Rich Hall

Lonely Planet - - ZONA DE EMBARQUE -

La es­truc­tu­ra clásica de una road­mo­vie –la que me­jor fun­cio­na– se ba­sa en al­guien que in­ten­ta es­ca­par de una ma­la si­tua­ción, pen­san­do que su vi­da me­jo­ra­rá, aun­que se­gu­ra­men­te em­peo­re antes de me­jo­rar. El mo­de­lo es la obra El­ma­go­de Oz, don­de te cas­ti­gan por ir­te de ca­sa. La ma­yo­ría de las road­mo­vies sa­can nues­tra par­te más in­ge­nua e in­fan­til. A me­di­da que en­ve­je­ces, más son las co­sas a las que de­bes en­fren­tar­te. Es fan­ta­sía re­cu­rren­te que­rer es­ca­par –la idea de que si las co­sas van mal, siem­pre pue­des des­apa­re­cer–, co­mo en Ali­cia­ya­no­vi­ve aquí. Ella de­sa­pa­re­ce, con el de­seo de em­pe­zar una nue­va vi­da. Ese ti­po de fan­ta­sía es­tá to­da­vía muy pre­sen­te en Amé­ri­ca. El hu­mo­ris­ta ame­ri­cano y au­tor de

di­vi­de su tiem­po en­tre Lon­dres y Es­ta­dos Uni­dos

LA MA­YO­RÍA DE LAS ‘ROAD MO­VIES’ ACA­BAN MAL NO AFRON­TES TUS PRO­BLE­MAS, HU­YE DE ELLOS RE­GLA DE ORO PA­RA VI­VIR UN ‘ROAD TRIP’: NUN­CA LO PLA­NEES

Una de las má­xi­mas de las road­mo­vies es que, in­clu­so si crees que lo tie­nes pla­nea­do, se aca­ba­rá es­tro­pean­do más pron­to que tar­de. Na­die quie­re ver una pe­lí­cu­la so­bre ti­pos co­rrien­tes, con­du­cien­do de Phoe­nix a Chica­go y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.