Ca­rre­te­ras de pe­lí­cu­la

El hu­mo­ris­ta y escritor com­par­te sus ideas so­bre có­mo ha­cer la clásica ‘road mo­vie’ ame­ri­ca­na, sus con­se­jos pa­ra sa­car lo me­jor de un via­je a tra­vés de los Es­ta­dos Uni­dos y una es­ce­na de au­to­es­top pa­ra po­ner­te los pe­los de pun­ta

Lonely Planet - - ZONA DE EMBARQUE -

que­dán­do­se a ha­cer no­che en un ho­tel de ca­rre­te­ra Best Wes­tern.

HAY UNA ‘ROAD MO­VIE’ QUE TO­DO EL MUN­DO CO­NO­CE

Pa­ra la ma­yo­ría, Thel­may­loui­se es la road mo­vie por ex­ce­len­cia. Uno de los mo­ti­vos pue­de que sea el he­cho de que es una de las po­cas road­mo­vies no fil­ma­da por y pa­ra tíos. Mu­chos de­ben pen­sar que es una gran pe­lí­cu­la, sin acor­dar­se por qué les de­jó hue­lla. Eso sin ol­vi­dar, por su­pues­to, que es­tá muy bien he­cha, in­ter­pre­ta­da y es­tá in­creí­ble­men­te bien fil­ma­da.

CUI­DA­DO CON LAS RO­CAS

La geo­gra­fía es­ta­dou­ni­den­se pa­re­ce pre­sen­tar­se co­mo el per­fec­to te­lón de fon­do ci­ne­ma­to­grá­fi­co pa­ra ha­cer un via­je. Creo que el res­to de pe­lí­cu­las ro­da­das en otros lu­ga­res o paí­ses se cen­tran qui­zá más en su cul­tu­ra, la gen­te, la his­to­ria o la co­mi­da. Sin em­bar­go, no hay sky­li­ne en nin­gu­na ciu­dad de Amé­ri­ca que pue­da com­pe­tir con Mo­nu­ment Va­lley o el Gran Ca­ñón.

ABAN­DO­NA LA IN­TE­RES­TA­TAL Y CO­GE LA AU­TO­PIS­TA

Hu­bo un breve pe­río­do du­ran­te los años 40 y 50 en el que exis­tió to­da una cul­tu­ra de ca­rre­te­ra crea­da en los bor­des del as­fal­to, es­pe­cial­men­te en las ca­rre­te­ras se­cun­da­rias, con sus mo­te­les y res­tau­ran­tes, todos ellos lle­va­dos de la ma­ne­ra tra­di­cio­nal. La in­te­res­ta­tal cam­bió to­do aque­llo. Te pue­des abu­rrir mu­cho con­du­cien­do por la in­te­res­ta­tal, pe­ro si de­ci­des aban­do­nar­la por las au­to­pis­tas es­ta­ta­les, que pa­san por los pue­blos, des­cu­bri­rás la par­te más in­tere­san­te del via­je.

HA­CER AU­TO­ES­TOP… O NO

Es­tu­ve en Oklaho­ma, a las afue­ras de la ciu­dad de Nor­man, y un co­che se pa­ró an­te mí. Des­pués de que el ti­po me de­ja­ra en­trar, fue a la par­te de atrás, abrió el ma­le­te­ro, vol­vió con una es­co­pe­ta y di­jo: “Vas a ve­nir con­mi­go y voy a ma­tar a mi mu­jer”. A lo que tu­ve que con­tes­tar: “No, me vuel­vo a la au­to­pis­ta”. Quie­res aven­tu­ra, pe­ro des­de lue­go no to­par­te con es­te ti­po de si­tua­cio­nes.

NO ES SÓ­LO EL GRAN CA­ÑÓN

Hay un si­tio que mu­cha gen­te nun­ca ha oí­do men­cio­nar: el Mo­nu­men­to Na­cio­nal Ca­ñón de Chelly, en Ari­zo­na. Es­tá por en­ci­ma del de­sier­to, pin­ta­do antes de lle­gar al Gran Ca­ñón, y jus­to en el cen­tro es­tá la Ca­sa Blan­ca, una cue­va es­cul­pi­da por los an­te­pa­sa­dos de pue­blo, en la ro­ca ro­ja de la mon­ta­ña.

Mo­nu­ment Va­lley ha si­do el es­ce­na­rio de in­nu­me­ra­bles ‘road mo­vies’, que in­clu­yen ‘Easy Ri­der’ y ‘Thel­ma y Loui­se’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.