Ma­dei­ra, el tró­pi­co más cer­cano

En pleno océano Atlán­ti­co, la por­tu­gue­sa is­la de Ma­dei­ra es un se­cre­to por des­cu­brir, es­con­di­do en­tre fron­do­sas mon­ta­ñas. En ella se en­mar­can bo­ni­tas po­bla­cio­nes de ai­re tro­pi­cal y su ca­pi­tal, Fun­chal, vi­tal y alegre

Lonely Planet - - SUMARIO - TEX­TO CLA­RA AR­NE­DO

Ca­si por sor­pre­sa, tras ki­ló­me­tros de vue­lo so­bre aguas atlán­ti­cas, una is­la se re­cor­ta abrup­ta­men­te en­tre el mar y el cie­lo. Y es que en el an­ti­guo ori­gen vol­cá­ni­co se ha­lla la ex­pli­ca­ción del re­lie­ve mon­ta­ño­so de Ma­dei­ra, un apén­di­ce is­le­ño por­tu­gués en for­ma de ar­chi­pié­la­go cu­ya is­la prin­ci­pal lle­va el mis­mo nom­bre. Mien­tras que las pla­yas de are­na blan­ca que­dan re­ser­va­das pa­ra otras is­las ve­ci­nas, co­mo Por­to San­to, a Ma­dei­ra le to­ca mos­trar su ca­ra más ver­de, la que se ele­va ca­si en pi­ca­do por acan­ti­la­dos que as­cien­den des­de la agres­te cos­ta de ro­ca ne­gra. To­do ello am­bien­ta­do por un cli­ma sub­tro­pi­cal que con­vier­te la is­la en un pe­que­ño pa­raí­so, con tem­pe­ra­tu­ras sua­ves du­ran­te to­do el año y llu­vias abun­dan­tes que dan lu­gar a un au­tén­ti­co ver­gel de fru­tos, flo­res y es­pe­sos bos­ques de lau­ri­sil­va.

Una red de 2.500 ki­ló­me­tros de sen­de­ros de mon­ta­ña sur­can Ma­dei­ra. Se tra­za­ron si­guien­do las le­va­das, ca­na­les que tras­la­dan el agua de las mon­ta­ñas a la cos­ta. Se cons­tru­ye­ron a par­tir de me­dia­dos del si­glo XVI co­mo gran­des obras de in­ge­nie­ría. Aden­trar­se por sus sen­de­ros es su­mer­gir­se por la es­pe­sa na­tu­ra­le­za de la is­la si­guien­do al­gu­na de es­tas le­va­das y des­cu­brir, en­tre su ve­ge­ta­ción, la pro­fun­da lau­ri­sil­va, bos­ques de gran an­ti­güe­dad don­de pre­do­mi­nan ár­bo­les de la fa­mi­lia del lau­rel, que por su va­lor eco­ló­gi­co y pe­li­gro de ex­tin­ción son

con­si­de­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Pai­sa­jes de cuen­to acom­pa­ñan los pa­seos, que en oca­sio­nes se aden­tran por al­guno de los mu­chos tú­ne­les que atra­vie­san la is­la.

Más arri­ba des­pun­tan los pi­cos más al­tos, el Rui­vo, con 1.862 me­tros, acom­pa­ña­do por el Ariei­ro, con 1.818 me­tros. Uni­dos por una sen­da de unos 7 ki­ló­me­tros, se tra­ta de una de las ex­cur­sio­nes más gra­ti­fi­can­tes de Ma­dei­ra.

DES­DE LAS AL­TU­RAS. Es po­si­ble dar des­can­so a las pier­nas y op­tar por el vehícu­lo pa­ra co­no­cer la is­la des­de sus ele­va­das ci­mas en­ca­ra­mán­do­se a al­gu­nos de los mu­chos mi­ra­do­res que do­mi­nan Ma­dei­ra. Cer­ca de la ca­pi­tal, Fun­chal, el mi­ra­dor del pi­co dos Bar­ce­los re­ga­la una vis­ta for­mi­da­ble so­bre la ciu­dad y el sur de la is­la. Des­de

El rit­mo len­to y la na­tu­ra­le­za se­llan Ma­dei­ra, una is­la que es­con­de pue­blos tra­di­cio­na­les, fron­do­sos bos­ques y abrup­tas mon­ta­ñas

aquí la ca­rre­te­ra as­cien­de ver­ti­gi­no­sa­men­te so­bre el hon­do va­lle de Cu­rral das Frei­ras has­ta las ci­mas más ele­va­das del cen­tro de la is­la, con el gran mi­ra­dor del pi­co Ariei­ro co­mo co­lo­fón.

