Ro­zan­do el cie­lo in­ca

Pe­rú es mu­chos des­ti­nos en uno: es lu­jo y aven­tu­ra, es re­lax y cul­tu­ra, es van­guar­dia y tra­di­ción, es gas­tro­no­mía… Aquí co­mien­za una aven­tu­ra de lu­jo sur­can­do el le­ga­do in­ca

Lonely Planet - - PUBLIRREPORTAJE -

Amás de 3.000 me­tros de al­tu­ra, el es­pec­tácu­lo co­mien­za in­clu­so an­tes de ate­rri­zar en Cus­co, cuan­do des­de el avión se apre­cia la es­pec­ta­cu­lar oro­gra­fía del des­tino que nos es­pe­ra, el om­bli­go del mun­do. Es en su pla­za de Ar­mas don­de se en­cuen­tra, se­gún cuen­ta la le­yen­da, el cen­tro del mun­do, ya que fue aquí don­de el pri­mer in­ca hun­dió en la tie­rra la va­ra de oro por man­da­to del Dios Inti, dán­do­se así por en­con­tra­do el cen­tro de la tie­rra o el om­bli­go del mun­do. Esta enor­me ex­ten­sión es el cen­tro de la vi­da en Cus­co, un buen pun­to de par­ti­da pa­ra des­cu­brir el des­tino, ya que a su al­re­de­dor se en­cuen­tran las tien­das, los res­tau­ran­tes o los mo­nu­men­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos que vi­si­tar, co­mo su ca­te­dral, de es­ti­lo re­na­cen­tis­ta. El ba­rrio de San Blas, uno de los más ca­ris­má­ti­cos de la ciu­dad, es tam­bién uno de los más em­pi­na­dos, así que lo me­jor es re­co­rrer­lo tran­qui­la­men­te, ha­cer pa­ra­das en sus tien­das de ar­te­sa­nía y to­mar un ma­te o té de co­ca en la Ca­fe­te­ría del Buen Pas­tor, una de las más tí­pi­cas de la ciu­dad y cu­ya re­cau­da­ción se do­na ín­te­gra a cau­sas so­cia­les.

Pe­rú, uno de los des­ti­nos gas­tro­nó­mi­cos más fa­mo­sos del mun­do, ofre­ce tam­bién en Cus­co in­tere­san­tes res­tau­ran­tes. Dos de los me­jo­res son MAP, el so­fis­ti­ca­do res­tau­ran­te del Mu­seo de Ar­te Pre­co­lom­bino, o Li­mo, el lu­gar ideal don­de de­gus­tar la de­li­cio­sa gas­tro­no­mía an­di­na acom­pa­ña­da por un pis­co sour.

Hi­ram Bing­ham es el lu­jo­so tren, ges­tio­na­do por Bel­mond, que une Cus­co con las más fa­mo­sas rui­nas in­cas: Ma­chu Pic­chu. Se tra­ta de un má­gi­co re­co­rri­do por el Va­lle Sa­gra­do de los In­cas has­ta Aguas Ca­lien­tes, 112 ki­ló­me­tros de re­co­rri­do en­tre exu­be­ran­te bos­que y enor­mes mon­ta­ñas que cul­mi­na en la es­pec­ta­cu­lar mues­tra de ar­qui­tec­tu­ra pai­sa­jís­ti­ca que su­po­ne Ma­chu Pic­chu, una de las más im­por­tan­tes del mun­do.

Y del cie­lo in­ca al as­fal­to de la ca­pi­tal del Pe­rú. Li­ma sa­ca pe­cho y pre­su­me de ser una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del panorama gas­tro­nó­mi­co, un lu­gar que dis­fru­tar y de­gus­tar a par­tes igua­les. Al­gu­nos de los pla­nes pa­ra ha­cer en Li­ma son atra­ve­sar el mí­ti­co Puen­te de los Sus­pi­ros en la bohe­mia zo­na de Ba­rran­co, pa­sear por las re­mi­nis­cen­cias gau­di­nia­nas en el par­que del Amor de la ele­gan­te Mi­ra­flo­res o vi­sua­li­zar, des­de lo al­to del ho­tel Mi­ra­flo­res, los ver­ti­gi­no­sos acan­ti­la­dos y las pla­yas de la de­no­mi­na­da Cos­ta Ver­de, don­de los sur­fe­ros y los pa­ra­pen­tes se adue­ñan de es­te pre­cio­so li­to­ral li­me­ño. Si le su­ma­mos una visita al Pe­rú pre­co­lom­bino que co­bra for­ma en el Mu­seo Lar­co o una ru­ta gas­tro­nó­mi­ca por los me­jo­res res­tau­ran­tes de Li­ma, co­mo Cen­tral o As­trid y Gas­tón, ya te­ne­mos el via­je per­fec­to.

La im­po­nen­te ciu­da­de­la de Ma­chu Pic­chu

Tem­plo y con­ven­to de San­to Do­min­go en Cus­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.