4. Is­la de Sa­ni­bel.

El rit­mo len­to de la vi­da en las is­las del gol­fo de Mé­xi­co es el sue­ño de cual­quier tu­ris­ta de pla­ya, y el pa­raí­so es­tá al al­can­ce de la mano

Lonely Planet - - FLORIDA -

ES EL MO­MEN­TO IN­ME­DIA­TA­MEN­TE des­pués del ama­ne­cer y, sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los re­si­den­tes de Sa­ni­bel pa­re­cen es­tar des­pier­tos. Las con­tra­ven­ta­nas es­tán abier­tas de par en par y las ca­ba­ñas fo­rra­das de ma­de­ra es­tán lim­pias y va­cías. Es­quir­las do­ra­das de sol co­mien­zan a apa­re­cer, ve­lo­ces, por el cie­lo, y en la pla­ya de la bahía de Tar­pon se unen las si­lue­tas de pal­me­ras aba­ni­co y aga­ves pun­tia­gu­dos.

Ves­ti­dos con su ves­ti­men­ta tí­pi­ca de ca­mi­sas hawaianas y am­plias ber­mu­das, los lu­ga­re­ños ya es­tán en mar­cha. Con la ca­be­za in­cli­na­da y la es­pal­da en­cor­va­da, arras­tran­do los pies por la are­na co­mo náu­fra­gos, se de­tie­nen ca­da po­cos me­tros pa­ra re­co­ger con­chas de la lí­nea que ha de­ja­do mar­ca­da la ma­rea al­ta, exa­mi­nar­las de cer­ca y co­lo­car­las en bolsas de lo­ne­ta.

Una de los pa­sean­tes gri­ta –¡ha en­con­tra­do una viei­ra!– y los de­más le­van­tan la vis­ta un mo­men­to, son- rien­do, aun­que un po­co ce­lo­sos, y lue­go vuel­ven a sus pos­tu­ras en­cor­va­das. Pa­ra el fo­ras­te­ro es una es­ce­na un tan­to ex­tra­ña, pe­ro for­ma par­te de la ru­ti­na dia­ria del fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo the Sa­ni­bel stoop ('la jo­ro­ba de Sa­ni­bel').

Po­cas is­las ins­pi­ran tal es­ti­ma. Vis­ta en un ma­pa es co­mo una ba­rre­ra es­cul­pi­da, que pro­te­ge del mar la par­te con­ti­nen­tal de la pe­nín­su­la de Flo­ri­da. Al norte cuen­ta con mar­ja­les de agua dul­ce y ba­jíos, don­de los ob­ser­va­do­res de aves se si­túan pa­ra es­piar a los fla­men­cos y pe­lí­ca­nos; al sur, la pla­ya crea un ar­co sin­gu­lar en don­de ter­mi­na for­mán­do­se, so­bre la are­na cu­bier­ta por las aguas po­co pro­fun­das del gol­fo de Mé­xi­co, una al­fom­bra de con­chas y ca­pa­ra­zo­nes. Con ca­da ma­rea al­ta, las con­chas se de­po­si­tan en la pla­ya pa­ra el de­lei­te de los co­lec­cio­nis­tas.

En­tre ellos se en­cuen­tra Ste­fa­nie Wolf, una bió­lo­ga ma­ri­na y guía del Mu­seo Na­cio­nal de Con­chas Bai­le­yMatt­hews que hay en la is­la. “Es­te es un jo­ye­ro es­pi­no­so ( Ar­ci­ne­lla cor­nu­ta) –di­ce, po­nién­do­se en la mano una con­cha pun­tia­gu­da de co­lor blan­que­cino–. Aquí se pue­den en­con­trar múl­ti­ples ha­llaz­gos, pe­ro ha­ce fal­ta te­ner la ex­pe­rien­cia de los lu­ga­re­ños. Es co­mo bus­car nu­bes con for­mas ex­tra­ñas: so­lo ves aque­llas que pue­des com­pren­der”.

Ste­fa­nie eli­ge el ca­mino en la are­na pa­ra mos­trar al­gu­nos de los ha­llaz­gos más va­lo­ra­dos de la is­la: una ex­tra­ña ju­no­nia ( Scap­he­lla ju­no­nia): una con­cha alar­ga­da con di­bu­jos si­mi­la­res a los de la piel de ji­ra­fa; una pa­ta de ga­to ( Pli­ca­tu­la gib­bo­sa): un ca­pa­ra­zón con for­ma de aba­ni­co que sue­le su­pe­rar los 135 eu­ros, y una con­cha que­ma­da por el sol, que fue una vez el ho­gar del más ma­lo de los de­pre­da­do­res de los al­re­de­do­res, el gi­gan­tes­co ca­ra­col chac­pel –allí lla­ma­da “con­cha del ca­ba­llo de Flo­ri­da”–. “Te podrás reír –di­ce ella–, pe­ro pa­ra los mo­lus­cos ha­bi­tar una con­cha es la gue­rra: son car­ní­vo­ros y tie­nen que lu­char ca­da día pa­ra so­bre­vi­vir”.

