2. El ca­ñón de Ta­ro­ko.

Las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za han da­do for­ma a una ma­ra­vi­lla que se ha abier­to pa­so en el indomable in­te­rior de esta is­la mon­ta­ño­sa

Lonely Planet - - TAIWÁN -

JUS­TO AN­TES DE LLE­GAR AL OCÉANO PA­CÍ­FI­CO, el río Li­wu da la bien­ve­ni­da a su úl­ti­mo afluen­te: el Sha­ka­dang. Ha­ce una cur­va ba­jo un puen­te ro­jo pa­ra ver­ter sus aguas in­creí­ble­men­te azu­les en el Li­wu. La co­rrien­te que sur­ge es de un gris pi­za­rra, lo que da una pis­ta de la fuer­za que ha ta­lla­do el va­lle más im­pre­sio­nan­te de la is­la: el ca­ñón de Ta­ro­ko.

Los pi­cos más al­tos en la zo­na su­pe­ran los 3.000 me­tros y el re­co­rri­do has­ta zam­bu­llir­se en el océano es rau­do y ve­loz. Las ru­tas de sen­de­ris­mo es­tán por to­das par­tes en los 920 ki­ló­me­tros cua­dra­dos del Par­que Na­cio­nal Ta­ro­ko –al­gu­nas las pi­san cien­tos de pies al día, otras re­quie­ren un per­mi­so–. Cheng Hsiao-ting es una pro­fe­so­ra lo­cal, pe­ro hoy se ha ofre­ci­do co­mo vo­lun­ta­ria pa­ra res­pon­der a las pre­gun­tas de los ex­cur­sio­nis­tas del sen­de­ro Sha­ka­dang. “Vi­ne aquí mu­chas ve­ces co­mo vi­si­tan­te –di­ce–. Agra­de­cí la aten­ción del per­so­nal, así que aho­ra quie­ro de­vol­ver al­go a cam­bio”.

El sen­de­ro detrás de ella es uno de los más fá­ci­les y nos lle­va a lo lar­go de un va­lle con pa­re­des de pie­dra de már­mol y api­ña­mien­tos de ro­cas en los mean­dros. La pri­me­ra par­te es una es­pe­cie de ga­le­ría ta­lla­da en la pa­red del acan­ti­la­do, con el agua go­tean­do des­de el pun­to más ele­va­do. “El par­que es un lu­gar con el ca­rác­ter cam­bian­te –di­ce la se­ño­ra Cheng–. Cuan­do el tiem­po no es bueno, mu­chos sen­de­ros es­tán ce­rra­dos. Pe­ro hoy es­tá fe­liz de de­jar que to­do el mun­do se acer­que”.

En las mon­ta­ñas que hay más allá del sen­de­ro Sha­ka­dang hay dos pe­que­ñas co­mu­ni­da­des de abo­rí­ge­nes tai­wa­ne­ses: los ha­bi­tan­tes ori­gi­na­les de la is­la. Se cree que sus an­te­pa­sa­dos fue­ron el ori­gen de los pueblos aus­tro­ne­sios del mun­do, que se ex­ten­dían a tra­vés de is­las tan le­ja­nas en­tre sí co­mo Ma­da­gas­car, Nue­va Zelanda y Ha­wái. Los miem­bros de la et­nia tru­ku, que en el pa­sa­do ha­bi­tó el área al­re­de­dor del ca­ñón de Ta­ro­ko, ayu­da­ron a prin­ci­pios del si­glo XX a abrir en la ro­ca, con ex­plo­si­vos, mu­chas de las es­car­pa­das ru­tas.

A los pies del sen­de­ro Sha­ka­dang, la ca­rre­te­ra 8 re­co­rre, río arri­ba, el par­que. Es una de las po­cas ca­rre­te­ras que atra­vie­san las mon­ta­ñas del in­te­rior de Tai­wán. Jus­to un po­co an­tes de que la gar­gan­ta dé ver­da­de­ra­men­te vér­ti­go, en el ca­mino de la Gru­ta de la Go­lon­dri­na, hay un pues­to al la­do de la ca­rre­te­ra don­de se acon­se­ja a los vi­si­tan­tes que co­jan un cas­co, por los po­si­bles des­pren­di­mien­tos de los acan­ti­la­dos. El pai­sa­je es el re­sul­ta­do de una pe­lea en­tre la ro­ca que es em­pu­ja­da ha­cia arri­ba por los mo­vi­mien­tos tec­tó­ni­cos de la pla­ca y la ca­pa de agua fil­trán­do­se ha­cia aba­jo. Co­mo re­sul­ta­do, el ca­ñón de Ta­ro­ko se ha­ce ca­da vez más pro­fun­do.

