La ciu­dad he­cha a me­di­da

Seúl es una ciu­dad ama­ble for­ja­da a ba­se de gran­des es­pe­ran­zas. Que, pa­ra col­mo, el re­sul­ta­do sea de lo más es­té­ti­co no es ca­sua­li­dad, na­da lo es en Co­rea del Sur

Lonely Planet - - TROTAMUNDOS - TEX­TO LO­RE­NA G. DÍAZ

Una ciu­dad nue­va, un nue­vo mun­do, un lis­ta­do in­ter­mi­na­ble de lu­ga­res por vi­si­tar, res­tau­ran­tes don­de re­ser­var me­sa y so­lo cua­tro días por de­lan­te. Mi via­je a Seúl pro­me­te ser de los más ex­ci­tan­tes del año, y es­to so­lo aca­ba de co­men­zar. La pri­me­ra to­ma de con­tac­to con Co­rea del Sur tie­ne lu­gar en su ca­pi­tal, Seúl, una de las me­tró­po­lis más pun­te­ras de Asia y des­tino de mo­da pa­ra es­te 2017. Mé­ri­tos no le fal­tan a una ciu­dad tan nue­va co­mo ya asen­ta­da, que ofre­ce una ofer­ta cul­tu­ral, gas­tro­nó­mi­ca y de com­pras que se ex­tien­de du­ran­te ca­si 24 ho­ras, los sie­te días de la se­ma­na. Una ac­ti­vi­dad non-stop que tam­bién en­cuen­tra sus momentos de cal­ma, aun­que es­tos sean mu­cho me­nos te­rre­na­les. Cuen­tan que una poderosa co­rrien­te de feng shui cui­da y pro­te­ge la ciu­dad des­de los cua­tro pun­tos car­di­na­les (o las cua­tro mon­ta­ñas que bor­dean Seúl). Pa­ra do­tar­lo de una ex­pli­ca­ción, aun­que un tan­to mís­ti­ca, la his­to­ria se afe­rra al “mi­la­gro del río Han”, un fé­nix sur­gi­do de las ce­ni­zas de la Gue­rra de Co­rea, ha­ce po­co más de 60 años. De ahí que, aun­que Seúl ten­ga pues­to su ojo ha­cia el fu­tu­ro, tam­bién en esta mo­der­na ciu­dad en­con­tra­mos fas­ci­nan­tes frag­men­tos del pa­sa­do en lu­ga­res de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, co­mo el san­tua­rio de Jongm­yo, los ca­lle­jo­nes en­tre el gra­cio­so ha­nok (ca­sas de ma­de­ra tra­di­cio­na­les) y a lo lar­go de las mag­ní­fi­cas mu­ra­llas de la ciu­dad.

Des­pier­to a eso de las cin­co y, aun­que el jet lag ya ha he­cho ac­to de pre­sen­cia, me re­sis­to a aban­do­nar la enor­me ca­ma de la ha­bi­ta­ción del ho­tel JW Ma­rriott Ho­tel Seoul. El ho­tel es­tá per­fec­ta­men­te ubi­ca­do en el cen­tro del nue­vo Seúl, en la zo­na de Gang­man, cuen­ta con una co­ne­xión sub­te­rrá­nea a las prin­ci­pa­les lí­neas de me­tro y muy cer­ca se en­cuen­tran el fa­mo­so Lot­te World o el par­que Ban­po Han­gang Ri­ver Park. El cen­tro co­mer­cial Shin­se­gae, uno de los más po­pu­la­res y lu­jo­sos de la ciu­dad, se ubi­ca jus­to ba­jo el ho­tel, con dos plan­tas sub­te­rrá­neas re­ple­tas de ga­le­rías de co­mi­da, tien­das de ro­pa, ac­ce­so­rios, res­tau­ran­tes y, có­mo no, de pro­duc­tos de be­lle­za. El que fue­ra el spa más gran­de de Asia y ex­qui­si­tas op­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas que in­clu­yen va­rios ti­pos de res­tau­ran­tes, co­mo de car­nes a la pa­rri­lla, un ita­liano y has­ta un ja­po­nés con sus­hi bar, re­don­dean la ofer­ta de uno de los ho­te­les más com­ple­tos de Seúl. Con to­da una ciu­dad por des­cu­brir, ten­go muy cla­ra cuál se­rá mi pri­me­ra visita en Seúl.

