Cam­bo­ya Ex­pe­rien­cia mís­ti­ca

Siem Riep,

Lonely Planet - - POSTALES -

El re­co­rri­do por Cam­bo­ya ha­bía si­do ma­ra­vi­llo­so, pe­ro cuan­do lle­gó el mo­men­to de vi­si­tar el com­ple­jo de Ang­kor Wat, el via­je se con­vir­tió en una ex­pe­rien­cia mís­ti­ca. Cuan­do vi el tem­plo de Ang­kor pen­sé que po­si­ble­men­te no ve­ría ja­más nin­gu­na cons­truc­ción rea­li­za­da por el ser hu­mano que me im­pac­ta­ra tan­to. Es to­da una ex­pe­rien­cia, en oca­sio­nes pe­li­gro­sa, pues­to que su­bir sus em­pi­na­das es­ca­le­ras –y ba­jar­las– pa­ra con­tem­plar el ma­ra­vi­llo­so pai­sa­je pue­de re­sul­tar com­pli­ca­do, pe­ro al­ta­men­te pla­cen­te­ro. Es de los lu­ga­res del mun­do que más re­co­mien­do vi­si­tar.

Án­gel Bal­mon, tras su via­je a Cam­bo­ya, que­dó pren­da­do por la be­lle­za y el mis­ti­cis­mo del tem­plo de Ang­kor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.