Un via­je siem­pre ne­ce­sa­rio

Lo bueno de los via­jes es que sien­tan bien,

Lonely Planet - - PORTADA - JM San­chón,

fí­si­ca y men­tal­men­te, en cual­quier cir­cuns­tan­cia. Cuan­do las co­sas van bien, por­que tie­nes ener­gía pa­ra des­cu­brir mun­do. Y cuan­do las co­sas van mal, por­que quie­res en­con­trar esa ener­gía en al­gún lu­gar del mun­do. Los via­jes que em­pren­da­mos es­te 2012 van a ser de es­te úl­ti­mo ti­po, se­gu­ro. Por­que, cuan­do re­sul­ta que la pro­fe­cía de los ma­yas so­bre el fin del mun­do es una pa­tra­ña (pa­re­ce ser que to­da la li­te­ra­tu­ra apo­ca­líp­ti­ca se ori­gi­nó por una ci­ta sa­ca­da de con­tex­to y ma­lin­ter­pre­ta­da), aho­ra lle­ga la pro­fe­cía de los teu­to­nes so­bre el euro y el es­ta­do de bie­nes­tar tal y co­mo lo he­mos dis­fru­ta­do has­ta ho­ra. Por eso es im­pres­cin­di­ble no tener mie­do a se­guir des­cu­brien­do mun­do y, en la me­di­da de las po­si­bi­li­da­des de ca­da uno, se­guir ali­men­tan­do nues­tra sed de vi­ven­cias via­je­ras, tam­bién en el 2012. Por muy ca­tas­tro­fis­tas que sean las no­ti­cias, por muy ma­la ca­ra que pon­ga el due­to Mer­kozy, siem­pre hay que se­guir via­jan­do. El mun­do real va más allá de Wall Street y las pri­mas de ries­go, del BCE y del FMI. Y si tie­nes du­das y te asal­tan mie­dos, siem­pre te pue­de lle­gar la mo­ti­va­ción gra­cias a la poe­sía de Ka­va­fis: “Cuan­do em­pren­das tu via­je ha­cia Íta­ca, de­bes ro­gar que el via­je sea lar­go, lleno de pe­ri­pe­cias, lleno de ex­pe­rien­cias. No has de te­mer ni a los les­tri­go­nes ni a los cí­clo­pes, ni la có­le­ra del ai­ra­do Po­si­dón. Nun­ca ta­les mons­truos ha­lla­rás en tu ru­ta si tu pen­sa­mien­to es ele­va­do, si una ex­qui­si­ta emo­ción pe­ne­tra en tu al­ma y en tu cuer­po”.

LA POR­TA­DA

FO­TO­GRA­FÍA

Na­ve­ga­mos por las aguas del ar­chi­pié­la­go ke­niano de La­mu

Pa­re­ce una ima­gen de Dis­ney­lan­dia o de una pos­tal na­vi­de­ña, pe­ro nues­tra fo­to de por­ta­da es del ba­rrio vie­jo de Ta­llin, en Es­to­nia. Pe­se a su apa­ren­te cal­ma, la ciu­dad fue un ni­do de es­pías du­ran­te la gue­rra fría. Des­cu­bre su la­do “confidencial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.