El po­ten­cial de la Block­chain en la pla­ni­fi­ca­ción de la ca­de­na de su­mi­nis­tro

Con la mo­da del bit­coin, pro­ba­ble­men­te ha­brá ya oí­do ha­blar de la tec­no­lo­gía de ba­se de da­tos dis­tri­bui­da co­no­ci­da co­mo “block­chain”. La block­chain no es so­la­men­te útil pa­ra crip­to­mo­ne­das y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. Es­tá tam­bién en­tran­do en las ca­de­nas de su

Logística Profesional - - SUMARIO -

Ha­bla­re­mos so­bre es­to más tar­de. An­tes que na­da, ¿qué es la block­chain? Aun­que sue­ne a cien­cia fic­ción, es­ta tec­no­lo­gía per­mi­te, esen­cial­men­te, en­viar un blo­que de da­tos a al­guien, que de­be po­seer la cla­ve ci­fra­da pa­ra ac­ce­der a di­chos da­tos. La en­crip­ta­ción de cla­ves ya exis­te des­de ha­ce tiem­po, pe­ro la block­chain es úni­ca por­que per­mi­te rea­li­zar transac­cio­nes en­tre un gran nú­me­ro de per­so­nas, in­clu­yen­do ‘eco­sis­te­mas’ co­mer­cia­les, que ne­ce­si­ten rea­li­zar di­chas transac­cio­nes de for­ma se­gu­ra, con da­tos pro­te­gi­dos. Con la block­chain, los con­tra­tos co­mer­cia­les y otra in­for­ma­ción con­fi­den­cial son ci­fra­dos di­gi­tal­men­te y al­ma­ce­na­dos en ba­ses de da­tos, com­par­ti­das con to­dos los sis­te­mas au­to­ri­za­dos. Di­chas ba­ses de da­tos son com­ple­ta­men­te trans­pa­ren­tes: to­dos los sis­te­mas tie­nen exac­ta­men­te la mis­ma ver­sión de los da­tos, y por tan­to es­tos es­tán pro­te­gi­dos de su bo­rra­do, ma­ni­pu­la­ción, re­vi­sión o di­se­mi­na­ción.

En un mun­do don­de los da­tos de In­ter­net son una mer­can­cía ba­ra­ta que cual­quie­ra pue­de ge­ne­rar, co­piar y dis­tri­buir, la block­chain pro­por­cio­na un mo­do de con­ser­var su va­lor in­trín­se­co. Y lo ha­ce au­ten­ti­fi­cán­do­los y con­tro­lan­do su dis­tri­bu­ción. Por eso la block­chain pro­por­cio­na a las crip­to­mo­ne­das - que por na­tu­ra­le­za de­ben ser li­mi­ta­das en su su­mi­nis­tro - va­lor.

La ca­pa­ci­dad de la block­chain pa­ra pro­por­cio­nar trans­pa­ren­cia, se­gu­ri­dad y ve­ra­ci­dad a los da­tos es lo que la ha­ce útil a las ca­de­nas de su­mi­nis­tro. En las mo­der­nas re­des glo­ba­les de dis­tri­bu­ción es muy fá­cil per­der la exac­ti­tud de los da­tos. La block­chain pue­de va­li­dar la pro­ce­den­cia de las ma­te­rias pri­mas en el sec­tor ali­men­ta­rio, far­ma­céu­ti­co o en ca­de­nas de su­mi­nis­tro de bie­nes de con­su­mo, una ta­rea que ha si­do tra­di­cio­nal­men­te di­fí­cil y cos­to­sa. IBM y Maersk han crea­do ya una joint-ven­tu­re ba­sa­da en la block­chain pa­ra po­der con­tro­lar los da­tos de pro­duc­to de for­ma di­gi­tal, a tra­vés de to­da la ca­de­na de su­mi­nis­tro end-to-end. Es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción de la ca­de­na de su­mi­nis­tro, uno de los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios de la block­chain es que pro­por­cio­na una vis­ta úni­ca y com­par­ti­da de da­tos transaccionales se­gu­ros a un gru­po de per­so­nas. Por ejem­plo, mu­chas em­pre­sas es­tán im­ple­men­tan­do pro­ce­sos co­mer­cia­les mul­ti­fun­cio­na­les co­mo la pla­ni­fi­ca­ción con­jun­ta de ven­tas y ope­ra­cio­nes (S&OP, Sa­les & Ope­ra­tions Plan­ning), pe­ro pue­den ser rea­cios a ex­ten­der­lo a los pro­vee­do­res pa­ra man­te­ner la con­fian­za y la se­gu­ri­dad. La tec­no­lo­gía block­chain pue­de ga­ran­ti­zar­las. La block­chain tam­bién po­dría ayu­dar en lo que res­pec­ta a los mer­ca­dos elec­tró­ni­cos. Es­tos, que sur­gie­ron ori­gi­nal­men­te en la era dot.com, tam­bién se vie­ron li­mi­ta­dos por las du­das so­bre la ve­ra­ci­dad, la con­fian­za y la se­gu­ri­dad de los da­tos.

La tec­no­lo­gía block­chain va a trans­for­mar el mun­do en que vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos, qui­zás no en dos o cin­co años, pe­ro sí en 10 o 15. Más allá de las ca­pa­ci­da­des de tra­za­bi­li­dad, la gran re­vo­lu­ción en la supply chain lle­ga­rá de la mano de los con­tra­tos in­te­li­gen­tes o “smart con­tracts”. La block­chain es aún len­ta pa­ra su apli­ca­ción en la in­dus­tria con gran­des vo­lú­me­nes de da­tos, pe­ro eso se so­lu­cio­na­rá con el tiem­po.

Uno de los ma­yo­res re­tos en la pla­ni­fi­ca­ción de la ca­de­na de su­mi­nis­tro es la ges­tión de can­ti­da­des cre­cien­tes de da­tos, por lo que block­chain ofre­ce in­tere­san­tes po­si­bi­li­da­des. Sin em­bar­go, en es­tos mo­men­tos, mu­chos sis­te­mas de pla­ni­fi­ca­ción aún no ges­tio­nan ade­cua­da­men­te los da­tos dis­po­ni­bles, y no son ca­pa­ces de se­pa­rar el “rui­do” de la ver­da­de­ra se­ñal. Es pro­ba­ble que us­ted ne­ce­si­te de la block­chain en un fu­tu­ro, pe­ro a me­nos que sea un pio­ne­ro de la tec­no­lo­gía, lo más pro­ba­ble es que lo que ne­ce­si­te aho­ra sea or­de­nar sus da­tos y mo­der­ni­zar su pla­ni­fi­ca­ción.

UNO DE LOS PRIN­CI­PA­LES BE­NE­FI­CIOS DE LA BLOCK­CHAIN ES QUE PRO­POR­CIO­NA UNA VIS­TA ÚNI­CA Y COM­PAR­TI­DA DE DA­TOS TRANSACCIONALES SE­GU­ROS A UN GRU­PO DE PER­SO­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.