El ca­mino ha­cia el úl­ti­mo reino prohi­bi­do

Mus­tang se pre­pa­ra pa­ra sa­lir del ais­la­mien­to

Lonely Planet - - ZONA DE EMBARQUE -

Hay mo­men­tos en los que na­die ha es­ta­do allí y, de re­pen­te, anun­cian que es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de ver­lo. Mus­tang es un pe­que­ño Tí­bet o el “úl­ti­mo reino prohi­bi­do”. Es una di­mi­nu­ta par­te del Tí­bet –en len­gua, cul­tu­ra y cli­ma-, ex­cep­to que po­lí­ti­ca­men­te es par­te de Ne­pal. Has­ta 1992 no se per­mi­tía la en­tra­da a tu­ris­tas, y es a par­tir de en­ton­ces que de­jan pa­sar só­lo a unos es­ca­sos cien­tos de per­so­nas, pre­vio des­em­bol­so de los 350 eu­ros ne­ce­sa­rios pa­ra cos­tear el per­mi­so de sen­de­ris­mo. Hoy en día es­tá abier­to a cual­quie­ra, pe­ro el ele­va­do pre­cio por una vi­si­ta de 10 días man­tie­ne las ci­fras por de­ba­jo de unos cuan­tos mi­les.

Mus­tang se en­fren­ta a un cam­bio enor­me que afec­ta a la ca­rre­te­ra que sa­le de la ciu­dad de Pok­ha­ra. Pron­to se po­drá lle­gar a Mus­tang en un día, en vez de la ca­mi­na­ta de cin­co días que has­ta aho­ra era ne­ce­sa­ria. Cuan­do eso ocu­rra, de­ja­rá de ser ese reino re­mo­to, por lo que mi re­cien­te vi­si­ta co­bra más va­lor al ha­ber­la po­di­do ha­cer an­dan­do.

Al lle­gar a Mus­tang, la ca­pi­tal de la re­gión, he­mos as­cen­di­do por en­ci­ma de los 3.800 me­tros de al­ti­tud. Las nu­bes car­ga­das de agua no su­pe­ran las ci­mas de las mon­ta­ñas de Mus­tang, pe­ro eso no im­pi­de que los pra­dos de ca­da pue­blo es­tén ver­des, una fe­liz con­se­cuen­cia, ya que todos los ríos que pa­san por la zo­na y que van en di­rec­ción al sur de la In­dia con­flu­yen en la zo­na. Po­de­mos ver la cul­tu­ra ti­be­ta­na en ca­da rin­cón, des­de las pie­dras Ma­ni, en las que se re­pi­te in­ter­mi­na­ble­men­te un man­tra bu­dis­ta, a los chor­tens (tra­di­cio­na­les stu­pas bu­dis­tas), gom­pas (mo­nas­te­rios) y ban­de­ras ora­to­rias on­dean­do por to­das par­tes. In­clu­so co­no­cí al rey, que pa­re­cía muy tran­qui­lo con los cam­bios. Hoy, ya se pue­de cru­zar con un 4x4, aun­que aún no sea común en es­ta tie­rra tan­to tiem­po ais­la­da. Me ale­gro de ha­ber­la vis­to antes de que lle­guen los gran­des cam­bios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.