Los orí­ge­nes

CO­CO­NUT GRO­VE Y CO­RAL GA­BLES

Lonely Planet - - MIAMI -

Los pri­me­ros pio­ne­ros que se ins­ta­la­ron en el sur de Flo­ri­da lo hi­cie­ron aquí, en­tre co­co­te­ros y man­gla­res a ori­llas de Bis­cay­ne Bay. Cien años más tar­de, los ele­gan­tes (y ca­rí­si­mos) ba­rrios re­si­den­cia­les de Co­co­nut Gro­ve y Co­ral Ga­bles han con­se­gui­do per­pe­tuar su en­can­to pre­té­ri­to.

CUAN­DO RALPH MIDD­LE­TON MUNROE des­em­bar­có en Bis­cay­ne Bay (bahía Viz­caí­na) des­de Nue­va York en 1886, es­te rin­cón del sur de Flo­ri­da ape­nas con­ta­ba con una po­bla­ción de 550 al­mas re­par­ti­das en­tre fa­mi­lias se­mi­no­las, jor­na­le­ros de Baha­mas y pio­ne­ros lle­ga­dos des­de otras par­tes de Es­ta­dos Uni­dos. Munroe pa­gó 400 dó­la­res por 160.000 me­tros cua­dra­dos de sel­va tro­pi­cal e hi­zo le­van­tar una con­for­ta­ble re­si­den­cia y un em­bar­ca­de­ro ro­dea­do de bos­ques de man­glar. Hoy, la que fue­ra su ca­sa con­vi­ve a diario con la agi­ta­ción de un ba­rrio, el de Co­co­nut Gro­ve, en el que mu­chas co­sas des­ta­can por ser las pri­me­ras en Mia­mi. Además de la mo­ra­da de Munroe, que hoy ejer­ce co­mo mu­seo, en el dis­tri­to se es­ta­ble­ció la pri­me­ra co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na y el pri­mer club pa­ra mu­je­res –aún ac­ti­vo–, quie­nes, además, inau­gu­ra­rían la pri­me­ra bi­blio­te­ca.

Pe­ro con la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril en 1895, los ha­bi­tan­tes de Co­co­nut Gro­ve vie­ron có­mo su idí­li­co y ais­la­do en­cla­ve a ori­llas de Bis­cay­ne Bay era ob­je­to de de­seo de nu­me­ro­sas for­tu­nas que em­pe­za­ron a cons­truir sus man­sio­nes a ori­llas de la bahía. El Co­co­nut Gro­ve que hoy co­no­ce­mos si­gue man­te­nien­do ese es­pí­ri­tu de ba­rrio ri­co e in­te­lec­tual: la ale­gría eco­nó­mi­ca se pal­pa en las te­rra­zas de sus res­tau­ran­tes, en sus ca­fés a la eu­ro­pea, en las ga­le­rías de ar­te y en sus malls pea­to­na­les. Los ve­ci­nos de es­te ba­rrio se mue­ven en bi­ci, com­pran en tien­das de cul­ti­vo or­gá­ni­co y pa­sean al pe­rro en­fun­da­dos en su me­jor out­fit deportivo. Ellos y el pe­rro, por su­pues­to.

Al­go pa­re­ci­do su­ce­de en otro dis­tri­to co­lin­dan­te, Co­ral Ga­bles, que des­de su fun­da­ción a prin­ci­pios del si­glos XX siem­pre fue imán pa­ra los bol­si­llos más desaho­ga­dos. La ele­gan­te y pau­sa­da Co­ral Ga­bles es el sue­ño cum­pli­do de un pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio, Geor­ge E. Me­rrick, quien de­ci­dió le­van­tar, en ple­na pe­nín­su­la de Flo­ri­da, to­da una ciu­dad ins­pi­ra­da en la ar­qui­tec­tu­ra de Es­pa­ña e Ita­lia. En tan so­lo tres años, Me­rrick gas­tó 20 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra cons­truir mil ca­si­tas de es­ti­lo Me­di­te­rra­nean Re­vi­val y las en­ca­jó en una cua­drí­cu­la de bou­le­vards bau­ti­za­dos en ho­nor a las prin­ci­pa­les ciu­da­des y re­gio­nes es­pa­ño­las. El mas­ca­rón de proa de tan me­ga­ló­ma­na ini­cia­ti­va fue el Bilt­mo­re Ho­tel, una obra mo­nu­men­tal cu­yos per­fi­les imi­tan a los de la Gi­ral­da se­vi­lla­na. El pro­pio rey Al­fon­so XIII pre­mia­ría a Me­rrick por se­me­jan­te ho­me­na­je pa­trio otor­gán­do­le la Me­da­lla de la Or­den de Isa­bel la Ca­tó­li­ca en 1927.

El cen­tro neu­rál­gi­co de Co­ral Ga­bles –que a di­fe­ren­cia de su ve­ci­na Co­co­nut Gro­ve nun­ca se ane­xio­nó a la ciu­dad de Mia­mi y po­see sus pro­pios ór­ga­nos de go­bierno– es la dis­tin­gui­da Mi­ra­cle Mi­le. Más de 140 tien­das y al­re­de­dor de 120 res­tau­ran­tes son las cre­den­cia­les de es­te pa­seo co­mer­cial en el que to­dos los sá­ba­dos se ce­le­bra un po­pu­lar mer­ca­do de agri­cul­to­res. Además de por las com­pras y el buen co­mer, Co­ral Ga­bles, que es­tá con­si­de­ra­do el Be­verly Hills de Mia­mi, tie­ne el atrac­ti­vo de con­ser­var in­tac­tos to­dos los edi­fi­cios his­tó­ri­cos que lo vie­ron na­cer. Por su­pues­to allí si­gue el Bilt­mo­re Ho­tel, y muy cer­ca se en­cuen­tra la Ve­ne­tian Pool, to­da una ex­tra­va­gan­cia acuá­ti­ca ins­pi­ra­da en la icó­ni­ca ciu­dad ita­lia­na. En­tre el res­to de edi­fi­cios con­si­de­ra­dos mo­nu­men­to his­tó­ri­co es­tán el Ayun­ta­mien­to, la vie­ja es­ta­ción de bom­be­ros, la igle­sia Con­gre­sio­nal de Co­ral Ga­bles y va­rias man­sio­nes pri­va­das en­tre las que se cuen­ta, co­mo no, la que ocu­pó el pro­pio Geor­ge E. Me­rrick.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.