Ni­ca­ra­gua, el fue­go vol­cá­ni­co de las Amé­ri­cas

Lonely Planet - - SUMARIO -

Ama­ble y afa­ble, Ni­ca­ra­gua sor­pren­de al via­je­ro gra­cias a sus mís­ti­cos pai­sa­jes vol­cá­ni­cos, su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial y sus se­duc­to­ras pla­yas. No son po­cos los atrac­ti­vos de un país en el que aún se pue­den en­con­trar zo­nas por desa­rro­llar. To­do un lu­jo. A su rit­mo, Ni­ca­ra­gua pue­de pre­su­mir de ser uno de los des­ti­nos la­ti­nos más po­pu­la­res. Mo­ti­vos, sin du­da, no le fal­tan

Surf, bu­ceo, cul­tu­ra, pla­yas sin fin de fina are­na y una po­de­ro­sa sel­va tropical. Mu­chos atrac­ti­vos pa­ra los mu­chos ti­pos de via­je­ro, que en­cuen­tran en Ni­ca­ra­gua lu­ga­res co­mo el prís­tino Caribe, cu­yas aguas cris­ta­li­nas se pres­tan a la prác­ti­ca de cual­quier de­por­te. Los via­je­ros más ac­ti­vos en­cuen­tran en el des­co­no­ci­do es­plen­dor co­lo­nial ni­ca­ra­güen­se dis­tin­tos atrac­ti­vos. Uno de ellos es, sin du­da, pa­sear por las ele­gan­tes ca­lles de Gra­na­da, la ciu­dad co­lo­nial me­jor con­ser­va­da de Ni­ca­ra­gua, que lle­va fas­ci­nan­do a los via­je­ros du­ran­te si­glos con su ri­ca gra­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca. La ciu­dad cuen­ta con una ca­te­dral me­ticu­losa­men­te res­tau­ra­da, una pla­za bien cui­da­da y di­fe­ren­tes man­sio­nes sal­pi­ca­das en unos y otros la­dos que es­tán per­fec­ta­men­te man- te­ni­das. Mu­chas de ellas al­ber­gan exu­be­ran­tes pa­tios in­ter­nos en los que me­re­ce la pe­na aden­trar­se. Ale­ja­do de Gra­na­da en­con­tra­mos León, otra in­tere­san­te ciu­dad, si bien me­nos ele­gan­te que su com­pe­ti­da, que tam­bién cuen­ta con una di­ver­sa ex­po­si­ción co­lo­nial don­de las ca­sas des­mo­ro­na­das de 300 años de an­ti­güe­dad se en­tre­mez­clan con mu­ra­les re­vo­lu­cio­na­rios. En León, las obras maes­tras ar­qui­tec­tó­ni­cas es­con­den tien­das en ca­da es­qui­na. Es una ciu­dad vi­bran­te que, or­gu­llo­sa de su pa­tri­mo­nio, es co­mo una es­pe­cie de mu­seo al ai­re li­bre. Aun­que a sus fe­li­ces ha­bi­tan­tes aún les cues­te creer­lo.

Y tras un re­pa­so por al­gu­nas de las me­jo­res pin­ce­la­das de Ni­ca­ra­gua, es su di­ver­sa geo­gra­fía lo que nos per­mi­te se­guir apren­dien­do de es­te in­tere­san­te país. Por su in­ten­sa ener­gía y su ac­ti­tud an­te la vi­da, Ni­ca­ra­gua es per­fec­ta pa­ra aven­tu­ras al ai­re li­bre que re­sul­tan de lo más es­ti­mu­lan­tes. Una lis­ta ca­si inago­ta­ble de ex­pe­rien­cias, co­mo la prác­ti­ca de surf en un vol­cán ac­ti­vo, bu­ceo en cue­vas sub­ma­ri­nas o la prác­ti­ca de piragüismo a tra­vés de hu­me­da­les há­bi­tat de co­co­dri­los… Los gran­des es­pa­cios al ai­re li­bre de Ni­ca­ra­gua son re­la­ti­va­men­te in­do­ma­bles –en mu­chas atrac­cio­nes cla­ve no hay se­ña­les y siem­pre ve­re­mos po­ca gen­te–, lo que la con­vier­te a es­ta co­no­ci­da tie­rra de la­gos y vol­ca­nes en un pa­ra­je fan­tás­ti­co pa­ra una aven­tu­ra in­de­pen­dien­te.

