Ho­ge Ve­lu­we, la lla­ma­da de la tie­rra

Más allá de mo­li­nos y ca­na­les, exis­te una Ho­lan­da des­co­no­ci­da que no ga­na te­rreno aden­trán­do­se en el mar, sino que ob­tie­ne su ali­men­to y su fuer­za de la tie­rra. Bien­ve­ni­dos a Gel­der­land, el pa­raí­so de los ca­za­do­res y re­co­lec­to­res

Lonely Planet - - SUMARIO - TEX­TO MAR CALPENA

Las va­cas tie­nen al­go ra­ro. A pri­me­ra vis­ta, el de­ta­lle pa­sa ca­si des­aper­ci­bi­do, pe­ro las va­cas de la que­se­ría Re­me­ker, en Ede, tie­nen cuer­nos. Los ur­ba­ni­tas ya no re­cor­da­mos que las va­cas tie­nen cor­na­men­ta, y aquí se la de­jan por­que han con­se­gui­do de­mos­trar cien­tí­fi­ca­men­te que la le­che de va­cas sin desas­tar sa­be me­jor. Re­me­ker ( rme­ker.nl) es una que­se­ría eco­ló­gi­ca, y, en mu­chos sen­ti­dos, un sím­bo­lo de lo que es­tá pa­san­do en es­ta zo­na de los Paí­ses Ba­jos. El en­torno del Parque Na­tu­ral de Ho­ge Ve­lu­we, en la pro­vin­cia neer­lan­de­sa de Gel­der­land, es una zo­na bos­co­sa, con pue­blos dis­per­sos, en la que to­do pa­re­ce ir al rit­mo de otra épo­ca y en la que no es in­fre­cuen­te que cier­vos o cor­zos cru­cen las es­tre­chas ca­rre­te­ras. Sin em­bar­go, es­te pai­sa­je bu­có­li­co es­con­de un rico pa­sa­do y, po­si­ble­men­te, un muy prós­pe­ro fu­tu­ro. “Los ho­lan­de­ses son muy da­dos a ha­cer las co­sas de ma­ne­ra efi­cien­te y dis­cre­ta. Las ma­tan ca­llan­do”, cuen­ta mi ami­ga Raquel, nu­tri­cio­nis­ta, quien vi­ve des­de ha­ce dos años allí. “¿Tú sabías que son el se­gun­do país del mun­do en ex­por­ta­ción de ver­du­ras?”, aña­de. El mo­ti­vo de mi vi­si­ta a la que­se­ría Re­me­ker, co­mo al del res­to de la zo­na, es co­no­cer el his­tó­ri­co Parque Na­tu­ral de Ho­ge Ve­lu­we, pe­ro tam­bién los pla­nes pa­ra el World Food Cen­ter, un enor­me hub de in­ves­ti­ga­ción agroa­li­men­ta­ria que co­men­za­rá a cons­truir­se el año que vie­ne, aus­pi­cia­do por la Uni­ver­si­dad de Wa­ge­nin­gen, la más im­por­tan­te del mun­do en es­te cam­po y que ocu­pa­rá los te­rre­nos de un an­ti­guo cuar­tel. De mo­men­to hay po­co a la vis­ta: una cer­ve­ce­ría ar­te­sa­na, pla­nes pa­ra cons­truir un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción so­bre crea­ti­vi­dad en la co­ci­na, un fes­ti­val

anual... Es­ta co­ne­xión en­tre los fo­go­nes y la tie­rra pue­de de­gus­tar­se ya en los me­nús de Het Roo­de Ko­per, un re­lais châ­teaux re­cién mi­che­li­ni­za­do, y en el ho­tel De Echo­put, que ofre­ce un ma­ra­vi­llo­so me­nú de­gus­ta­ción ba­sa­do en la ca­za. De Echo­put cuen­ta, ade­más, con una di­ver­sión tan atrac­ti­va co­mo de­ci­mo­nó­ni­ca: un po­zo de los de­seos de se­sen­ta me­tros de pro­fun­di­dad en el que la voz re­sue­na con ecos fan­tas­ma­gó­ri­cos. Am­bos es­ta­ble­ci­mien­tos ha­cen buen uso de la abun­dan­te ca­za que llega del parque na­tu­ral, y que se ob­tie­ne a fin de con­tro­lar las po­bla­cio­nes de ani­ma­les.

