Paí­ses Ba­jos: la ru­ta del agua

Una cuar­ta par­te del te­rri­to­rio neer­lan­dés se en­cuen­tra por de­ba­jo del ni­vel del mar, con­di­ción que ha te­ji­do su su­per­fi­cie con una red de ca­na­les, ace­quias, pól­de­res, di­ques y mo­li­nos. Es­ta ru­ta des­cu­bre los rin­co­nes del agua más sin­gu­la­res del sur del p

Lonely Planet - - SUMARIO - TEX­TO NU­RIA COR­TÉS

La es­tre­cha re­la­ción en­tre los neer­lan­de­ses y el agua se re­mon­ta a la épo­ca me­die­val, cuan­do co­men­zó a cons­truir­se un com­ple­jo sis­te­ma de dre­na­je de agua que ha ido so­fis­ti­cán­do­se a lo lar­go de los si­glos, ro­bán­do­le te­rreno al mar y crean­do una de las obras de in­ge­nie­ría ci­vil más des­ta­ca­das del mun­do. Cin­co de los nue­ve si­tios de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co en los Paí­ses Ba­jos tie­nen re­la­ción con es­ta in­gen­te la­bor: la an­ti­gua is­la de Scho­kland, el con­jun­to ur­bano his­tó­ri­co de los ca­na­les de Áms­ter­dam, el pól­der de Beems­ter, el más an­ti­guo de los te­rre­nos ga­na­dos al mar en los Paí­ses Ba­jos, los mo­li­nos de Kin­der­dijk y la im­pre­sio­nan­te es­ta­ción de bom­beo de Wou­da (wou­da­ge­maal.nl), la má­xi­ma con­tri­bu­ción de los ingenieros y ar­qui­tec­tos ho­lan­de­ses a la pro­tec­ción con­tra la fuer­za na­tu­ral del agua. El dre­na­je cons­tan­te no so­lo evi­ta la en­tra­da del mar sino tam­bién la inun­da­ción por el agua de los ríos que cru­zan su te­rri­to­rio, co­mo es el ca­so del Rin, que

desem­bo­ca en la ciu­dad de Ró­ter­dam, el puer­to de ma­yor trá­fi­co de Europa y el se­gun­do del mun­do. Pre­ci­sa­men­te en es­te pun­to co­mien­za es­ta ru­ta por el sur de los Paí­ses Ba­jos, un re­co­rri­do que des­cu­bre por igual pa­sa­do y pre­sen­te.

De la his­to­ria de Ró­ter­dam po­co que­da, por lo me­nos en sus ca­lles. Prác­ti­ca­men­te des­trui­da du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, la ciu­dad se ha ido rein­ven­tan­do po­co a po­co has­ta con­ver­tir­se en uno de los re­fe­ren­tes de la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Un pri­mer pa­seo por su cen­tro, de ave­ni­das an­chas y lar­gas, lo des­ve­la pron­to, so­bre to­do si se lle­ga a la ciu­dad en tren, don­de aguar­da la es­pec­ta­cu­lar Es­ta­ción Cen­tral, le­van­ta­da en el 2014. Por el ca­mino irán apa­re­cien­do otros ico­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos, co­mo el Del­ft­se Poort, uno de los hi­tos de la ciu­dad; el com­ple­jo de apar­ta­men­tos Caly­pso, la pla­za Schouw­burg­plein, las Ca­sas Cú­bi­cas (ku­bus­wo­ning.nl), el ori­gi­nal Markt­hal (markt­hal.nl), un mer­ca­do de co­mi­da cu­bier­to por un edi­fi­cio de vi­vien­das, el ras­ca­cie­los The Red Ap­ple, el Tea­tro Lu­xor o el edi­fi­cio Maas­to­ren, el más al­to del país, que des­ta­ca por un in­no­va­dor sis­te­ma de ca­len­ta­mien­to y refrigeración que uti­li­za agua del río Mo­sa.

La ciu­dad tam­bién ha da­do luz a dos puen­tes em­ble­má­ti­cos: el puen­te fe­rro­via­rio De Hef y el Eras­mus­brug, icono de la ciu­dad. Una fan­tás­ti­ca y pri­vi­le­gia­da pa­no­rá­mi­ca so­bre es­te hi­to de 800 me­tros de lon­gi­tud y so­bre el per­fil de la ciu­dad se ob­tie­ne des­de las ha­bi­ta­cio­nes y la azo­tea del ho­tel nhow Rot­ter­dam (nhow-ho­tels. com), abier­to en el es­pec­ta­cu­lar ras­ca­cie­los De Rot­ter­dam. Más allá de la ar­qui­tec­tu­ra, Ró­ter­dam tie­ne una ani­ma­da vi­da so­cial, que co­mien­za a to­mar for­ma al caer la tar­de, ya sea en la siem­pre bu­lli­cio­sa ca­lle Wit­te de Withs­traat o en Ka­ten­drecht, el an­ti­guo Chi­na­town de la ciu­dad que hoy aco­ge res­tau­ran­tes de mo­da co­mo De Ma­troos en het Meis­je (de­ma­troo­sen­het­meis­je.nl), don­de ofre­cen un me­nú de­gus­ta­ción sor­pre­sa en un aco­ge­dor lo­cal de­co­ra­do con el tí­pi­co azu­le­jo de Delft.