Ha si­do, so­bre to­do, du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da cuan­do Seúl ha tra­ba­ja­do du­ro pa­ra sua­vi­zar sus bor­des in­dus­tria­les y trans­for-

mar­los en un atrac­ti­vo ur­bano de par­ques, cul­tu­ra y di­se­ño. Co­mo nun­ca llue­ve a gus­to de to­dos, la me­di­da no ha si­do aco­gi­da de la mis­ma for­ma por to­do el mun­do, al­gu­nos han vis­to mer­ma­dos sus de­re­chos sa­ni­ta­rios o edu­ca­ti­vos en pro del vi­drio, el hor­mi­gón y el ace­ro de lu­ga­res de es­pec­ta­cu­lar di­se­ño co­mo el Dong­dae­mun Pla­za & Park y el nue­vo Ayun­ta­mien­to. El fa­bu­lo­so DDP fue di­se­ña­do por Zaha Ha­did y es­tá ubi­ca­do en el cen­tro de Dong­dae­mun, un his­tó­ri­co dis­tri­to de la ciu­dad pla­ga­do de edi­fi­cios ano­di­nos y mercados ba­ra­tos don­de acu­den los lo­ca­les a com­prar. En su enor­me in­te­rior hay es­pa­cio pa­ra ca­si to­do: ex­po­si­cio­nes, una bi­blio­te­ca, un la­bo­ra­to­rio de ten­den­cias, mo­ní­si­mas tien­das de pun­te­ros di­se­ña­do­res o sa­las de con­ven­cio­nes. To­da una in­yec­ción cul­tu­ral pa­ra Seúl en ge­ne­ral y pa­ra esta zo­na en par­ti­cu­lar, don­de tam­bién po­de­mos en­con­trar uno de los mercados de co­mi­da ca­lle­je­ra más in­tere­san­tes, el Gwang­jang,

Seúl ofre­ce una ofer­ta cul­tu­ral, gas­tro­nó­mi­ca y de com­pras que se ex­tien­de du­ran­te ca­si 24 ho­ras los sie­te días de la se­ma­na

don­de, so­bre to­do, los lo­ca­les se dan ci­ta pa­ra co­mer en pre­ca­rios pues­tos lo me­jor de la gas­tro­no­mía co­rea­na. Por­que sí, en Seúl, hay que co­mer en la ca­lle. En la ca­lle y en Din Tai Fung, el que se­gu­ra­men­te se­rá el res­tau­ran­te con los dum­plings más fa­mo­sos del mun­do y que tam­bién cuen­ta con una su­cur­sal aquí, pe­ro esta vez ubi­ca­da en el mo­der­ní­si­mo dis­tri­to de Gan­gnam (y sí, es en esta zo­na don­de se ins­pi­ra la fa­mo­sa can­ción de Gan­gnam Sty­le). En­tre am­bos dis­tri­tos hay un buen tre­cho, pe­ro afor­tu­na­da­men­te Seúl pue­de pre­su­mir de po­seer un ex­ce­len­te sistema de trans­por­tes, so­bre to­do, de me­tro, en el que con un po­co de ojo y aten­ción no re­sul­ta de­ma­sia­do di­fí­cil orien­tar­se.

Dos pa­sio­nes re­zu­man por en­ci­ma de cual­quier otra en Seúl; el amor por la gas­tro­no­mía y el amor por la be­lle­za. Aquí se co­me bien, se pue­de co­mer muy ba­ra­to y, so­bre to­do,

se pue­de en­con­trar una inago­ta­ble ofer­ta pa­ra foo­dies. Es com­pli­ca­do, pe­ro si tu­vie­ra que ele­gir una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca más allá de la de pro­bar las pro­pues­tas ca­lle­je­ras, me que­do con la tra­di­cio­nal bar­ba­coa co­rea­na. Sen­ta­da en una de las des­tar­ta­la­das me­sas de Sae­maul Sik­dang, un ex­tra­ño lo­cal sin pre­ten­sio­nes ubi­ca­do en una sim­bó­li­ca ca­lle de la ciu­dad, es una pro­to­co­la­ria bar­ba­coa de car­ne de cer­do la que me ha­ce dis­fru­tar co­mo en po­cas oca­sio­nes, pro­ba­ble­men­te se­du­ci­da por la ca­li­dad de su ma­te­ria pri­ma o por el am­bien­te dis­ten­di­do re­ple­to de ama­bles co­men­sa­les lo­ca­les con los que com­par­to más de una son­ri­sa. Si bus­cas al­go más so­fis­ti­ca­do, sin du­da la apues­ta es­tá en el res­tau­ran­te Kwon­sook­soo (dos es­tre­llas Mi­che­lin), el lu­gar por ex­ce­len­cia don­de ex­pe­ri­men­tar una ele­gan­te ve­la­da en la ca­pi­tal.

