5. Con­da­do de Ci­trus.

Na­ve­ga con tu ca­noa por un cris­ta­lino ma­nan­tial de agua dul­ce y, con un po­co de suer­te, podrás ver los ma­na­tíes del Caribe

Lonely Planet - - FLORIDA -

TEN CUI­DA­DO CON LOS CAI­MA­NES –di­ce el guar­da fo­res­tal Den­nis Blauer se­gún po­ne en el agua su ca­noa, ba­jo la di­fu­sa luz pre­via al ama­ne­cer–. Si los ves ve­nir, nos ten­dre­mos que lar­gar co­rrien­do”.

Es una ma­ña­na bru­mo­sa; la luz se fil­tra, di­fu­sa, a tra­vés de los ár­bo­les y lo que se pu­die­ra ver fren­te al cur­so del río es­tá en­vuel­to en nie­bla u ocul­to tras las lán­gui­das ra­mas de mus­go ne­gro. De­nis re­ma con sua­ves pa­la­das, la­dean­do la ca­be­za pa­ra es­cu­char con aten­ción po­si­bles mo­vi­mien­tos en la su­per­fi­cie, y ojo avizor an­te las on­das o pe­que­ñas olas en un agua que, por lo de­más, es­tá li­sa co­mo un es­pe­jo. A uno y otro la­do hay to­do un mun­do me­dio su­mer­gi­do de bos­que pri­ma­rio, he­le­chos de ci­ca y ra­mas en­re­da­das.

Mo­men­tos des­pués, un gran cha­po­teo per­tur­ba la cal­ma del bos­que, me­cien­do las ca­noas, an­tes de ex­tin­guir­se con un eco fan­tas­mal. Es un mú­jol gris pla­tea­do rom­pien­do el es­pe­jo del agua, se­ña­la Den­nis, una de las cria­tu­ras ca­pa­ces de ter­mi­nar de po­ner­nos en aler­ta, de bue­na ma­ña­na, en el río Chas­saho­witz­ka. “Los cai­ma­nes –aña­de– no te van a avi­sar de que vie­nen”.

Si­tua­do a 24 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Crys­tal Ri­ver, el río Chas­saho­witz­ka es un vas­to ma­nan­tial de agua dul­ce que se es­tre­cha a su pa­so por el su­r­oes­te del con­da­do de Ci­trus y crea una red de arro­yos, man­gla­res y ca­na­les an­tes de se­guir ser­pen­tean­do en su ca­mino al mar y ver­ter sus aguas en el gol­fo de Mé­xi­co. Es par­te del re­fu­gio na­cio­nal de vi­da sil­ves­tre de Chas­saho­witz­ka, lla­ma­do así por­que los ha­bi­tan­tes ori­gi­na­les de la zo­na, las tri­bus na­ti­vas se­mi­no­la, veían es­ta cuen­ca hi­dro­grá­fi­ca co­mo la “tie­rra de las ca­la­ba­zas col­ga­das”, un del­ta en el que go­tea­ban de los ár­bo­les es­tas fru­tas aca­na­la­das de co­lor anaran­ja­do.

Es tam­bién una zo­na co­no­ci­da por lo va­ria­do de su te­rreno, ele­va­da ve­ge­ta­ción y fau­na di­ver­sa. Águi­las cal­vas (las del es­cu­do es­ta­dou­ni­den­se), pá­ja­ros car­pin­te­ros ca­be­ci­rro­jos y pá­ja­ros agu­ja ame­ri­ca­nos re­vo­lo­tean por en­ci­ma de las co­pas de los ár­bo­les. En es­tas aguas sem­bra­das de ja­cin­tos, de­pre­da­do­res co­mo las nu­trias de río, cai­ma­nes o ser­pien­tes ve­ne­no­sas ca­zan pe­ces si­gi­lo­sa­men­te. Es co­mo si to­do el del­ta es­tu­vie­ra en con­ti­nuo mo­vi­mien­to, en la ho­ra pun­ta de la ma­ña­na. “Po­de­mos tro­pe­zar con una gran ser­pien­te mo­ca­sín de agua –ad­vier­te Den­nis–. Per­ma­ne­ced aten­tos, ese bi­cho os po­dría ma­tar”.