Cer­ca de Ró­ter­dam, y al otro la­do del

Ró­ter­dam se ha ido rein­ven­tan­do po­co a po­co has­ta con­ver­tir­se en uno de los re­fe­ren­tes mun­dia­les de la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea

río Mo­sa, se le­van­tan des­de me­dia­dos del si­glo XVIII los 19 mo­li­nos de Kin­der­dijk (kin­der­dijk.com), los cua­les ofre­cen una de las imá­ge­nes más co­no­ci­das y fo­to­gra­fia­das del país. La vi­si­ta a es­te en­cla­ve per­mi­te co­no­cer de cer­ca es­ta proeza de la in­ge­nie­ría, un gran sis­te­ma de ges­tión del agua for­ma­do por di­ques, em­bal­ses, mo­li­nos y es­ta­cio­nes de bom­beo que dre­na y mantienen se­ca la zo­na ba­ja del pól­der Al­blas­ser­waard. Una pa­ra­da im­pres­cin­di­ble que, ade­más, des­cu­bre có­mo era la vi­da de aque­llos que ha­bi­ta­ban en los mo­li­nos y se en­car­ga­ban de su fun­cio­na­mien­to. A me­nos de 15 ki­ló­me­tros de Kin­der­dijk se en­cuen­tra Dor­drecht, la ciu­dad más an­ti­gua del país, cu­yo pa­tri­mo­nio al­can­za ca­si los 900 mo­nu­men­tos. El agua tam­bién ha mar­ca­do su ur­ba­nis­mo, pe­ro no a tra­vés de ca­na­les –co­mo en Áms­ter­dam, por ejem­plo–, sino con sus puer­tos, con el Voors­traa ts­ha­ven co­mo co­lum­na ver­te­bral del cen­tro his­tó­ri­co. Man­sio­nes, puen­tes, an­ti­guos al­ma­ce­nes, mue­lles, em­bar­ca­cio­nes de re­creo y el sin­gu­lar per­fil de la igle­sia Gro­te Kerk aso­man en el pa­seo por es­ta agra­da­ble ciu­dad con al­ma ma­ri­ne­ra. Una ori­gi­nal di­rec­ción don­de alo­jar­se en Dor­drecht es Vi­lla Au­gus­tus (vi­lla-au­gus­tus.nl), una an­ti­gua y es­pec­ta­cu­lar to­rre de agua del si­glo XIX que cuen­ta con un en­can­ta­dor res­tau­ran­te eco­ló­gi­co abier­to en lo que era la es­ta­ción de bom­beo.

La ru­ta con­ti­núa en el Par­que Na­cio­nal de Bies­bosch, lo­ca­li­za­do ape­nas 5 ki­ló­me­tros más allá de Dor­drecht. Ya sea a pie, en bi­ci­cle­ta o en bar­ca, el pa­seo des­cu­bre el la­be­rin­to de ríos y arro­yos que con­for­man es­te hermoso del­ta de agua dul­ce de unas 8.000 hec­tá­reas de su­per­fi­cie. Y pa­ra fi­na­li­zar es­te re­co­rri­do del agua a tra­vés del su­r­es­te del país, hay que acer­car­se has­ta la es­pec­ta­cu­lar barrera de di­ques co­no­ci­da co­mo Plan Del­ta, cons­trui­da pa­ra fre­nar los au­men­tos del ni­vel del mar cau­sa­dos por fuer­tes tor­men­tas. Su prin­ci­pal sím­bo­lo es el im­pre­sio­nan­te di­que Oos­tersch el­de­ke­ring, cu­yos ocho ki­ló­me­tros de lon­gi­tud al­ber­gan 62 com­puer­tas. La me­jor ma­ne­ra de ex­plo­rar el área cir­cun­dan­te, don­de aguar­dan in­men­sos are­na­les y res­tau­ran­tes es­pe­cia­li­za­dos en os­tras y lan­gos­ta, es al­qui­lar una bi­ci­cle­ta y to­mar al­gu­na de las ru­tas mar­ca­das, co­mo la que con­du­ce a la ciu­dad de Mid­del­burg, a tan so­lo 13 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia del di­que.

Vis­ta del río Mo­sa , el puen­te de Eras­mus­brug y el fa­mo­so mue­lle Wil­hel­mi­na­ka­de, don­de se le­van­ta el ras­ca­cie­los De Rot­ter­dam

Cual­quier pa­seo por Ró­ter­dam ha de in­cluir el es­pec­ta­cu­lar Markt­hal y las Ca­sas Cú­bi­cas, dos de los ico­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos de la ciu­dad

Una de las imá­ge­nes em­ble­má­ti­cas de los Paí­ses Ba­jos se en­cuen­tra en Kin­der­dijk

Ju­lio-Agos­to 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.