Mien­tras, en la cer­ca­na lo­ca­li­dad de Ede, un mu­seo pop-up, si­tua­do en un in­ver­na­de­ro, nos cuen­ta las co­ne­xio­nes de Vin­cent van Gogh con la co­ci­na. El ge­nio de la pin­tu­ra no pa­só por aquí, pe­ro el cer­cano Mu­seo Krö­ller-Mü­ller, ya den­tro del Parque Na­tu­ral de Ho­ge Ve­lu­we, al­ber­ga la se­gun­da co­lec­ción más gran­de de obras de Van Gogh en to­do el mun­do. He­le­ne Krö­ller-Mü­ller, a quien de­be su nom­bre el mu­seo, fue una de las pri­me­ras co­lec­cio­nis­tas de ar­te de Eu­ro­pa, y de las pri­me­ras en re­co­no­cer el va­lor de la obra del pin­tor neer­lan­dés. Jun­to a su ma­ri­do, Anton Krö­ller, do­na­ron su in­men­sa fin­ca de ca­za al pue­blo ho­lan­dés, en lo que aho­ra es un parque na­tu­ral con va­rios eco­sis­te­mas. Ade­más de la obra de Van Gogh, el Krö­ller-Mü­ller cuen­ta con mu­chos otros atrac­ti­vos, co­mo el jar­dín con 160 es­ta­tuas, con obras de Ro­din o Henry Moo­re. La otra gran cons­truc­ción del parque es el pa­be­llón de ca­za (de­di­ca­da a san Hu­ber­to, pa­trón de los ca­za­do­res), un edi­fi­cio pre­si­di­do por una se­ño­rial torre pa­no­rá­mi­ca. Aun­que el pa­be­llón ter­mi­nó de cons­truir­se en 1920, obra de Hen­drik Pe­trus Ber­la­ge, el ar­qui­tec­to neer­lan­dés más mo­derno de la épo­ca, su lo­ca­li­za­ción jun­to a un la­go y su mo­nu­men­ta­li­dad ha­cen pen­sar en una épo­ca des­apa­re­ci­da del to­do. Los ca­mi­nos que cru­zan el parque atra­vie­san pa­ra­jes de du­nas sa­li­nas, ca­si pla­yas, que dan pa­so al bre­zo y la ga­rri­ga, y que con­vi­ven con bos­ques más pa­re­ci­dos a lo que uno es­pe­ra del norte de Eu­ro­pa. Ve­mos mu­flo­nes en la dis­tan­cia, ca­mi­nan­tes, bi­cis y ni­ños a ca­ba­llo. La tie­rra, aquí, es­tá vi­va.

EN SEN­TI­DO HO­RA­RIO, DES­DE ARRI­BA En el parque de Ho­ge Ve­lu­we con­vi­ven di­ver­sos eco­sis­te­mas, y el pai­sa­je cam­bia de zo­na en zo­na y de es­ta­ción en es­ta­ción; el parque cuen­ta con 18 ru­tas pa­ra ha­cer senderismo; el se­ño­rial edi­fi­cio prin­ci­pal de Het Roo­de Ko­per; una ha­bi­ta­ción del ho­tel De Echo­put

Los que­sos de es­ta gran­ja es­tán ela­bo­ra­dos con le­che cru­da

La que­se­ría Re­me­ker ha ga­na­do va­rios pre­mios y pue­de vi­si­tar­se pre­via re­ser­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.