­ra­les, la Ley es­ta­ble­ce la obli­ga­ción por par­te del em­pre­sa­rio de ga­ran­ti­zar a los tra­ba­ja­do­res a su ser­vi­cio la vi­gi­lan­cia pe­rió­di­ca de su es­ta­do de sa­lud en fun­ción de los ries­gos in­he­ren­tes al tra­ba­jo, a tra­vés de re­co­no­ci­mien­tos mé­di­cos pe­rió­di­cos, pe­ro es­ta vi­gi­lan­cia só­lo po­drá lle­var­se a ca­bo cuan­do el tra­ba­ja­dor pres­te su con­sen­ti­mien­to, aña­dien­do que las me­di­das de vi­gi­lan­cia y con­trol de la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res se lle­va­rán a ca­bo res­pe­tan­do siem­pre el de­re­cho a la in­ti­mi­dad y a la dig­ni­dad de la per­so­na del tra­ba­ja­dor y la con­fi­den­cia­li­dad de to­da la in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con su es­ta­do de sa­lud. En cuan­to a la nor­ma­ti­va de Trá­fi­co y Se­gu­ri­dad Vial, es­tá regulada co­mo in­frac­ción muy gra­ve la con­duc­ción con ta­sas de al­cohol su­pe­rio­res a las re­gla­men­ta­ria­men­te es­ta­ble­ci­das, que en el ca­so de los con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les pue­de lle­var apa­re­ja­das mul­tas de has­ta 1.000 eu­ros y pér­di­da de 6 pun­tos del car­net de con­du­cir. El Có­di­go Pe­nal, si se su­pe­ran de­ter­mi­na­dos lí­mi­tes, pre­via­men­te es­ta­ble­ci­dos, se con­si­de­ra­rá de­li­to con pe­nas que pue­den lle­gar has­ta dos años de pri­sión y pri­va­ción del de­re­cho a con­du­cir de has­ta seis años. Pe­ro exis­te una di­fe­ren­cia en­tre el con­su­mo de al­cohol y el de dro­gas. Mien­tras que en el pri­me­ro no es ne­ce­sa­rio pro­bar la in­fluen­cia del al­cohol en la con­duc­ción, sino que bas­ta con que se ha­yan

SE NE­CE­SI­TAN RE­FOR­MAS, PUES EN MA­TE­RIA LA­BO­RAL, EL CON­SU­MO DE AL­COHOL Y DRO­GAS SO­LO SE CON­TEM­PLA DES­DE EL PUN­TO DE VIS­TA DISCIPLINARIO HAY QUE HA­CER OBLIGATORIOS LOS RE­CO­NO­CI­MIEN­TOS MÉ­DI­COS ANUA­LES IN­CLU­YEN­DO LA DE­TEC­CIÓN DEL CON­SU­MO DE AL­COHOL Y DRO­GAS CO­MO CAU­SA INHABILITANTE

so­bre­pa­sa­do los lí­mi­tes de con­su­mo es­ta­ble­ci­do, en el ca­so del con­su­mo de dro­gas, es­tu­pe­fa­cien­tes o sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas, es ne­ce­sa­rio pro­bar la in­fluen­cia de las mis­mas en la con­duc­ción.

Así pues, en­ten­de­mos que se ha­ce im­pres­cin­di­ble una pro­fun­da mo­di­fi­ca­ción le­gis­la­ti­va y que de­be­ría ba­sar­se en cin­co pi­la­res:

1.- Pre­ven­ción y con­cien­cia­ción di­ri­gi­da es­pe­cí­fi­ca­men­te a los con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les y a los que deseen ele­gir es­ta pro­fe­sión, dan­do una ma­yor im­por­tan­cia a es­te te­ma tan­to en los exá­me­nes pa­ra ob­te­ner el per­mi­so de con­du­cir co­mo en la rea­li­za­ción de los cur­sos pa­ra la ob­ten­ción y re­no­va­ción del Cer­ti­fi­ca­do de Ap­ti­tud Pro­fe­sio­nal.

2.- Mo­di­fi­ca­ción de la nor­ma­ti­va la­bo­ral eli­mi­nan­do el ca­rác­ter de la ha­bi­tua­li­dad en el con­su­mo de al­cohol y dro­gas du­ran­te la rea­li­za­ción de su tra­ba­jo en el ca­so de los con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les pa­ra que sea cau­sa de un des­pi­do disciplinario.

3.- Mo­di­fi­ca­ción de la Ley de Pre­ven­ción de Ries­gos la­bo­ra­les, ha­cien­do obligatorios los re­co­no­ci­mien­tos mé­di­cos anua­les pa­ra los con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les, in­clu­yen­do la de­tec­ción del con­su­mo de al­cohol y dro­gas co­mo cau­sa inhabilitante pa­ra el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión. Es­ta­ble­cer la po­si­bi­li­dad de con­tro­les alea­to­rios de con­su­mo de al­cohol y dro­gas en los con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les co­mo con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra la pres­ta­ción del ser­vi­cio. Si se ha­ce con los de­por­tis­tas ¿por qué no es po­si­ble ha­cer­lo con quie­nes con su pro­fe­sión pue­den po­ner en pe­li­gro su pro­pia vi­da o la de los de­más?

4.- Mo­di­fi­ca­ción de la Ley de Trá­fi­co y Se­gu­ri­dad Vial en­du­re­cien­do las san­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas con la pér­di­da de to­dos los pun­tos del per­mi­so de con­du­cir y de­ter­mi­nar los pa­rá­me­tros, en el ca­so de con­su­mo de dro­gas, pa­ra que no ne­ce­si­te pro­bar­se la in­fluen­cia de su con­su­mo en la con­duc­ción o, en su ca­so, es­ta­ble­cer que la sim­ple de­tec­ción de con­su­mo sea bas­tan­te pa­ra que la con­duc­ta sea san­cio­na­ble des­de el pun­to de vis­ta ad­mi­nis­tra­ti­vo y pe­nal.

5.- Es­ta­ble­cer me­di­das que per­mi­tan la re­in­ser­ción la­bo­ral a aque­llos con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les que se les ha­ya in­ha­bi­li­ta­do pa­ra el ejer­ci­cio de su pro­fe­sión.

A es­tas me­di­das po­drían aña­dir­se otras co­mo la ins­ta­la­ción obli­ga­to­ria en fá­bri­ca de dis­po­si­ti­vos ho­mo­lo­ga­dos que im­pi­dan la pues­ta en mar­cha del vehícu­lo cuan­do se de­tec­te el con­su­mo de al­cohol y, si téc­ni­ca­men­te es via­ble, el de dro­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.