En el si­glo XVI, los ma­ri­ne­ros por­tu­gue­ses que pa­sa­ban por Tai­wán bau­ti­za­ron a la is­la con el nom­bre de For­mo­sa (“her­mo­sa”, en por­tu­gués), el sus­tan­ti­vo por el que si­guió sien­do co­no­ci­da en Oc­ci­den­te has­ta los tiem­pos modernos. El ca­ñón de Ta­ro­ko y los acan­ti­la­dos de Qings­hui, si­tua­dos en el la­do que mi­ra al océano, son la evi­den­cia de tal ca­li­fi­ca­ti­vo. En una la­de­ra, ca­mino a los acan­ti­la­dos, es­tá Da­ji­li Tri­bal Hou­se, un res­tau­ran­te en el que se sir­ve co­ci­na abo­ri­gen tai­wa­ne­sa y que, a su vez, al­ber­ga el es­tu­dio del ar­tis­ta Wen Gui Guo, un an­ciano tru­ku.

“Yo ha­go es­cul­tu­ras con la ma­de­ra que encuentro a la de­ri­va des­pués de los ti­fo­nes”, di­ce. Sus pin­tu­ras son bo­de­go­nes de flores y cua­dros de pai­sa­jes ins­pi­ra­dos sen­ci­lla­men­te en su al­re­de­dor, al en­con­trar­se en un es­tu­dio que da a la mon­ta­ña y al océano. “En mis pin­tu­ras nun­ca in­ten­to mos­trar ca­sas o puen­tes, so­lo la na­tu­ra­le­za más ma­jes­tuo­sa –di­ce–. Si se in­clu­yen co­sas he­chas por el hom­bre en un pai­sa­je, la vis­ta se di­ri­ge a ellas y no se pien­sa en la be­lle­za na­tu­ral”. Des­pués, con una mi­ra­da de dis­cul­pa por el ja­rrón de flores pre­sen­te en el lien­zo que hay a su es­pal­da, aña­de: “Ahí se ne­ce­si­ta un flo­re­ro, por­que las flores cor­ta­das ne­ce­si­tan que al­go las sos­ten­ga. Pe­ro, al me­nos, es­tá he­cho con pro­duc­tos pro­ce­den­tes de la tie­rra”.

Es fá­cil en­ten­der lo que quie­re de­cir con res­pec­to al par­que na­cio­nal, en el que al­gu­nos de los es­ce­na­rios más fo­to­gra­fia­dos in­clu­yen un pa­be­llón ar­tís­ti­ca­men­te co­lo­ca­do o un pe­que­ño tem­plo. En el san­tua­rio de Chang­chún un ve­lo de agua cae, en cas­ca­da, al río Li­wu, que dis­cu­rre ba­jo un puen­te. Un pe­que­ño cam­pa­na­rio se dis­tin­gue ape­nas so­bre las co­pas de los ár­bo­les. Se lle­ga a tra­vés de un puen­te de cuer­da y una du­ra ca­mi­na­ta por te­rreno es­car­pa­do, lo que ha­ce que sean po­cos sus vi­si­tan­tes. Una es­ca­le­ra in­te­rior sube has­ta un bal­cón con vis­tas a una gran cur­va del río. Una cuer­da cuel­ga de la cam­pa­na, es­pe­ran­do que los pe­re­gri­nos la ha­gan so­nar. Cuan­do re­sue­na, el es­truen­do de bron­ce lle­na los va­lles du­ran­te un lar­go ra­to y, des­pués, to­do vuel­ve a que­dar en paz. El si­nuo­so via­je que cru­za la is­la pa­ra lle­gar a Tai­nan lle­va, por lo me­nos, seis ho­ras. Es me­jor re­gre­sar a Tai­péi, y lue­go to­mar el tren de al­ta ve­lo­ci­dad a Tai­nan, que ha­ce el re­co­rri­do en ho­ra y me­dia.

Un pe­que­ño pa­be­llón y un león de pie­dra jun­to al puen­te de Cih­mu, en el ex­tre­mo su­pe­rior del ca­ñón de Ta­ro­ko ARRI­BA, A LA DE­RE­CHA El ar­tis­ta lo­cal Wen Gui Guo en su es­tu­dio

Un puen­te colgante so­bre el río Li­wu mar­ca el inicio de la an­ti­gua pis­ta de Zhui­lu, un du­ro ca­mino de mon­ta­ña don­de el nú­me­ro de vi­si­tan­tes se con­tro­la con el bi­lle­te de en­tra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.