2. Parque Na­cio­nal de los Ever­gla­des.

Pon­te las bo­tas de go­ma pa­ra bus­car pan­te­ras de Flo­ri­da, osos ne­gros y flo­res sil­ves­tres en el ma­yor hu­me­dal sub­tro­pi­cal de Amé­ri­ca del Norte

Lonely Planet - - FLORIDA -

EL CA­PI­TÁN BRU­CE HITCH­COCK se mue­ve di­fi­cul­to­sa­men­te, su­mer­gi­do has­ta la cin­tu­ra, por el pan­tano, al que el sol ape­nas llega co­mo man­chas de luz a su al­re­de­dor. “Da un po­co de mie­do, ¿no?”, su­su­rra. Mis­te­rio­sos e in­quie­tan­tes chi­lli­dos de mur­cié­la­go de la fru­ta ha­cen eco ba­jo unos ár­bo­les, al­tos co­mo pos­tes de te­lé­fono, pe­ro Bru­ce va­dea sin in­mu­tar­se por es­ta es­pe­cie de cre­ma es­pe­sa, cha­po­tean­do en el lo­da­zal con cier­to es­fuer­zo, mien­tras sus bo­tas sal­pi­can de ba­rro sus pan­ta­lo­nes de camuflaje. Va bus­can­do la or­quí­dea fan­tas­ma ame­ri­ca­na, un ex­tra­ño me­chón de flo­res de se­da que se ocul­ta en­tre el ver­de oli­va de los nu­me­ro­sos ti­pos de fi­cus, plan­tas tre­pa­do­ras y ma­to­rra­les de ra­mas en­tre­la­za­das que pue­blan el pan­tano del Parque Es­ta­tal Re­ser­va Fa­kahat­chee, una es­tre­cha franja de pan­tano bos­co­so si­tua­do en un con­fín de los Ever­gla­des.

A su al­re­de­dor me­ro­dean unas li­bé­lu­las, y el rocío de la ma­ña­na se asien­ta so­bre los man­za­nos del pan­tano ( An­no­na gla­bra) y unos to­co­nes de ci­prés cal­vo que emer­gen del agua. “Nor­mal­men­te lle­vo una pis­to­la –di­ce, mien­tras vi­gi­la las aguas y aprie­ta con­tra sí su mo­chi­la, que tie­ne una he­bi­lla de­co­ra­da con un enor­me dien­te de co­co­dri­lo que arran­có del es­que­le­to del ani­mal–. Al­gún día po­dría sal­var­me la vi­da, pe­ro hoy he pre­fe­ri­do de­jar­la en el to­do­te­rreno”.

Car­to­gra­fiar es­te de­sier­to inex­plo­ra­do es el tra­ba­jo del ca­pi­tán Bru­ce. Fa­kahat­chee Strand es un área tan im­pe­ne­tra­ble y fron­do­sa que so­lo pue­de ser re­co­rri­da a pie, y des­pués de ha­ber pa­sa­do los úl­ti­mos vein­te años ca­ta­lo­gan­do es­pe­cies ra­ras de or­quí­deas per­fu­ma­das y bro­me­lias en flor, co­no­ce los hu­me­da­les me­jor que na­die. La pan­te­ra de Flo­ri­da –en reali­dad, un pu­ma ( Pu­ma con­co­lor)–, di­ce, pue­de co­ger des­pre­ve­ni­dos a los ex­cur­sio­nis­tas. El es­cu­rri­di­zo gran “ga­to” de Amé­ri­ca se ocul­ta en­tre los ar­bus­tos y las ra­mas de los ár­bo­les, con sus ojos de de­pre­da­dor fi­jos en los ner­vio­sos ve­na­dos de co­lor leo­na­do que ha­bi­tan la re­gión. Tam­bién hay es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción co­mo el oso ne­gro de Flo­ri­da y el co­co­dri­lo ame­ri­cano, am­bos es­pec­tros si­len­cio­sos que se mue­ven por los pan­ta­nos. "Hay que es­tar aler­ta", ad­vier­te. Las te­la­ra­ñas son del ta­ma­ño de ha­ma­cas se­do­sas y hay otros ha­bi­tan­tes en las pro­xi­mi­da­des que no ve­mos, co­mo vi­so­nes, ga­tos mon­te­ses y cai­ma­nes.

