1. Tai­péi.

Visita una de las ca­pi­ta­les me­nos co­no­ci­das de Asia don­de bu­llen los es­pa­cios re­cu­pe­ra­dos, ocu­pa­dos por nue­vas em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, y siem­pre hay tiem­po pa­ra to­mar un ape­ri­ti­vo

Lonely Planet - - TAIWÁN -

EN EL PUN­TO MÁS AL­TO SO­BRE LA CIU­DAD, un elefante la ob­ser­va, con un león, un leo­par­do y un ti­gre a su la­do. Eso es, al me­nos, lo que di­cen los ma­pas pa­ra sen­de­ris­tas de Tai­péi. Las co­li­nas orien­ta­les ex­tien­den cua­tro bra­zos ha­cia la ciu­dad, ca­da uno de ellos bau­ti­za­do con el nom­bre de una criatura sal­va­je. Es fá­cil ima­gi­nar­se que una pu­die­ra apa­re­cer re­pen­ti­na­men­te sa­lien­do del bos­que tro­pi­cal. De­ba­jo de la mon­ta­ña Elefante las ca­lles se ex­pan­den por una lla­nu­ra de ca­si quin­ce ki­ló­me­tros, ro­dea­da por más co­li­nas, a ex­cep­ción de una bre­cha por la que el río Tam­sui se es­ca­pa ha­cia el cer­cano mar.

Tai­péi ofre­ce mu­chas po­si­bi­li­da­des pa­ra quie­nes bus­can ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. Has­ta ha­ce po­co la ciu­dad da­ba la sen­sa­ción de ser ca­pi­tal por ac­ci­den­te, y ofre­cía po­cas op­cio­nes de ocio. A po­co me­nos de un ki­ló­me­tro al oes­te de la mon­ta­ña Elefante se en­cuen­tra 44 South Vi­lla­ge (el dis­tri­to 44 Sur): hu­mil­des ca­sas con te­ja­do ro­dea­das por los al­tos ras­ca­cie­los del dis­tri­to de Xin­yi. Al igual que otros asen­ta­mien­tos si­mi­la­res por to­do Tai­wán –la ma­yo­ría ya des­apa­re­ci­dos–, fue cons­trui­do co­mo re­fu­gio pa­ra los sol­da­dos del ejér­ci­to nacionalista chino tras su de­rro­ta por los co­mu­nis­tas en 1949. Pa­ra el lí­der nacionalista Chang Kai Chek, Tai­wán iba a ser una ba­se tem­po­ral des­de la que “re­cu­pe­rar el con­ti­nen­te”. La is­la aca­ba­ba de sa­lir de un pe­rio­do de cin­cuen­ta años de go­bierno ja­po­nés, cuan­do Tai­péi era la joya de su po­de­río, con edi­fi­cios ofi­cia­les en gran­des bu­le­va­res. Esta ima­gen ca­si des­apa­re­ció por com­ple­to en los años pos­te­rio­res a la gue­rra, ya que la prio­ri­dad era la me­ra su­per­vi­ven­cia y no el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Hoy el am­bien­te es muy dis­tin­to. La es­ta­tua se­den­te de Chang Kai Chek mi­ra al ex­te­rior des­de su mau­so­leo, mien­tras que en el dis­tri­to 44 Sur la gen­te ha­ce píc­nics so­bre los te­chos cu­bier­tos de cés­ped de los an­ti­guos bún­ke­res, o cu­rio­sea por el pe­que­ño mer­ca­do de los do­min­gos. Al­zán­do­se por en­ci­ma de to­do es­to se en­cuen­tra el Tai­péi 101, que fue el edi­fi­cio más al­to del mun­do en­tre el 2004 y el 2009. Mu­chos de los tran­seún­tes se mue­ven en YouBi­kes, el sistema de al­qui­ler de bi­ci­cle­tas de la ciu­dad, al­go to­da­vía bas­tan­te no­ve­do­so en Asia, pe­ro que se ha in­te­gra­do en el pai­sa­je ur­bano.

