4. Ken­ting.

Fi­na­li­za la ru­ta en el si­tio al que los tai­wa­ne­ses acu­den pa­ra re­la­jar­se, don­de la is­la se es­tre­cha has­ta con­ver­tir­se en un pun­to en­tre pla­yas, par­ques fo­res­ta­les y al­gu­nas ra­re­zas, ar­ti­fi­cia­les y na­tu­ra­les

Lonely Planet - - TAIWÁN -

EL SE­ÑOR LIAO Y LA SE­ÑO­RI­TA YANG, una jo­ven pa­re­ja de la ciu­dad de Tai­chung, se han si­tua­do en una es­qui­na de la pla­ya de Bais­ha. Una lí­nea de con­chas de mar va­ra­das en la are­na se­ña­la el lí­mi­te de su reino en mi­nia­tu­ra, y jus­to un po­co más allá hay una som­bri­lla que cu­bre dos si­llas de pla­ya, dos co­cos con sen­das pa­ji­tas cla­va­das en su in­te­rior y dos pe­que­ños pe­rri­tos po­me­ra­nia ha­cien­do, su­pues­ta­men­te, guar­dia.

La pla­ya abar­ca una fran­ja de unos cua­tro­cien­tos me­tros de la pe­nín­su­la de Heng­chun, el des­tino me­ri­dio­nal de fin de se­ma­na de mu­chos tai­wa­ne­ses. “Ve­ni­mos aquí un par de ve­ces al año –di­ce la se­ño­ri­ta Yang–. Nos gus­ta esta pla­ya, ya que hay me­nos gen­te aquí que en las de­más”. Ella se jun­ta con su no­vio en un mar pin­ta­do con va­rios to­nos lla­ma­ti­vos de azul, mien­tras que los pe­rros en­tre­cie­rran los ojos, dor­mi­tan­do a su ma­ne­ra.

En el cen­tro de la pe­nín­su­la se en­cuen­tra la pe­que­ña ciu­dad de Ken­ting; si­tua­da 160 ki­ló­me­tros por de­ba­jo del tró­pi­co de Cán­cer, su tem­po­ra­da de pla­ya du­ra ca­si to­do el año. La ru­ta cos­te­ra pa­sa por des­ti­nos de va­ca­cio­nes don­de los sur­fis­tas y los bu­cea­do­res se po­nen sus neo­pre­nos fren­te a ca­sas pin­ta­das de co­lo­res in­ten­sos. La no­ve­do­sa ar­qui­tec­tu­ra om­ni­pre­sen­te se igua­la en sin­gu­la­ri­dad con lo que apor­ta la na­tu­ra­le­za: las lla­mas de Chuhuo son un fue­go eterno ali­men­ta­do por ga­ses na­tu­ra­les, mien­tras que, en la orilla sur, el gi­gan­tes­co mo­no­li­to lla­ma­do Ro­ca Ve­la es tam­bién co­no­ci­do co­mo Ro­ca Ni­xon, ya que, por su for­ma, se ase­me­ja al ex­pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos –con su na­riz pe­que­ña y re­gor­de­ta– mi­ran­do con fu­ria ha­cia el mar de la Chi­na Me­ri­dio­nal.

La ma­yor par­te del te­rri­to­rio de la zo­na se ha ca­ta­lo­ga­do du­ran­te las úl­ti­mas tres dé­ca­das co­mo Par­que Na­cio­nal Ken­ting. Por ca­da tra­mo de desa­rro­llo, se am­plía el te­rreno pro­te­gi­do. En los acan­ti­la­dos de Long­pan un ca­mino con­du­ce a un mi­ra­dor so­bre una cos­ta sal­va­je, en la que el vien­to que vie­ne des­de el Pa­cí­fi­co te da de lleno en la ca­ra. En el in­te­rior del te­rri­to­rio hay pra­de­ras en las que pas­tan cier­vos si­ca y bos­ques en los que vi­ven ma­ca­cos de For­mo­sa, ja­ba­líes y pan­go­li­nes, una es­pe­cie de

ma­mí­fe­ros en pe­li­gro de ex­tin­ción.

