OCRI­DA, MA­CE­DO­NIA

NO TE PIER­DAS El ca­mino que va des­de el cas­co an­ti­guo has­ta la pe­que­ña ca­la de Ka­neo, más allá de los acan­ti­la­dos del la­go, es tal vez el pa­ra­je más idí­li­co de Ocri­da

Lonely Planet - - ESCAPADAS -

Aso­ma­da a las ex­tra­or­di­na­rias aguas azu­les del la­go del mis­mo nom­bre, Ocri­da dis­fru­ta de una si­tua­ción pri­vi­le­gia­da que se apre­cia me­jor des­de un bar­co. Des­de el agua verás los te­ja­dos de te­rra­co­ta de la ciu­dad, en­tre los que so­bre­sa­len las agu­jas de las igle­sias cen­te­na­rias (¡la ciu­dad afir­ma ha­ber lle­ga­do a te­ner has­ta 365!) y los to­rreo­nes del cas­ti­llo de Sa­muel, zar del Pri­mer Im­pe­rio Búl­ga­ro. Ocri­da se ha trans­for­ma­do por com­ple­to, y ha pa­sa­do de ser el cen­tro re­li­gio­so de Ma­ce­do­nia a con­ver­tir­se en un des­tino tu­rís­ti­co muy po­pu­lar; sus pla­yas son, con di­fe­ren­cia, las me­jo­res de es­ta na­ción sin sa­li­da al mar. Sin em­bar­go, la cons­truc­ción pre­vis­ta de un nue­vo com­ple­jo tu­rís­ti­co a ori­llas del la­go es pro­ba­ble que cam­bie pa­ra siem­pre es­ta tran­qui­la ciu­dad, por lo que es­te es un buen mo­men­to pa­ra vi­si­tar­la.

“Un sen­ti­mien­to de es­pi­ri­tua­li­dad im­preg­na tan­to el cas­co an­ti­guo co­mo el im­pre­sio­nan­te la­go” Bra­na Vla­di­savlje­vic, edi­to­ra de des­ti­nos del sur y es­te de Eu­ro­pa

La igle­sia de San Juan en Ka­neo con vis­tas al la­go de Ocri­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.