3. Tai­nan.

La pri­me­ra ciu­dad de Tai­wán si­gue sien­do cu­na de sus tra­di­cio­nes más pre­cia­das, con tem­plos ve­ne­ra­dos sal­pi­can­do aquí y allá sus ca­lles y con maes­tros de ar­tes an­ti­guas lis­tos pa­ra com­par­tir su sa­bi­du­ría

Lonely Planet - - TAIWÁN - Ken­ting es­tá al sur de Tai­nan, a dos ho­ras y me­dia en co­che o a dos ho­ras de la es­ta­ción de Zuo­ying del tren de al­ta ve­lo­ci­dad, cer­ca de Kaoh­siung, úl­ti­ma pa­ra­da de la lí­nea de al­ta ve­lo­ci­dad.

MIEN­TRAS LOS IN­TE­GRAN­TES DE SU CLASE ma­tu­ti­na ca­lien­tan ba­jo los ár­bo­les de la llu­via (Sa­ma­nea sa­man), el maes­tro Hung da a co­no­cer el ar­te del tai­chí. No es ta­rea fá­cil re­su­mir una prác­ti­ca desa­rro­lla­da a lo lar­go de cua­tro si­glos y di­vi­di­da en cin­co estilos prin­ci­pa­les, que im­pli­ca cien­tos de ru­ti­nas. La co­mún a to­das ellas, sin em­bar­go, es la tie­rra que hay de­ba­jo. “Cuan­do es­tás acos­tum­bra­do al tai­chí chuan –di­ce el maes­tro Hung, lla­mán­do­lo por su nom­bre for­mal–, sien­tes la ener­gía que sube des­de tus pies has­ta los ex­tre­mos de los de­dos de las ma­nos”.

El te­lón de fon­do es el an­ti­guo tem­plo de Con­fu­cio en Tai­nan. Es un lu­gar se­reno, pe­ro eso no tie­ne im­por­tan­cia: “Si te sien­tes o no en paz de­pen­de de ti, no de tu en­torno”, di­ce el maes­tro Hung con una son­ri­sa que mues­tra sus dien­tes plateados. Rea­li­za, con apa­ren­te fa­ci­li­dad, una ru­ti­na que re­quie­re ir tras­la­dan­do su pe­so de un pie al otro, ac­cio­nes que se equi­li­bran con otras ac­cio­nes con- tra­rias. Las sen­sa­cio­nes que trans­mi­te es­te ar­te mar­cial chino es más fá­cil ex­pe­ri­men­tar­las que ex­pli­car­las, pe­ro el maes­tro Hung da un con­se­jo: “Vues­tros hom­bros son co­mo una ta­pa que cu­bre una olla. Si de­jas que tus co­dos se que­den suel­tos, la ener­gía se es­ca­pa­rá, igual que se es­ca­pa­ría el va­por”.

La cul­tu­ra chi­na ha ejer­ci­do una pre­sión más in­ten­sa –y du­ran­te más tiem­po– en Tai­nan que en nin­gu­na otra ciu­dad de Tai­wán. Fue ca­pi­tal de la is­la has­ta 1887, pe­ro sus raí­ces se re­mon­tan a la dé­ca­da de 1620, cuan­do los ho­lan­de­ses es­ta­ble­cie­ron aquí su ba­se pa­ra lu­char con­tra los es­pa­ño­les, que ocu­pá­ba­mos en­ton­ces la is­la. El si­glo XVII de Tai­wán es­tu­vo muy lleno de acon­te­ci­mien­tos: vio a los ho­lan­de­ses ex­pul­sar a los es­pa­ño­les; lue­go, Co­xin­ga, un lí­der mi­li­tar de la di­nas­tía chi­na Ming, exi­lia­da tras ser de­rro­ca­da en el con­ti­nen­te, ex­pul­só a los ho­lan­de­ses. Fi­nal­men­te la di­nas­tía man­chú Qing de­rro­tó a las fuer­zas Ming. Es­te des­fi­le de go­ber­nan­tes de­jó un le­ga­do que se man­tie­ne to­da­vía hoy en día, en los mu­ros de los vie­jos fuer­tes ho­lan­de­ses y los te­ja­dos y co­lum­nas de los tem­plos: taoís­tas, bu­dis­tas y con­fu­cia­nis­tas.

Se pue­de de­gus­tar la his­to­ria en el res­tau­ran­te Du Hsiao Yueh. La car­ne pi­ca­da de cer­do de su pla­to es­tre­lla, los ta­lla­ri­nes, se co­ci­na en una olla que lle­va en uso des­de ha­ce tres de­ce­nios. Su pre­de­ce­so­ra, aho­ra ex­pues­ta en una vi­tri­na, da­ta de 1895. “Mi bi­sa­bue­lo fue quien abrió el res­tau­ran­te –di­ce la se­ño­ra Hong–. Man­te­ne­mos el se­cre­to de su re­ce­ta ori­gi­nal. Cuan­do ce­nas aquí, nos gus­ta que sien­tas que es­tás pro­ban­do al­go real­men­te clá­si­co”.

Jus­to al otro la­do de la ca­lle, la te­te­ría One2 es la he­re­de­ra de una tra­di­ción aún más an­ti­gua. El di­se­ño in­te­rior es con­tem­po­rá­neo, pe­ro el pro­pó­si­to de los fun­da­do­res de la tien­da es ale­jar a los ado­les­cen­tes del su­ce­dá­neo azu­ca­ra­do del té de bur­bu­jas –un in­ven­to tai­wa­nés re­cien­te, de los años 80, a ba­se de té dul­ce aro­ma­ti­za­do– y atraer­los de nue­vo a los sa­bo­res más pu­ros de la ce­re­mo­nia chi­na del té. El té Yus­han Win­ter Oo­long pro­ce­de de plan­tas cre­ci­das en la is­la a 1.400 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Mien­tras que el té de la co­se­cha de pri­ma­ve­ra tien­de a ser dul­ce y flo­ral, las ho­jas re­co­gi­das en in­vierno dan a la in­fu­sión un sa­bor más robusto.

La zo­na por­tua­ria, lla­ma­da An­ping, fue en el pa­sa­do, a fi­na­les del si­glo XIX, el cen­tro del co­mer­cio de la is­la. Aquí hay al­gu­nas re­li­quias de los tiem­pos en los que los oc­ci­den­ta­les, ves­ti­dos con sus tra­jes de lino, se aba­ni­ca­ban en los edi­fi­cios por­ti­ca­dos, ins­pec­cio­nan­do las car­gas en las que se leía, es­tam­pa­do, “Choi­cest For­mo­sa Oo­long” (“el me­jor Oo­long de For­mo­sa”). La así lla­ma­da Ca­sa del Ár­bol de An­ping es un an­ti­guo es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial co­lo­nial bri­tá­ni­co, en el que los al­ma­ce­nes han si­do in­va­di­dos por hi­gue­ras de Ben­ga­la (tam­bién lla­ma­dos ár­bo­les ba­nia­nos). Las gi­gan­tes­cas raí­ces y ra­mas ser­pen­tean por los sue­los y las pa­re­des, co­mo en una ver­sión de la era in­dus­trial de los tem­plos de Ang­kor de Cam­bo­ya. A me­di­da que los im­pe­rios van y vie­nen, los ba­nia­nos han ido reivin­di­can­do tran­qui­la­men­te sus de­re­chos.

La tra­di­ción chi­na de ador­nar las en­tra­das con imá­ge­nes de 'mens­hen' (dio­ses de las puer­tas) se man­tie­ne en mu­chas ve­cin­da­des de Tai­nan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.