Ex­pe­rien­cias a flor de piel

Lonely Planet - - EDITORIAL - MERITXELL MORENO, DI­REC­TO­RA @txell­mo­reno

A es­tas al­tu­ras, quien más y quien me­nos ya ha­brá re­ser­va­do o ten­drá en men­te de qué mo­do va a or­ga­ni­zar sus pró­xi­mas va­ca­cio­nes de ve­rano. La apues­ta por un tu­ris­mo ex­pe­rien­cial, en el que pri­me la ex­pe­rien­cia (y los sen­ti­mien­tos) por en­ci­ma de los ser­vi­cios y per­mi­ta aden­trar­se de una for­ma más fo­ca­li­za­da en as­pec­tos in­trín­se­cos de un des­tino ga­na te­rreno, y no es pa­ra me­nos. ¿Qué afi­cio­na­do a la fo­to­gra­fía no sue­ña en rea­li­zar un via­je fo­to­grá­fi­co pa­ra cap­tu­rar con su ob­je­ti­vo au­ro­ras bo­rea­les co­mo plan­tea Tie­rras Po­la­res? Y to­do aman­te del mo­der­nis­mo que vis­ta la Ciu­dad Con­dal ¿aca­so no aña­di­ría a los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos una visita por al­gu­nas ca­sas y pa­la­ce­tes fue­ra del cir­cui­to ha­bi­tual co­mo propone Ma­jes­tic Ho­tel & Spa Bar­ce­lo­na? El via­je­ro, fru­to de su prác­ti­ca, ca­da vez se vuel­ve más exi­gen­te: sus ex­pec­ta­ti­vas van más allá de vi­si­tar y des­cu­brir un lu­gar, y po­ne el fo­co en ex­plo­rar y sen­tir los atrac­ti­vos de ca­da des­tino des­de una pers­pec­ti­va in­di­vi­dua­li­za­da. Y no so­lo eso, tal ni­vel de de­man­da se ex­tra­po­la a otros as­pec­tos, co­mo una ma­yor y más ge­nui­na apro­xi­ma­ción a lo lo­cal: des­de lo gas­tro­nó­mi­co has­ta lo ar­te­sa­nal, pa­san­do por los há­bi­tos del día a día (ya sea en una gran­ja del Ti­rol o en bi­ci por las ca­lles de Co­pen­ha­gue) y crean­do un víncu­lo emo­cio­nal en­tre el via­je­ro y el des­tino. Nues­tra apro­xi­ma­ción a la re­gión de Lu­ni­gia­na (p. 50) o nues­tro re­co­rri­do flu­vial a tra­vés del ca­nal de Ni­ver­nais (p. 72) por la Bor­go­ña más ru­ral son bue­nos ejem­plos de ello. Una ma­ne­ra de via­jar más ex­pe­rien­cial sí, pe­ro so­bre to­do más res­pe­tuo­sa y sos­te­ni­ble con la reali­dad lo­cal y el me­dioam­bien­te. Des­de Lo­nely Pla­net Tra­ve­ller no con­ce­bi­mos un via­je que no cum­pla es­tos dos va­lo­res, for­man par­te de nues­tro ADN. Y se­gu­ro que del vues­tro. Va­ya­mos a dis­fru­tar del mun­do y a vi­vir una bella y en­ri­que­ce­do­ra ex­pe­rien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.