So­bre la pa­sión por la be­lle­za, lo de Seúl es al­go ca­si inex­pli­ca­ble. Co­rea del Sur es una na­ción lle­na de adic­tos a la be­lle­za, no so­lo a “es­tar gua­pa”, sino tam­bién a sen­tir­se bien. Dis­ci­pli­nas co­mo yoga o pi­la­tes es­tán a la or­den del día en una ciu­dad don­de es más fá­cil com­prar una mas­ca­ri­lla de ba­ba de ca­ra­col que un par de cal­ce­ti­nes. El país es fa­mo­so por su inago­ta­ble ofer­ta y su cons­tan­te in­no­va­ción en la ma­te­ria. Mu­chos de lo pro­duc­tos de van­guar­dia que en­con­tra­mos hoy en el mer­ca­do son ma­de in Co­rea y no son po­cas las tien­das a pie de ca­lle re­ple­tas de las me­jo­res mar­cas con pro­duc­tos pa­ra to­dos los gustos y ne­ce­si­da­des. Y al­gu­nos real­men­te lo­cos. Una de las me­jo­res fir­mas del mer­ca­do es Sulw­ha­soo, la mar­ca co­rea­na de cos­mé­ti­cos de pri­me­ra clase que aca­ba de inau­gu­rar, además, su es­pec­ta­cu­lar flags­hip sto­re en la ca­pi­tal. En ella encuentro una in­tere­san­te ex­po­si­ción so­bre la be­lle­za co­rea­na, con­ver­ti­da en ar­te por obra y gra­cia de cre­mas y sé­rums que ha­cen que me sien­ta en el cie­lo del

bie­nes­tar. Apren­do mu­cho y tam­bién cai­go en la ten­ta­ción de com­prar to­da clase de pro­duc­tos que pro­me­ten la eter­na ju­ven­tud y des­cu­bro, gra­cias a la en­car­ga­da, que el se­cre­to pa­ra una piel per­fec­ta re­si­de en una ex­haus­ti­va lim­pie­za fa­cial por la ma­ña­na y por la no­che. Mu­chas ve­ces lo más im­por­tan­te es­tá en las co­sas sen­ci­llas, tan­to en Seúl co­mo en la vi­da mis­ma.

IZ­QUIER­DA Vis­ta pa­no­rá­mi­ca de Seúl, un es­pec­tácu­lo de luz y de co­lor que se disfruta de no­che y de día A LA DE­RE­CHA Los mercados y la gas­tro­no­mía son de su­ma im­por­tan­cia en una ciu­dad di­se­ña­da pa­ra ‘foo­dies’

Tra­di­ción (de­re­cha, tem­plo Bon­geun­sa) y mo­der­ni­dad (iz­quier­da, DDP di­se­ña­do por Zaha Ha­did) se dan la mano en una ciu­dad di­se­ña­da a me­di­da don­de se mi­ra al fu­tu­ro sin ol­vi­dar el, a ve­ces, do­lo­ro­so pa­sa­do vi­vi­do Dia­na’s Point es el mi­ra­dor des­de el que di­vi­sar la in­men­si­dad de Ja­bal Akh­dar en el Anan­ta­ra Al Ja­bal Akh­dar Re­sort IZ­QUIER­DA El ves­tí­bu­lo de gran al­tu­ra del ho­tel Al Bus­tan Pa­la­ce, si­tua­do en la ca­pi­tal oma­ní BA­JO ES­TAS LÍ­NEAS Detalle de la cu­bier­ta del zo­co de Mas­ca­te

Cu­bier­ta de­co­ra­da con el ‘dan­cheong’, mo­ti­vo tra­di­cio­nal co­reano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.