Otros ca­pa­ra­zo­nes dis­per­sos a lo lar­go de la cos­ta oc­ci­den­tal de la is­la tie­nen aún nom­bres más in­creí­bles, tes­ti­mo­nio de la hi­per­ac­ti­va ima­gi­na­ción de los re­co­lec­to­res de con­chas. Nin­guno pue­de ser más ví­vi­do que los fa­vo­ri­tos de Ste­fa­nie: el tur­ban­te de la cas­ta­ña ( Tur­bo cas­ta­nea), el in­sig­ni­fi­can­te grano de ca­fé ( Pu­su­la pe­di­cu­lus), la acei­tu­na ilus­tra­da ( Oli­va sa­ya­na), el lu­ci­ne bo­tón de oro ( Ano­don­tia al­ba, de la fa­mi­lia de las lu­ci­ni­dae) o el ar­ca pe­sa­da ( Noe­tia pon­de­ro­sa).

La pla­ya es so­lo una par­te de los atrac­ti­vos de Sa­ni­bel, que cuen­ta con un rit­mo de vi­da del que dan bue­na mues­tra las se­ña­les de trá­fi­co en las ca­lles, en las que se pue­de leer:

“Prohi­bi­do cir­cu­lar con ca­rri­tos de golf” o “¡Cui­da­do! ¡No atro­pe­llen a las tor­tu­gas!”. En la ciu­dad, las tien­das de an­ti­güe­da­des re­tro­traen sus re­cuer­dos del pa­sa­do a los is­le­ños en chan­cle­tas y ves­ti­dos flo­rea­dos. Es­tos en­tran a cu­rio­sear en es­ta­ble­ci­mien­tos con las fa­cha­das re­cu­bier­tas de ta­bli­llas co­mo Tuttle's Seahor­se Shell Shop en la ave­ni­da Pe­ri­win­kle, una es­pe­cie de ca­ba­ña de Robinson Cru­soe de una so­la plan­ta, lle­na de ob­je­tos im­po­si­bles de to­dos los co­lo­res: bo­yas, jar­cias y el bo­tín con los res­tos de va­rios nau­fra­gios.

En el ex­tre­mo orien­tal de la is­la ocu­rre al­go pa­re­ci­do. Una se­rie de pa­sa­re­las pa­san por en­ci­ma de los ar­bus­tos pa­ra lle­gar a las pla­yas, en las que el agua ha crea­do sur­cos en la are­na, y a la ba­se de la es­truc­tu­ra de hie­rro de un vie­jo fa­ro his­tó­ri­co, una es­pe­cie de fan­ta­sía steam­punk inau­gu­ra­da en 1884 –to­do un gé­ne­ro li­te­ra­rio de cien­cia fic­ción que crea un mun­do ucró­ni­co si­tua­do en los in­ven­tos de la se­gun­da re­vo­lu­ción in­dus­trial del si­glo XIX–. Los vi­si­tan­tes que lle­gan en bi­ci­cle­tas al­qui­la­das se de­tie­nen a hol­ga­za­near vien­do la es­pu­ma de las olas o a gen­te pes­car par­gos en el mue­lle, al atar­de­cer, pa­ra la ce­na. Más tar­de, los bus­ca­do­res de con­chas re­gre­sa­rán en blo­que, aga­cha­dos ba­jo los al­tos ci­pre­ses que se ar­quean con la bri­sa, bus­can­do un gran co­lo­fón pa­ra el día. A ve­ces se tie­ne la sen­sa­ción de que to­do Sa­ni­bel se ri­ge por las ma­reas.

El cre­púscu­lo co­mien­za a asen­tar­se y una má­gi­ca lu­na lle­na se va ele­van­do so­bre el olea­je del océano, y los lu­ga­re­ños vuel­ven a lo que me­jor sa­ben ha­cer: co­mer, re­mo­lo­near, dor­mi­tar…, an­tes de vol­ver a ma­dru­gar al día si­guien­te. Las ci­ga­rras emi­ten su zum­bi­do rít­mi­co y, se­gún cae la no­che, un gru­po de tor­tu­gas se di­ri­gen a ani­dar a las pla­yas del norte. Los is­le­ños, en cual­quier ca­so, se echan a dor­mir, pa­ra so­ñar to­da la no­che.

Di­ciem­bre 2016

Des­de Sa­ni­bel hay un re­co­rri­do de 370 ki­ló­me­tros ha­cia el norte por una ca­rre­te­ra ele­va­da, pa­san­do por Tam­pa, has­ta lle­gar al con­da­do de Ci­trus, don­de te es­pe­ran aven­tu­ras en ca­noa con los ma­na­tíes del Caribe, en pe­li­gro de ex­tin­ción Di­ciem­bre 2016 La pla­ya de Blind Pass, en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal de la is­la de Sa­ni­bel, es un lu­gar po­pu­lar pa­ra bus­car con­chas ARRI­BA Ste­fa­nie Wolf con una con­cha en la mano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.