Pe­ro aden­trán­do­nos de lleno en la re­gión del Pa­cí­fi­co ni­ca­ra­güen­se, se­re­mos ca­pa­ces

de dar­nos cuen­ta de que es­te pe­da­zo de tie­rra ben­de­ci­do por la na­tu­ra­le­za es tras­pa­sa­da por múl­ti­ples e im­pre­sio­nan­tes es­pa­cios na­tu­ra­les e im­po­nen­tes vol­ca­nes. To­dos ellos ofre­cen una per­fec­ta com­bi­na­ción en­tre na­tu­ra­le­za y aven­tu­ra, es­pe­cial­men­te uno de ellos, el co­no­ci­do Vol­cán Ma­sa­ya, cons­ti­tui­do co­mo Parque Na­cio­nal vol­cán Ma­sa­ya; un parque na­tu­ral de com­po­si­ción vol­cá­ni­ca. Y co­mo Ni­ca­ra­gua ofre­ce no una, sino múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des de ser des­cu­bier­ta, una de las me­jo­res es des­pla­zar­se en vehícu­lo has­ta su crá­ter prin­ci­pal, ha­cien­do un tour por otros crá­te­res o ca­mi­nar ha­cia la cue­va de Tzi­na­ca­noz­toc don­de has­ta ha­bi­tan mur­cié­la­gos.

De to­dos los crá­te­res que tie­ne el vol­cán, San­tia­go es el úni­co ac­ti­vo. Una ac­ti­vi­dad que mu­chas ve­ces ha he­cho tem­blar has­ta al via­je­ro más in­tré­pi­do, ya que se han lle­ga­do a re­gis­trar co­lum­nas de ga­ses de 6 ki­ló­me­tros de al­to y es sen­ci­llo que su la­va pue­da al­can­zar los 10 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Cons­ta de cin­co sa­las de ex­po­si­cio­nes: His­to­ria, Geo­lo­gía, Vul­ca­no­lo­gía, Na­tu­ra­le­za y Bio­di­ver­si­dad.

Pe­ro ade­más de in­ter­ac­tuar con la ma­dre na­tu­ra­le­za, otras de las nu­me­ro­sas op­cio­nes que lle­var a ca­bo en Ni­ca­ra­gua es dis­fru­tar de su de­li­cio­sa gas­tro­no­mía. Maíz (Blanco y Pu­ja­güa), fri­jo­les (blan­cos, ne­gros y ro­jos), arroz, yu­ca, plá­tano, gui­neos, cho­co­la­te, ca­fé, chi­cha de yu­ca, chi­cha de co­yol, chi­cha de pi­ña, etc., son al­gu­nos de los pla­tos más po­pu­la­res en es­ta zo­na lo­ca­li­za­da a 20 ki­ló­me­tros al sur de Ma­na­gua cu­yos pri­me­ros po­bla­do­res fue­ron in­dios cho­ro­te­gas, tri­bus pro­ce­den­tes de Mé­xi­co, de in­fluen­cia cul­tu­ral ma­ya. El pri­mer da­to his­tó­ri­co que se co­no­ce de Ma­sa­ya da­ta del 10 de abril de 1525, y se tra­ta de co­men­ta­rios co­lo­nia­les so­bre la exis­ten­cia de un vol­cán en la pro­vin­cia de Ma­sa­ya, “don­de sa­le una bo­ca de fue­go muy gran­de, que ja­más ce­sa a ar­der”.

La ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial ca­rac­te­ri­za a la be­lla ciu­dad de Gra­na­da

Dis­fru­ta de la na­tu­ra­le­za en el Parque Na­cio­nal Vol­cán Ma­sa­ya

In­te­rior del crá­ter del vol­cán Ma­sa­ya

El arroz, los fri­jo­les y el plá­tano for­man par­te de la dieta ni­ca­ra­güen­se Di­ciem­bre 2016

Ex­plo­ra el Parque Na­cio­nal Vol­cán Ma­sa­ya a lo­mos de un ca­ba­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.