Tai­péi ya ha de­mos­tra­do que pue­de ha­cer ras­ca­cie­los de re­fe­ren­cia; su trans­for­ma­ción ac­tual con­sis­te en dar un se­gun­do alien­to de vi­da a los edi­fi­cios aban­do­na­dos de prin­ci­pios del si­glo XX. Huas­han 1914 Crea­ti­ve Park en­ca­be­za la ten­den­cia, con­vir­tien­do un an­ti­guo com­ple­jo de bo­de­gas de sa­ke y vi­nos en una mez­cla de ga­le­rías, tien­das y ca­fés; la mis­ma idea se ha lle­va­do al es­te, con el par­que cul­tu­ral y crea­ti­vo de Songs­han: fá­bri­ca y cuar­tel ge­ne­ral del mo­no­po­lio ta­ba­que­ro de los años 30, y que aho­ra al­ber­ga el mu­seo de di­se­ño de Tai­wán, en­tre otros es­ta­ble­ci­mien­tos.

Am­bos lu­ga­res son muy po­pu­la­res y su ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal se ve sua­vi­za­da por la exu­be­ran­cia ve­ge­tal ex­te­rior, que fun­cio­na co­mo un lien­zo en blan­co pa­ra los de­seos del Tai­péi del si­glo XXI. En el par­que Huas­han, Ed­ward Tseng ocu­pa, con su tien­da pop-up AJ2, el es­pa­cio si­tua­do fren­te a un es­ce­na­rio al ai­re li­bre don­de la gen­te bai­la swing. La firma de di­se­ño es­tá es­pe­cia­li­za­da en so­fás pe­que­ños y ple­ga­bles, así co­mo en pro­duc­tos un po­co más idio­sin­crá­si­cos del lu­gar.

Des­de que el “ma­de in Tai­wan“se convirtió en to­do un fe­nó­meno en los 80, mu­chas em­pre­sas de fa­bri­ca­ción en ma­sa se han tras­la­da­do a paí­ses con mano de obra más ba­ra­ta. “En el mer­ca­do asiá­ti­co de hoy, ‘Ma­de in Tai­wan’ es si­nó­ni­mo de ca­li­dad –di­ce Ed­ward–. Nues­tro es­ti­lo par­ti­cu­lar es de pro­duc­tos mul­ti­fun­ción, por­que la ma­yo­ría de los apar­ta­men­tos son pe­que­ños”.

Di­se­ño muy me­di­ta­do y ca­fé de ca­li­dad se aña­den al gus­to por sa­lir a co­mer fue­ra en Tai­péi. Los pues­tos de los mercados noc­tur­nos, co­mo los de la ca­lle Raohe, ven­den de to­do a do­mi­ci­lio, des­de zu­mo de san­día has­ta ce­lo­sías o cres­tas de ga­llo. Una an­ti­gua lon­ja de pes­ca­do al­ber­ga aho­ra el Ad­dic­tion Aquatic De­ve­lop­ment, don­de los co­men­sa­les sa­cian su an­to­jo de ma­ris­co ba­jo una pan­ta­lla so­bre la que se pro­yec­tan pe­lí­cu­las en blan­co y ne­gro. Y Din Tai Fung, el es­ta­ble­ci­mien­to lo­cal es­pe­cia­li­za­do en em­pa­na­di­llas al va­por (los fa­mo­sos dum­plings), se ha ex­ten­di­do in­ter­na­cio­nal­men­te con sus de­li­ca­dos tang­bao (pa­que­ti­tos re­lle­nos de so­pa), ca­da uno de ellos he­cho a mano con die­ci­ocho plie­gues en la ma­sa. To­ma el tren pa­ra un via­je de dos ho­ras y me­dia a lo lar­go de la pin­to­res­ca cos­ta es­te has ta Hua­lien. Desd e aquí, la en­tra­da al ca­ñón de Ta­ro­ko es­tá a me­dia ho­ra en co­che

El cen­tro de Tai­péi y el río Tam­sui vis­tos des­de la pla­ta­for­ma ex­te­rior del pi­so 91 del edi­fi­cio Tai­péi 101

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.