Cu­brien­do una am­plia ex­ten­sión de 6.071 ki­ló­me­tros cua­dra­das, los Ever­gla­des tie­nen ta­les pro­por­cio­nes épi­cas que pue­den ser con­si­de­ra­dos co­mo la Ama­zo­nía de Amé­ri­ca del Norte, una de­pre­sión po­co pro­fun­da, lle­na de ar­bus­tos y vi­da sil­ves­tre, que se inun­da es­ta­cio­nal­men­te. Se tra­ta de la zo­na vir­gen más gran­de al es­te del río Mi­si­si­pi, si­tua­da en el bor­de sur de Flo­ri­da, con una ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia que ha­ría sen­tir­se or­gu­llo­sos a sus ha­bi­tan­tes ori­gi­na­les, los na­ti­vos ame­ri­ca­nos pre­co­lom­bi­nos. Den­tro de es­te vas­to la­be­rin­to de ca­na­les se en­cuen­tra Fa­kahat­chee, el más gran­de y me­nos ex­plo­ta­do de los par­ques del es­ta­do de Flo­ri­da, un pan­tano con for­ma de lla­ve de 32 ki­ló­me­tros de lar­go don­de vi­vie­ron ori­gi­nal­men­te, ha­ce 2.500 años, las tri­bus na­ti­vas mi­ka­su­ki y se­mi­no­la. La le­yen­da tam­bién ha­bla de la exis­ten­cia del mono mo­fe­ta, una cria­tu­ra mí­ti­ca, pa­rien­te su­re­ño del Pie Gran­de o el Sas­quatch, un ho­mí­ni­do que ha­bi­ta en el man­glar, más pa­re­ci­do al “mons­truo de la la­gu­na Ne­gra” de la pe­lí­cu­la La mu­jer y el mons­truo que a Tar­zán.

La ho­ra del al­muer­zo se acer­ca y la an­sie­dad au­men­ta: el tiem­po se aca­ba y ale­jar­se más sig­ni­fi­ca­ría ha­cer bue­na par­te del re­co­rri­do de vuel­ta en­vuel­tos en la pe­num­bra de la tar­de. Mien­tras Bru­ce se abre pa­so por los char­cos y las la­gu­nas, un sua­ve trino se une al co­ro del bos­que y él se de­tie­ne, son­rien­do li­ge­ra­men­te, fren­te a un en­tra­ma­do de ejem­pla­res de ar­ce ro­jo y fres­nos de Ca­ro­li­na ( Fra­xi­nus ca­ro­li­nia­na). En sus tron­cos flo­re­ce un enor­me gru­po de flo­res: un jar­dín se­cre­to de or­quí­deas, des­de las or­quí­deas ne­gras ( Prost­he­chea co­chlea­ta) de bor­des re­don­dea­dos, has­ta las de flo­res ver­des de la Epi­den­drum ri­gi­dum u otras que des­pren­den aro­ma por la no­che. Des­de le­jos la pri­me­ra im­pre­sión es que la to­na­li­dad de las or­quí­deas es apa­ga­da, y sus si­lue­tas apa­ren­te­men­te sen­ci­llas pa­san des­aper­ci­bi­das al la­do de los ár­bo­les. Pe­ro cuan­do re­ci­ben la luz del sol, sus ri­zos ro­sas y mo­ra­dos re­co­bran vio­len­ta­men­te la vi­da, co­mo el bri­llo del acei­te so­bre el agua. Hoy no he­mos vis­to or­quí­deas fan­tas­ma, pe­ro la re­com­pen­sa, en cual­quier ca­so, es es­pec­ta­cu­lar.

Al ini­ciar el ca­mino de sa­li­da, el cie­lo se os­cu­re­ce se­gún se acer­can, ame­na­zan­tes, unas nu­bes y una in­men­sa ban­da­da de aves de ca­za –ibis blan­cos, gar­ce­tas, gar­zas azu­la­das– que bus­can co­bi­jo en el re­fu­gio de vi­da sil­ves­tre de las Diez Mil Is­las, una pra­de­ra de mar­jal en el con­fín oc­ci­den­tal del eco­sis­te­ma de los Ever­gla­des. La ban­da­da, di­se­mi­na­da por to­do el ho­ri­zon­te, es una man­cha que lo cu­bre to­do y lo atra­vie­sa co­mo un rayo.

Pe­ro tan pron­to co­mo han apa­re­ci­do des­apa­re­cen, y se de­jan caer des­de las al­tu­ras del cie­lo os­cu­ro pa­ra me­ter­se, co­mo si atra­ve­sa­ran un em­bu­do, en­tre los co­pe­tes de las pal­me­ras reales di­se­mi­na­das que hay más allá de la torre de vi­gi­lan­cia del re­fu­gio. El graz­ni­do es mo­nu­men­tal, un ba­ru­llo in­ce­san­te que se­gui­rá re­pi­can­do to­da la no­che, mien­tras los pá­ja­ros ca­si in­vi­si­bles que­dan en­vuel­tos de­fi­ni­ti­va­men­te en la som­bra. Gi­ra al es­te pa­ra lle­gar a la Ru­ta 1 y ver el cam­bio drás­ti­co de pai­sa­je se­gún te di­ri­ges al sur, ha­cia Ca­yo Hue­so. El via­je de cua­tro ho­ras y me­dia atra­vie­sa co­rre­do­res de man­gla­res por ca­rre­te­ras ele­va­das y un puente de al­go más de on­ce ki­ló­me­tros de lar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.