La sel­va es, en gran me­di­da, inac­ce­si­ble pa­ra los vi­si­tan­tes, pe­ro en el área re­crea­ti­va del bos­que na­cio­nal Ken­ting, hay sen­de­ros y pa­sa­re­las de ma­de­ra que fa­ci­li­tan las co­sas. Hoy, el ex­per­to fo­res­tal Da­vie Chen es­tá re­co­rrien­do el par­que, re­vi­san­do los da­ños cau­sa­dos por la tor­men­ta des­pués de un ti­fón re­cien­te. Se de­tie­ne an­te un ve­ne­ra­ble fi­cus ben­ja­mi­na que ha sa­li­do in­dem­ne. “Los so­le­mos lla­mar ‘ár­bo­les pa­sean­tes’ por­que pa­re­ce que es­tu­vie­ran en mo­vi­mien­to”, di­ce. Tie­nen unas raí­ces aé­reas lar­gui­ru­chas que sa­len y cuel­gan de las ra­mas, acu­mu­lan­do hu­me­dad am­bien­tal, pe­ro cuan­do to­can el sue­lo, arrai­gan y se con­vier­ten en nue­vos tron­cos de apo­yo.

Un po­co más ade­lan­te, Da­vie se­ña­la un man­glar (He­ri­tie­ra lit­to­ra­lis) con gi­gan­tes­cas raí­ces que ha­cen de con­tra­fuer­te y que se­me­jan ban­de­ras on­dean­do al vien­to, y un robusto ár­bol del obispo (Bis­cho­fia ja­va­ni­ca) que es­tá en­vol­vien­do len­ta­men­te otro ár­bol. Es­tos son los su­per­hé­roes –o los su­per­vi­lla­nos– del mun­do ve­ge­tal. Otro ár­bol del obispo pa­re­ce, en cam­bio, es­tar a pun­to de ser es­tran­gu­la­do por una hi­gue­ra es­tran­gu­la­do­ra (Fi­cus au­rea), pe­ro Da­vie apun­ta que la pe­lea aún no ha ter­mi­na­do. “Lle­vo aquí vein­ti­dós años y la ba­ta­lla lle­va to­do ese tiem­po desa­rro­llán­do­se –di­ce–. Y, mi­ra, mien­tras tan­to, el obispo ha aca­ba­do con otros dos tron­cos”.

Des­de la to­rre de ob­ser­va­ción del par­que fo­res­tal, con sus vis­tas de 360° so­bre el do­sel que for­man las co­pas de los ár­bo­les, se pue­de ver un pe­que­ño fa­ro blan­co a unos ocho ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. El ca­bo Eluan­bi es el pun­to más me­ri­dio­nal de Tai­wán. El his­tó­ri­co fa­nal se en­cuen­tra en un re­cin­to amu­ra­lla­do, un re­cuer­do y le­ga­do de los días en que las tri­bus abo­rí­ge­nes eran hos­ti­les a ta­les sím­bo­los de au­to­ri­dad. El sol des­lum­bra a los pa­sean­tes que tran­si­tan en­tre los edi­fi­cios en­ca­la­dos y, des­pués de una pa­ra­da en la co­lum­na que in­di­ca, en ca­li­gra­fía gra­ba­da, que es­ta­mos en el ca­bo Eluan­bi, nos es­pe­ra un re­fri­ge­rio de bien­ve­ni­da en la en­tra­da del par­que. Los co­cos es­tán api­la­dos en un pues­to, al­gu­nos to­da­vía con sus ta­llos. El en­car­ga­do del pues­to co­ge uno, cor­ta la par­te su­pe­rior con un ma­che­te, con un gol­pe prac­ti­ca­do mi­les de ve­ces, y ofre­ce una pa­ji­ta. El sa­bor que me acom­pa­ña en la ca­rre­te­ra, de re­gre­so al nor­te, es fres­co, y ma­ra­vi­llo­sa­men­te fra­gan­te.

La se­ño­ri­ta Yang y el se­ñor Liao cha­po­tean en los ban­cos de are­na de la pla­ya de Bais­ha: el nom­bre sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te “are­na blan­ca”

ARRI­BA Las li­bé­lu­las re­vo­lo­tean en Guans­han, un po­pu­lar mi­ra­dor pa­ra ver el atardecer DE­RE­CHA La pun­ta sur de Tai­wán, en el ca­bo Eluan­bi DE­BA­JO Un ven­de­dor de co­cos cer­ca del fa­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.