En un re­co­do del río, él re­ma cer­ca de una ca­sa flotante ama­rra­da a la ori­lla, una ima­gen idí­li­ca de la vi­da en el pan­tano. En la cu­bier­ta de proa, un pe­rro de es­pe­sos pár­pa­dos dor­mi­ta mien­tras un vie­jo, con cha­le­co y una des­ali­ña­da go­rra de béis­bol, sen­ta­do en su me­ce­do­ra, tra­ta de pes­car un par­go. Las raí­ces anu­da­das y la ma­le­za en­vuel­ven su ca­sa flotante co­mo si qui­sie­ran arras­trar­la al fon­do. Es un re­cor­da­to­rio de lo frá­gil que es to­do el eco­sis­te­ma. Al­gu­nos años las ori­llas fan­go­sas es­tán anega­das, su­mer­gi­das ba­jo el agua en su to­ta­li­dad.

Mien­tras Den­nis re­ma por un es­tre­cho ca­nal que dis­cu­rre ba­jo un do­sel de ra­mas cu­bier­tas por com­ple­to de lí­que­nes, va des­cri­bien­do las pe­cu­lia­ri­da­des geo­ló­gi­cas del con­da­do de Ci­trus, com­pa­rán­do­lo con una gi­gan­tes­ca es­pon­ja pe­tri­fi­ca­da. Las aguas sub­te­rrá­neas, ex­pli­ca, lle­gan aquí fil­trán­do­se des­de los pan­ta­nos de Geor­gia y crean un co­lo­sal sis­te­ma acuí­fe­ro sub­te­rrá­neo. Al lle­gar a Flo­ri­da emer­ge en la su­per­fi­cie, des­bor­dán­do­se en cien­tos de ma­nan­tia­les, su­mi­de­ros, ca­ta­ra­tas y ria­chue­los, co­mo de­dos de agua dul­ce, cla­ra co­mo la lu­na.

Tal to­po­gra­fía ex­pli­ca tam­bién por qué la cos­ta de Flo­ri­da del gol­fo de Mé­xi­co se ha con­ver­ti­do en re­fu­gio pa­ra el ma­na­tí del Caribe, por­que es­te es uno de los po­cos lu­ga­res en los que es po­si­ble ver en su há­bi­tat na­tu­ral a es­tos gi­gan­tes ma­ri­nos. Lle­ga­dos en in­vierno des­de los es­tua­rios sa­lo­bres, es­tos her­bí­vo­ros se mue­ven en­tre am­bos ex­tre­mos de sa­li­ni­dad, mi­gran­do al in­te­rior, a las tem­pla­das aguas que bro­tan del ma­nan­tial, pa­ra na­dar y ali­men­tar­se.

Pa­ra cuan­do Den­nis ter­mi­na su his­to­ria, el do­sel ha adel­ga­za­do has­ta re­ve­lar una pe­que­ña po­za. Ma­nio­bra su ca­noa mien­tras la luz mo­tea­da cae so­bre la su­per­fi­cie del ma­nan­tial. “¡Mi­ra!, el agua es­tá ‘ner­vio­sa'”, gri­ta, se­ña­lan­do las re­pen­ti­nas on­du­la­cio­nes que apa­re­cen de­lan­te de su ca­noa. In­me­dia­ta­men­te emer­ge, co­mo si es­tu­vie­ra bos­te­zan­do, una ca­be­za bul­bo­sa, se­gui­da de un ro­di­llo li­so de piel gris y la bo­fe­ta­da que pro­pi­na una ale­ta con for­ma de re­mo al gol­pear el agua. Mo­men­tá­nea­men­te, el ma­na­tí del Caribe po­ne una ale­ta jus­to al la­do del ka­yak, co­mo si es­tu­vie­ra pi­dien­do un ma­sa­je en el vien­tre. De­ba­jo, par­cial­men­te ocul­ta por su som­bra, apa­re­ce la si­lue­ta de un ca­cho­rro, an­tes de hun­dir­se de nue­vo en las pro­fun­di­da­des. “¡Una ma­dre y su be­bé! –di­ce– ¿Te pue­des creer nues­tra suer­te?”.

Po­co des­pués, en la ori­lla opues­ta, se ve mo­ver­se un cai­mán, su po­de­ro­sa co­la des­apa­re­cien­do de la vis­ta con el chas­qui­do de las ho­jas. Es un en­cuen­tro fu­gaz, pe­ro po­ne de re­lie­ve la her­mo­sa, aun­que efí­me­ra, na­tu­ra­le­za del eco­sis­te­ma de Flo­ri­da. Los ma­na­tíes del Caribe ya no se vis­lum­bran y Den­nis di­ri­ge su ca­noa de vuel­ta a tie­rra fir­me, a la se­gu­ri­dad…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.