Otra ru­ta sur­ca los acan­ti­la­dos des­de Fun­chal has­ta la ve­ci­na po­bla­ción de Cá­ma­ra do Lo­bos, pa­ra as­cen­der des­de allí en­tre su­cu­len­tos cam­pos de plá­ta­nos, pa­pa­yas y agua­ca­te­ras y fér­ti­les huer­tos re­ple­tos de ve­ge­ta­les y fru­ta­les. Se lle­ga así al mi­ra­dor de Ca­bo Gi­rao, que con su sue­lo de cris­tal per­mi­te la vis­ta ce­ni­tal so­bre los em­pi­na­dos acan­ti­la­dos de la Ri­bei­ra Bra­va. Des­de aquí una ca­rre­te­ra ser­pen­tea por la agu­da Se­rra de Água has­ta las cum­bres de Lom­bo do Mou­ro, a 1.200 me­tros, puer­ta de en­tra­da al al­ti­plano cen­tral cu­yo pai­sa­je ro­co­so re­cuer­da a las agres­tes me­se­tas an­di­nas. Es el ca­mino ha­cia la más re­mo­ta cos­ta nor­te, sal­pi­ca­da por bo­ni­tas po­bla­cio­nes cos­te­ras co­mo São Vi­cen­te, Sei­xal o Por­to Mo­niz. En São Vi­cen­te la vi­si­ta a las cue­vas vol­cá­ni­cas per­mi­te aden­trar­se en el mun­do de las for­ma­cio­nes geo­ló­gi­cas que ori­gi­na­ron la is­la.

Me­re­ce la pe­na to­mar al­guno de los in­cli­na­dos te­le­fé­ri­cos que sal­van las dis­tan­cias im­po­si­bles has­ta la cos­ta, co­mo el de Fa­ja dos Pa­dres. Se ate­rri­za so­bre una tu­pi­da fin­ca re­ple­ta de huer­tos, vi­ñe­dos y plan­ta­cio­nes de plá­ta­nos que nos ofre­ce la pers­pec­ti­va opues­ta so­bre los acan­ti­la­dos, al­ti­vos y do­mi­nan­tes. El mar acom­pa­ña con su vai­vén una pos­tal que es la vi­va ex­pre­sión de la fuer­za de la na­tu­ra­le­za.

PUE­BLOS CON AL­MA. Pa­ra­da obli­ga­da en las gran­des ex­pe­di­cio­nes ma­rí­ti­mas, la is­la se con­ver­ti­ría pron­to en un puer­to en­ri­que­ci­do por el co­mer­cio con la ca­ña de azú­car. El gran puer­to de Fun­chal da la bien­ve­ni­da a una po­bla­ción le­van­ta­da so­bre la mon­ta­ña, que sal­pi­ca con blan­cas ca­sas de te­cho de la­dri­llo. El te­le­fé­ri­co co­nec­ta el cen­tro, don­de me­re­ce la pe­na pa­sear y vi­si­tar edi­fi­cios his­tó­ri­cos co­mo la ca­te­dral, la igle­sia del Co­le­gio y el co­lo­ri­do mer­ca­do, con Mon­te, una mon­ta­ña con vis­tas pri­vi­le­gia­das so­bre la ciu­dad. Es allí don­de se en­cuen­tran los jar­di­nes tro­pi­ca­les de Mon­te Pa­la­ce, uno de los par­ques más her­mo­sos de to­da la is­la que cuen­ta, ade­más, con in­tere­san­tes co­lec­cio­nes de ar­te y ce­rá­mi­ca por­tu­gue­sa. Co­mo to­do lo que sube ba­ja, hay que de­ci­dir­se a pro­bar el trans­por­te más tra­di­cio­nal pa­ra re­gre­sar al cen­tro, los tri­neos o ces­tos de mim­bre que, em­pu­ja­dos ca­lle aba­jo, des­cien­den rá­pi­da­men­te por las cues­tas de Mon­te. De nue­vo en el cen­tro, la rua San­ta Ma­ría, la más an­ti­gua de la ciu­dad, es epi­cen­tro don­de se con­cen­tran al­gu­nos de sus me­jo­res res­tau­ran­tes y cu­yas puer­tas pin­ta­das por ar­tis­tas y es­tu­dian­tes de ar­te lle­nan de co­lor el pa­seo

La is­la por­tu­gue­sa es un des­tino obli­ga­do pa­ra los aman­tes de la mon­ta­ña y el sen­de­ris­mo

de los tran­seún­tes. Es un buen lu­gar pa­ra pro­bar la pon­cha, una suer­te de aguar­dien­te ame­ni­za­do con zu­mo de li­món y miel, eso sí, co­mo di­ges­ti­vo tras una bue­na co­mi­da tra­di­cio­nal a ba­se de es­pe­ta­da, o pin­cho de car­ne de va­ca, o al­guno de sus pla­tos de ba­ca­lao o pez es­pa­da.

Más allá de Fun­chal y los re­cón­di­tos pue­blos del nor­te, po­bla­cio­nes co­mo San­ta­na, que sal­va­guar­da al­gu­nos ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal o el puer­to pes­que­ro de Cá­ma­ra do Lo­bos, que fue re­fu­gio y fuen­te de ins­pi­ra­ción pic­tó­ri­ca pa­ra el pre­si­den­te ame­ri­cano Wins­ton Cur­chill, mues­tran la par­te más tí­pi­ca de la her­mo­sa Ma­dei­ra.

Los te­le­fé­ri­cos sal­van los in­cli­na­dos des­ni­ve­les de la is­la y se acer­can a los pies de los acan­ti­la­dos que la ro­dean

Cá­ma­ra do Lo­bos es una de las po­bla­cio­nes más pin­to­res­cas de la is­la ARRI­BA Ca­sas tra­di­cio­na­les con for­ma trian­gu­lar y te­chos de pa­ja en San­ta­na

Ma­dei­ra es­tá sur­ca­da por ru­tas sen­de­ris­tas con gran­des vis­tas, to­do un pla­cer pa­ra los ex­cur­sio­nis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.